Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

domingo, diciembre 31, 2006


Sea como sea, acabe como acabe el año, con todo lo bueno y todo lo malo, esta noche toca resetear y empezar uno nuevo con las mejores intenciones. A ver si 2007 es el año en que las cumplimos y no quedan en el olvido a la segunda o tercera semana (si no antes, como suele ser habitual).

Pues nada. ¡¡FELIZ 2007!!

ETA es tonta

Cuando en Marzo ETA anunció su alto el fuego permanente, yo me mostré esperanzado, e incluso creía que el PP iba a apoyar el gobierno en lo que empezaba en aquellos momentos. Pero ayer, gran parte de esas esperanzas se acabaron.

Cuando uno era niño veía escritas por las paredes del colegio frases tipo "Pablo es tonto". Pues hoy, aquí, en las paredes de mi blog yo escribo la frase que da título a esta entrada. Porque sí, porque hay que ser muy tonta para hacer lo que ha hecho, para estropear de esa manera una oportunidad que puede que no le hubiera dado otro presidente. Si querían jugar a ver quién tiene más cojones, son más tontos aún. Y encima, cada segundo que pasa, esos dos desaparecidos tienen menos posibilidades de aparecer con vida. Uno nunca entiende a los terroristas, pero es que hoy, además, me parecen tontos del culo.

sábado, diciembre 30, 2006

Atrapado por el invierno que llega


Esta mañana cuando encencí el móvil, recibí un mensaje enviado casi a las cuatro de la madrugada. Era de Guillermo y decía: "Ya lo he acabado. Míticos últimos capítulos".

No, no se trata de ningún DVD con una serie, se trata de Canción de hielo y fuego, concretamente del tercer volumen, Tormenta de Espadas.

Esta novela está construida de tal forma, con tantos giros argumentales, tantos golpes de efecto, con unos personajes con tantos matices, que por un lado no quieres que acabe nunca, y por otro quieres llegar al final a ver cómo se soluciona todo. Cada fin de libro (es una saga dividida creo que en siete de la que sólo hay tres en español y un cuarto aún no traducido del inglés) es un punto en alto para enviarte al siguiente, como en los buenos folletines o, por qué no, como en la mayoría de las series.

Mientras lees esta novela, poco a poco, vas recuperando el espíritu de la aventura, la magia de la palabra escrita, la pasión por llegar a casa y sentarte (o tumbarte) a solas con esos personajes que crees ya tuyos.

A mí me quedan sólo tres capítulos para ese final. No sé si sentarme y leerlos de una tacada o ir devorándolos poco a poco, porque queda mucho para que salga la cuarta parte: Festín de cuervos. En fin, supongo que este fin de semana lo acabaré y me quedaré esperando impaciente la próxima temporada... digo, entrega, en qué estaría yo pensando.

viernes, diciembre 29, 2006

¡¡ESTO ES INCREÍBLE!!

Hace apenas un par de días, contaba la historia del billete de lotería en el último capítulo de Hospital Central. Hablaba de que nos creíamos con el poder de escribir el futuro, de hacer que se cumplieran las cosas que poníamos en los guiones, y que intentamos que nos tocara la lotería. No hubo suerte, con lo que dimos por perdidos nuestros poderes. Pero terminaba el post escribiendo esto:
Ahora, sólo espero no leer en un futuro inmediato ninguna noticia sobre un vendedor de lotería atropellado en la puerta de un teatro.

Pues bien... ¡¡¡HA OCURRIDO!!!

No exactamente un vendedor de lotería y no exactamente en la puerta de un teatro, pero las profecías hay que interpretarlas y cuando cuente lo que ocurrió el jueves, veréis que es exactamente igual que lo que ocurrió en el capítulo 175.

Día 27 de Diciembre. Mi compañero en la escritura del citado capítulo trabaja en el Hospital Clínico de Madrid, en el servicio de Urgencias. De pronto, ve a una de las celadoras que va por el hospital vendiendo cupones. Extrañado, le pregunta qué hace. Ella le responde que un coche ha atropellado a un vendedor de cupones de la ONCE, y que como va a estar ingresado todo el día, ella (cual Teresa) ha pensado que le haría un favor vendiéndole los cupones. Todos se lanzan a la compra, por si toca.

Lo más gracioso es que la celadora, sabedora de que mi compañero trabaja además como guionista, le dice:

- Coge idea. Esto te puede servir para Hospital Central.

A lo que él contestó.

- No, no. Es que esto ya lo hemos escrito.

Yo empiezo a estar acojonado.

jueves, diciembre 28, 2006

Inocente, inocente

No, no voy a gastar ninguna inocentada. Pero leyendo por ahí he encontrado en el blog de Refo el relato que hace Álex de la Iglesia de la broma que le gastaron a Margarita Landis cuando él trabajaba en Inocente, inocente. No extracto nada porque todo el texto merece la pena.
Os recomiendo leerlo. Sólo tenéis que pinchar aquí.

miércoles, diciembre 27, 2006

El destino en nuestras manos

Ahora que estoy viendo Héroes, puedo decir que los guionistas de Hospital Central algunas veces nos hemos creído dotados de algún tipo de superpoder. Un superpoder que hacía que se cumpliera lo que escribíamos, como si las páginas del guión fueran una especie de libro del destino.

Sí, amigos, si estábamos escribiendo sobre un apagón en la ciudad, poco después ocurría un apagón en Madrid, si la idea era un accidente en un túnel, el accidente en el túnel ocurría, si alguien había escrito sobre un médico loco que apuñalaba, aparecía una médica que hacía lo propio...

El poder, en verdad, resultaba aterrador, porque podías llegar a sentirte culpable de las desgracias que ocurrían a tu alrededor. Suplicabas para pasar desapercibido en la cola del mercado y que nadie gritara: ¡¡es él!! ¡¡El culpable de lo que está ocurriendo!!

Pero puestos a pensar, nos dijimos: tal vez también se cumpla lo bueno. Y estas navidades lo intentamos. Llegó la hora de escribir el capítulo navideño. ¿Qué tal si ponemos un número de lotería de navidad e insinuamos que ése es el número que va a tocar? No perdíamos nada por intentarlo. Así que al estructurar el capítulo en cuentos, el soldadito de El soldadito de plomo pasó a ser vendedor de lotería. Pero claro, el guión debía estar escrito antes de que en la empresa se hubieran comprado los décimos de lotería, pero la grabación se realizaría cuando esos décimos estuvieran ya en nuestro poder. Por eso en el guión, en el lugar que debía figurar el número que el lotero vendía, había sólo varias equis (xxxx) y una aclaración entre paréntesis (poner aquí el número que juguemos en Videomedia). Como la acción de los capítulos de Hospital Central transcurre en un sólo día, no podíamos dar aquel número como ganador, pero sí insinuar que el lotero, desde el más allá, haría lo posible para que ese número saliera.

El número era éste:

Como habréis podido comprobar, hemos perdido todos nuestros poderes. No hemos ganado ni un duro, pero al menos dejamos de sentir la responsabilidad de jugar con vuestros destinos.

Ahora, sólo espero no leer en un futuro inmediato ninguna noticia sobre un vendedor de lotería atropellado en la puerta de un teatro.

El parto de la idea


A veces, muchas veces, nos preguntan de dónde salen las tramas para Hospital Central. Hoy mismo, leyendo el periódico online, veo con claridad cómo por el muelle del hospital entra el SAMUR con una embarazada que no quiere dar a luz... todavía. La noticia es, según Elpais.com, que Las embarazadas alemanas no quieren dar a luz... todavía. Como veis, el planteamiento de la trama es casi idéntico al del titular.

A partir de ahí, vendrían las diferencias, la creación. La noticia dice que el gobierno alemán otorgará 25.000 euros de ayuda a los padres que tengan un hijo a partir del uno de enero del 2007. La ayuda que dan ahora es de 7.200 euros. Así que retrasar unos días el parto puede suponer la cantidad nada despreciable de 17.800 euros. ¡Eso sí que es que te toque el niño!

Pero claro, tal cual no podemos ponerlo en la serie porque en España eso no ocurre. Sin embargo, ¿y si se trata de un problema de herencia? No, demasiado rebuscado, suena a falso. ¿Y si es una loca que quiere que su hijo sea Géminis en lugar de Tauro? Aún menos creíble. Pero ahí está el asunto, en buscar un motivo con suficiente fuerza como para que una madre utilice métodos caseros para retrasar el parto. Y claro, la cosa se ha complicado y tiene que acudir al servicio de urgencias. ¿Nacerá bien el niño? ¿Le dejará alguna secuela la irresponsabilidad de la madre? A partir de ahí, que sea lo que Vilches quiera. En lo médico, porque esa mujer tendrá un marido, o un amante, o un padre desconocido. Tendrá una historia personal. La libreta está vacía. Todas las posibilidades son válidas en este punto.

Probablemente nunca veais esta trama reflejada en ningún capítulo, o puede que sí, pero quería responder a esa pregunta tan recurrente, y la noticia me ha venido que ni pintada.

martes, diciembre 26, 2006

Leer, escribir

En mi época universitaria, durante un par de años asistí al taller de guión de Juan Antonio Porto. Muchos de los que hemos estudiado en la Complutense hemos pasado por ese taller. En él no se aprendía nada. Me explico.

Durante los dos años, yo no oí apenas un par de frases sobre estructura, sobre formato, sobre creación de personajes. Pero tras el primer año, volví a apuntarme al curso siguiente. ¿Por qué? Porque el taller me aportaba algo que no consiguen todos los cursos: ganas, inquietudes. Cada día, cuando salía de oír la charla de Porto (solían ser monólogos desgranando anécdotas de su vida más que otra cosa), sentía grandes deseos de leer los libros sobre los que había hablado, de ver las películas que había citado, de lanzarme de lleno a un cuaderno con lo que fuera,... de escribir (aunque ahora suene prehistórico, yo no tenía ordenador por aquel entonces). El resto, lo de las técnicas, lo podía aprender uno en manuales, en otros cursos, en otras escuelas. Pero creo que a aquella época le debo haber avivado en mí el deseo de seguir aprendiendo siempre.

Este recuerdo acude hoy a mí porque acabo de comprar un libro titulado Escribir. Manual de técnicas narrativas, de Enrique Páez. Es un manual muy básico sobre escritura, pero creo que alguien que escribe nunca debe perder la modestia de saber que puede aprender de cualquier sitio. Y en las primeras páginas me encuentro con este texto que me retrotrae a aquellas ganas con las que salía de las clases de Porto:
Si el escritor no se sumerge, no se cree, no vive la historia que está escribiendo, deja de ser divertido, deja de ser creativo, deja de ser escritor. Puede fingir, muchos lo hacen, pero va a tener que hacerlo muy muy bien para engañar al lector. En todo caso, a sí mismo no se podrá engañar, así que dejará de jugar, dejará de escribir, muy pronto.

Aunque parece que el autor hace referencia al escritor de relatos o de novelas, al escritor que escribe sólo lo que le gusta, y no al guionista, que muchas veces escribe en el programa o serie que puede, es una regla que creo que hay que aplicarse.

Juguemos, disfrutemos, que el espectador (y uno mismo) lo notará.

viernes, diciembre 22, 2006

Antes de coger la maleta

*** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** *** ***

Para ver el mensaje, hay que hacer grande la fotografía, sólo pulsando sobre ella.

Héroes

Ayer, con mi bolsa de hielo en la cara, me tragué dos capítulos más de una serie que empecé a ver el otro día: Héroes. Y tengo que decir una cosa: me lo pasé en grande.

De pequeñito devoraba tebeos de superhéroes, sobre todo de Spiderman, pero también de todos los clásicos. Y esta serie me ha devuelto un poco esa sensación que tenía cuando los leía. La parte que más conseguida me parece es el juego que se hace con el adelanto de la información (gracias a un personaje que pinta el futuro y a otro que viaja por el espacio-tiempo), una manera sencilla pero muy efectiva de crear suspense e intriga.


En la parte negativa, abusan de las coincidencias (en uno de los capítulos que vi ayer dos coincidencias con bastante importancia casi seguidas), pero es algo que se puede perdonar en el conjunto.

Hoy por hoy voy a lo fácil y mi personaje favorito es Hiro Nakamura, y es que uno siempre tira hacia el personaje cómico. Aunque su aparición en la última secuencia del cuarto capítulo es ya mítica.

Y pasando a algo anecdótico. Cuando aparece por primera vez la chica de la foto, mi primera impresión fue: vaya, han contratado a Candela (Clara Lago) en los EE.UU. Hombre, un aire se me da.

jueves, diciembre 21, 2006

Perdí el juicio


No, no es que me haya vuelto loco, pero aquí me encuentro, escribiendo esto mientras sujeto una bolsa del Carrefour llena de hielo (y metida en otra bolsa del Carrefour, para que no gotee) contra la parte izquierda de mi cara, dejando de sujetarla sólo de vez en cuando para escribir unas líneas.

¿Por qué? Sencillo. Esta mañana he ido a que me saquen una muela del juicio. Es lo que tiene la seguridad social, que no puedes elegir fecha y a mí me la han colocado justo antes de estas fiestas.

Lo del comer creo que no va a ser problema (o eso dicen) y para la cena de Nochebuena ya podré devorar langostinos a dos manos, pero me he dado cuenta de una cosa de la que nadie me había advertido: tengo que estar ocho días tomando antibióticos. Qué significa eso: nada de alcohol.

Así que nada, me esperan mis primeras navidades abstemias. Espero superar la prueba.

Y cuando el dolor que empieza a manifestarse cese, volveré con algo más sustancioso que si me duele o no la muela. Lo prometo.

miércoles, diciembre 20, 2006

Besos cristianos

Según leo en 20 minutos, La imagen de dos curas besándose en un programa de Telemadrid provoca la ira de miles de espectadores.

No es que hayan vulnerado la intimidad de dos curas y hayan difundido su imagen por la tele. Se trata simplemente de un programa de bromas en el que se emite una imagen (por otro lado comprada)de dos curas besándose en la calle para captar las reacciones de la gente.

A mí sólo me indica algo: hay miles de espectadores sin ningún sentido del humor.

martes, diciembre 19, 2006

La tele es sueño

Anoche tuve un sueño.

Estaba viendo la tele y anunciaban una serie nueva de Paco Rabal. El problema es que Paco Rabal lleva varios años fallecido. Me picó la curiosidad y me quedé a ver de qué iba. Se trataba de una miniserie de cuatro capítulos sobre un torero.

Cuando estoy viendo la serie, me doy cuenta de que han cogido imágenes de toda la serie Juncal y han hecho un montaje totalmente nuevo, dándole un sentido nuevo, para crear una serie totalmente diferente.

Al despertar, de pronto, pienso "¿por qué no?". No es mala idea. Si ahora circulan por internet un montón de montajes transformando los trailers de El Resplandor en comedia, o Algo pasa con Mary en drama, ¿no sería posible realizar remontajes con imágenes de series para crear otras nuevas? Si la cadena posee los derechos, sería un producto más o menos barato (sólo necesitarían guionistas y editores). Y se podrían mezclar varias series en una con resultados espectaculares: la misma Juncal mezclada con Brigada Central, o V mezclada con Galáctica, ¡qué sé yo!

Y yo me pregunto, ¿por qué sueño estas cosas?

lunes, diciembre 18, 2006

El Retorno de El Roto

Hace tiempo que no plantaba un chiste-reflexión del Roto. Aquí va el del viernes. Tan genial como siempre.

O cómo decir tanto, con tan poco.

De la medicina a la magia

En los comentarios al post anterior, Danak me pide que explique el proceso creativo que lleva a meter los cuentos en el último capítulo de la temporada. Pues bien, vamos a ello.

Al saber que teníamos que escribir un episodio cercano a Navidad, queríamos meter de alguna manera ese referente, ya fuera de manera clara o más tangencial. Como también teníamos marcado desde la pizarra el derrumbe del techo con el accidente que afecta a Maca y Ester, teníamos que buscar una excusa para ese derrumbe. Así que decidimos que si los técnicos estaban arreglando la calefacción, ese mismo detalle nos serviría para que los médicos y pacientes fueran abrigados durante todo el capítulo, lo que ya da cierto toque diferente.

Aparte de eso, fue otra compañera, Adela Gutiérrez, la que me propuso meter un cuento. A mí la idea me gustó y empecé, como díría aquel, a trabajar en ello. Al principio comencé a construir una trama con El cascanueces, pero el resultado no me convencía, así que decidí tirarlo todo y empezar de nuevo. Un cuento que me gustaba mucho de pequeño era el de El soldadito de plomo, así que empecé a montar la historia con él, y surgió la trama del lotero y la bailarina.

Lo de Bisbal fue un ofrecimiento externo, y al colaborar con la campaña 12 meses, 12 causas, introdujimos al niño soldado.

Cuando Juan y yo estábamos trabajando sobre las tramas, fue el coordinador, Alberto Grondona, quien nos dijo: "¿y si no hay sólo un cuento, sino que llenáis el capítulo de referencias a cuentos?". La idea nos gustó, y nos pusimos a ello.

Tener cuentos en mente nos ayudó a crear los pasos de algunas tramas, porque el propio cuento te iba guiando, como en el caso de la trama de Ágata y sus "tres visitas", o el secuestrador como lobo feroz.

Aparte de eso, fuimos escribiendo el capítulo como un capítulo normal, pero con la referencia a los cuentos en la cabeza para meter detalles donde viéramos que encajaban. Unos se le ocurrían a Juan, otros a mí y otros al coordinador. Y así fuimos poniendo lo del traje del emperador, la manzana de blancanieves, el zapato de cenicienta, el beso de la bella durmiente, etc. etc.

Como la narración es un fenómeno casi tan mágico como los cuentos, muchos de vosotros habéis visto cuentos en los que no habíamos pensado, pero estoy seguro de que esos cuentos estaban ahí, queriendo mostrarse por sí mismos. Probablemente, muchos aún esperan ser descubiertos.

jueves, diciembre 14, 2006

Cuentos

Como digo en un comentario, apabullados me tenéis. Tras el capítulo del miércoles, ayer recibí la friolera de 500 visitas en este blog (pasar de las 200 ya es algo poco habitual para mí). Gracias por el interés.

Hoy llegó la hora de poner fin al particular concurso propuesto hace un par de días. Antes de nada, he de decir que habéis visto casi todos los guiños hacia cuentos que tanto Alberto (el coordinador), como Juan y yo mismo habíamos plantado en el capítulo, e incluso habéis citado algunos en los que no habíamos pensado, pero que cuadran perfectamente. Así que no me ando con más rodeos y os cito las referencias que habíamos plantado de manera consciente.

1.- El traje nuevo del Emperador. En la secuencia en que Alejandro le cuenta a Ágata cómo funciona el hospital mientras ella está ingresada, la gerente se queja de que todos le dicen lo que ella quiere oír y que sólo un niño es capaz de decirle la verdad.

2.- El soldadito de plomo. De hecho, todo el capítulo partió sólo con este cuento en la cabeza. El lotero exboseador cojo es el soldadito de plomo que se enamora de la bailarina. En la muerte encontrará el amor (aunque en este caso sólo muere el soldadito, y no la bailarina).

3.- Las zapatillas rojas. Sólo está como detalle, pero todos os habéis dado cuenta. Es el color de las zapatillas de nuestra bailarina.

4.- Caperucita roja. Ana, la joven secuestrada, es Caperucita, y Mariano, el lobo. Creo que quedó muy bien toda la trama, y me gustó mucho cuando le dice eso de ¡Qué ojeras tienes! Por cierto, también nos basamos un poco en una recreación moderna del mito del lobo feroz: Hannibal Lecter (sobre todo cuando le dice a Carlos "hueles a Ana").

5.- Hansel y Grettel. Es el cuento que utiliza Carlos como terapia con Ana.

6.- Cuento de Navidad de Dickens. Ágata recibe el espíritu de las navidades pasadas cuando su sobrina cuenta que el año anterior no quiso ir a cenar en nochebuena con su familia y Teresa cuenta cómo se portó Maca con los niños en el Central. Recibe el fantasma de las navidades presentes cuando decide seguir adelante con los despidos. Y el de las navidades futuras con el diagnóstico de su enfermedad.

7.- Juan sin miedo. Es un poco Sylvain, el niño soldado, una persona para quien no conocer el miedo es una carencia vital. Y es el cuento que le cuenta David Bisbal. (En principio, el cuento que le contaba era Rapunzel).

8.- Alicia en el país de las maravillas. La usamos al estilo "Matrix". Cuando Guille llega a ver a Alejandro le lleva las tortas de arroz que su hermano ha pedido y unas galletas de buen chocolate que él le lleva por iniciativa propia. Le da a elegir. Reconozco que ésta era muy difícil de pillar.

9.- El flautista de Hamelin. Es sólo una referencia con la aparición de la flauta en la mochila de Ana. Pero al fin y al cabo, lo que hizo el flautista fue secuestrar a todos los niños de Hamelin. Por cierto, en la mochila hay un estuche, una pulsera y la flauta. Tres cosas porque tres es un número que se repite mucho en los cuentos.

10.- El patito feo. Miriam, la bailarina, es el patito feo. De niña se reían de ella porque bailaba "como un pato", pero se esforzó, superó las críticas, y ahora es buena bailarina (es mejor tomarse el cuento como un esfuerzo de superación que con la idea de que lo que vale es la belleza).

11.- Blancanieves. Obvia la referencia. Ester se come la manzana roja, la manzana envenenada. En ese momento, cae el techo. Algunos habéis querido ver una referencia a la manzana del jardín prohibido, pero es que yo creo que el mismo cuento elige esa fruta por algo.

12.- La Cenicienta. También muy obvio. Javier le pone el zapato de cristal a Mónica.

13.- La bella durmiente. Carlos despierta a Laura con un beso.

14.- La lechera. Éste está un poco rebuscado, pero Gabriela se había hecho muchas ilusiones con el caso que está llevando, y aquí ya se ve que no todo es tan bueno. Como la lechera, pensar demasiado en el futuro puede estropear el presente (y quién sabe si también el futuro, eso habrá que verlo).

Creo que no intentamos poner ningún cuento más, pero vosotros habéis visto cosas que me ha gustado que hayáis visto, porque el capítulo pertenece a los espectadores una vez que está emitido. Así, es verdad que el lotero y la bailarina también son La bella y la bestia, que Guille y Alejandro pueden ser El príncipe y el mendigo, que Dávila puede ser Peter Pan volviendo a la infancia en pediatría... Y sobre todo me ha gustado mucho el cuento que ha visto Lee: Ricitos de oro, y no por Bisbal, sino por Maca. Efectivamente, cuando Maca vuelve, descubre que alguien se ha comido su comida y ha dormido en su cama. Genial.

En fin, que ha sido un placer compartir esta temporada con todos vosotros, pero esto no se acaba, es sólo un punto y seguido.

miércoles, diciembre 13, 2006

Cosas de la última hora

En todos los avances escritos sobre el capítulo de esta noche se cuenta que un foco explota y se provoca un incendio en el teatro donde actuó David Bisbal. Pero cuando se emita el capítulo esta noche, quienes lo veais comprobaréis que esto no ocurre. No es que el resumen pretenda engañar. Simplemente ocurre que el resumen lo enviamos a la cadena y a prensa cuando el guión está terminado. Pero, en este caso, una vez que estaba preparada la grabación, hubo que cambiar el accidente por problemas de producción que no vienen al caso, y no sé si porque nos olvidamos de enviar un resumen rectificado o porque ya era tarde, es el accidente originario, el de la primera versión (supuestamente definitiva) el que aparece en todos sitios.

Por lo demás, todo sigue igual.

P.S.: Para quien quiera participar en el juego que propuse ayer, que utilice los comentarios a esta entrada, así los centramos sólo en una.

martes, diciembre 12, 2006

Arañazo a Timofónica

Ni eso, ni un simple rasguño será para Telefónica la multa que Industria le pone porque sus cabinas no devuelven cambio.

La cosa es tan ridícula como ¡¡48.000 euros!! Imagino a los directivos de la cosa tronchándose de risa en sus despachos. O no, porque a esta gente parece que cualquier céntimo les vale para seguir aumentanto beneficios.

Recuerdo que hace tiempo yo compraba tarjetas telefónicas. Tenía una de dos mil pesetas y la metí en una cabina. Hablé un poquito y el teléfono se negaba a devolverme la tarjeta. Como no había manera de sacarla, llamé desde la misma cabina al número de atención de la compañía, que me pidió el número de la cabina y mi dirección, con la promesa de enviarme una tarjeta a casa.

Recibí una (inicialmente) grata sorpresa cuando cumplieron su promesa y me enviaron dicha tarjeta. Lo malo es que a las pocas llamadas se acabó el dinero. Yo me dije "no puede ser, apenas he hecho cinco o seis llamadas". Entonces me fijé con más detalle, yo daba por hecho que me iban a restituir la tarjeta completa y por eso ví un 2.000 con toda claridad encabezando aquel plastiquillo. Pero los muy simpáticos señores, mirando siempre por sus clientes, me habían enviado una tarjeta de ¡¡200 pesetas!!

Vamos, que me tangaron 1.800 pesetas por la cara. Hay gente que por menos acabó en la cárcel.

Y comieron perdices

Mañana hacemos un alto en el camino. Con el capítulo 175 llegamos al final de la decimosegunda temporada de Hospital Central. Ya comenté sobre los otros capítulos, que el título tenía que ver con el tema de la mayoría de las tramas de cada uno.

En este caso no es exactamente así. Si tuviera que elegir un tema, yo diría que el capítulo va sobre el miedo. Sin embargo, el título del capítulo es "Cuéntame un cuento" (aunque el título de trabajo fue "Y comieron perdices"). En este caso, hemos querido escribir un guión navideño, con muchas referencias a cuentos de nuestra infancia, así que os voy a proponer un juego.

A lo largo del capítulo aparecen claras citas sobre cuentos como Hansel y Grettel o Juan sin miedo, pero hay otras muchas (bastantes, la verdad) que aparecen sin citarse o de manera más sutil, incluso con apenas un detalle. Os pido que veáis el capítulo y después me digáis qué referencias encontráis.

Eso sí, no hay premio.

lunes, diciembre 11, 2006

El país de nunca jamás

Michael Jackson se ha convertido en un personaje extraño, con más sombras que luces en su vida, sospechoso de mucho y culpable (oficialmente) de nada. Sin embargo, una vez fue niño, pero un niño explotado desde sus primeros años de vida. Tal vez de esa niñez inexistente derive su actual comportamiento.

El caso es que un jueves de estos vi en el programa de Hermida, ese de recuerdo de los cincuenta años de Televisión Española, una felicitación de los Jackson Five para el veinte cumpleaños de la cadena. Y la imagen de Michael Jackson me dio algo de pena. Mientras sus hermanos parecen entrar al juego y cantan más o menos alegres, él se mantiene un tanto al margen, apenas mueve la boca (parece que sólo cuando ve que la cámara lo tiene en plano corto) y presenta un aspecto bastante triste.

No me extraña que llame a su mansión Neverland.

domingo, diciembre 10, 2006

Deja vu, una experiencia que no hay que repetir


Tras un día de parranda, sidras, fabada y mucha lluvia y viento, cayó la noche en Gijón y la cosa no estaba para andar mucho por la calle, así que decidimos meternos en un cine a pasar un par de horas al resguardo del temporal. De entre las películas en cartelera en las salas cercanas, no había mucho donde elegir, así que nos decidimos por lo que parecía una película de acción que al menos nos mantendría entretenidos. La elección fue Deja vu de Tony Scott.

Efectivamente, el comienzo de la película es bastante espectacular, con explosión masiva incluida. Pero desde el mismo momento en que ves que muere un puñado de niños (es un spoiler, pero da igual, la película no tiene ninguna sorpresa), y después ves de qué va la peli, sabes que esa situación se va a solucionar.

Entonces comienza una historia que parece una especie de Minority Report al revés (viendo el pasado en lugar de viendo el futuro) y ahí ya nada tiene sentido. Mira que a mí me gustan las películas que juegan con los viajes en el tiempo y esas cosas, pero es que aquí se empeñan tanto en hacer verosimil algo que todos sabemos increíble, que llegan al ridículo. Eso sí, un ridículo muy modernamente rodado.

La verdad es que aburrirme, no me aburrí, pero las situaciones supuestamente de tensión me provocaban risa, los gatches usados, aún más, y la cara de palo de Denzel Washington, indiferencia total (por mí como si se estrella, pensaba mientras corría en un absurdo coche con un absurdo casco).

En fin, que han querido rizar el rizo en todos los aspectos y el argumento, en el fondo, está ya muy explotado. Eso de viajar al pasado para solucionar el presente no es algo nuevo, por mucho que nos quieran hacer creer lo contrario.

jueves, diciembre 07, 2006

Sobaquillos


Llega una nueva vieja moda. Leo en Periodista Digital que las actrices de Hollywood están empezando a dejarse crecer el pelo de las axilas. No se sabe si como forma de protesta, reivindicación, pereza o simple cambio de estética.

Los hombres ya llevan haciéndolo mucho tiempo, pero ahora que parece que lo molón entre los chicos más resultones es depilarse, ellas empiezan a estar hartas de la dictadura del depylady.

La noticia me parece una chorrada enorme, pero es que ando de viaje, he encontrado un ordenador en mi camino, y de algo había que hablar, oiga.

De todas formas, quien tenga algo que decir al respecto, que no tenga pelos en la lengua. ;-)

martes, diciembre 05, 2006

¡Niño, a la pizarra!

Cuando se emitió el octavo capítulo de esta temporada de Hospital Central, prometí colgar una foto de la pizarra de la temporada completa en cuanto se terminara de emitir. Sin embargo, como la foto queda cortada en los dos últimos capítulos, puedo subirla ya hoy.


Pues bien, la semana pasada terminamos de rellenar algo parecido a lo que veis, pero comenzando en el capítulo 176. Rellenar la pizarra no es simplemente ir escribiendo cosas en los cuadros, tras estas pocas palabras en cada cubículo hay discusiones, paridas, peleas, insultos y reconciliaciones, risas y concenso.

El viernes terminamos un documento en el que desarrollamos qué ocurrirá a cada personaje capítulo a capítulo en la decimotercera temporada, y aunque aún falta la aprobación de la Producción Ejecutiva y de la cadena, normalmente los cambios propuestos no son muy radicales, así que "alea jacta est".

Dentro de poco (y hablo de días) comenzaremos a escribir nuevos capítulos. En nuestro caso, no hay tregua.

sábado, diciembre 02, 2006

¿Por qué nos hacen gracia los animales pequeños y/o desconocidos?

No tengo respuesta a la pregunta que titula esta entrada, pero es algo que sucede. Un recurso humorístico muy usado es el de citar un molusco o animal pequeño en una frase más o menos seria.

Por otro lado, una técnica para fabricar chistes es dar primero un elemento que nos sitúe, después un segundo elemento que nos oriente en una dirección, y un tercero que el receptor espera que siga en esa dirección pero va en otra opuesta. Cuando se quiere hacer una frase más o menos ocurrente, sin que tenga que llegar a ser desternillante, también se utiliza mucho este recurso.

Digo todo esto porque en mi primera visita a un blog enlazado por Abcguionistas, leo en la presentación del autor la frase:

"Aquí estaré, para charlar o resolver cualquier duda que podáis tener sobre el mundo del guión, la escritura de ficción para la pantalla la tele o la reproducción de la zarigüeya..."

Ahí está, empezamos con "guión", seguimos con "ficción", y cuando parece que va a decir algo así como "creación", aparece... la zarigüeya, un animal que reúne las dos características: animal pequeño y exótico.

Si nos ponemos a pensar, ¿en cuántas conversaciones, anuncios publicitarios, discursos... no habremos oído citar la cría del caracol en cautividad, la cría de los chipirones del cantábrico o cualquier tipo de cría de seres minúsculos como recurso humorístico? No tengo la respuesta al por qué, pero me resulta curioso, y como tal, lo suelto.

viernes, diciembre 01, 2006

Emparedado de percusión

Ayer fui al concierto de La Kermés. Esta entrada no va de crítica musical, ni siquiera de crónica, sólo quería comentarlo.

La cosa comenzó con la percusión de Samba da rua, y tras hora y media más o menos de concierto (bises incluidos), volvió a cerrarse con ellos.

Como acabo de escribir que sólo quería comentar que estuve, aquí dejo mi testimonio. Así comenzó el concierto.

(Como siempre me ocurre cuando subo algo grabado con mi nefasta cámara de fotos al youtube, la imagen y el sonido están desincronizados)

jueves, noviembre 30, 2006

Hombre muerde perro

Yo no estudié periodismo, pero por lógica común imagino que una de las normas sobre qué es noticia y qué no lo es la debe dictar la proximidad temporal de los hechos. Lo de hoy, es noticia, lo de ayer, empieza a dejar de serlo. Así que para que algo que sucedió hace cinco meses se dé como noticia en un informativo, imagino que tiene que tener una relevancia fuera de lo común.

Pero eso es mucho imaginar.

Hoy mismo, estaba viendo el informativo de Telecinco cuando aparecen unas imágenes de una pelea en el Metro de Madrid, imágenes grabadas por las cámaras de seguridad. A mí, si eso sucedió ayer mismo, aún sigue sin parecerme suficiente noticia. ¿Una pelea? ¿Y...? Pero es que no fue ayer mismo. Nos cuenta la presentadora que la pelea fue grabada el nueve de junio. Miro mi reloj para ver si me he equivocado y estoy viendo El buscador, Impacto TV, Hora Cero o cualquiera de esos programas sensacionalistas. No son ni las tres. Tiene que ser el informativo, por narices.

Ya comenté hace tiempo que no me gustaba nada esa nueva tendencia de "ficcionar" los informativos, de "atomatarlos". Hoy añado que no me gusta nada ese gusto por la violencia de los informativos. Si en una noticia la violencia es parte de su contenido, muy bien, pero la violencia, de por si, no me dice nada.

En las imágenes de hoy no he visto ningún hombre mordiendo a un perro.

miércoles, noviembre 29, 2006

Febril la mirada

Ya dice el tango que veinte años no son nada. Si hace unos pocos días hablaba de que había visto Me siento rejuvenecer, hoy me entero de que justo hace dos décadas que murió Cary Grant.

Por obra de internet, durante el último par de meses me he ido bajado varias películas suyas que iré disfrutando (algunas incluso por vez primera) poquito a poco. Sin tener ni idea de que se acercaba este aniversario, lo iba preparando. Tal vez mi subconsciente tenía más idea que yo de fechas y onomásticas.

Así que en los próximos días me esperan Los Blandings ya tienen casa, La novia era él, Sólo los ángeles tienen alas, Apartamento para tres, etc. etc. Sólo citarlas, y ya empiezo a salivar.

martes, noviembre 28, 2006

Vídeos que nadie ve

Pues eso. Ayer tocaba polémica por el vídeo del PP sobre la inseguridad ciudadana durante el gobierno del PSOE, antes de ayer, por los vídeos de las FAES, en medio, otra polémica por el vídeo de CIU (creo recordar) y hoy la polémica va sobre el vídeo del PSOE y las negociaciones con ETA durante el gobierno del PP.

No voy a entrar en contenidos, que cada uno se arrime al árbol que más cobijo le dé, pero yo me hago una pregunta: ¿cuánta gente ha visto alguno de estos vídeos de verdad? ¿Alguien, aparte de los interesados o los aludidos, es capaz de tragarse diez o quince minutos de política barata? Al final, a los ciudadanos más o menos normales, sólo nos llega lo que los medios de comunicación nos cuentan sobre esos vídeos, y no porque no haya oportunidad de verlos, sino porque se trata más de una pelea de patio de colegio entre los partidos que algo que de verdad nos afecte a los citados ciudadanos.

Pronto los políticos no serán licenciados en Derecho, Economía o Ciencias Políticas, sino realizadores publicitarios, montadores cinematográficos y guionistas (Dios me libre).

lunes, noviembre 27, 2006

Adaptación II

Hace no mucho tiempo, creo que cuando la película se estaba ya rodando, leí V de Vendetta. No comenté nada porque no me atreví. Y es que, sinceramente, no me gustó mucho. En aquel momento no sabía exactamente por qué, pero el cómic no me atrapó. Lo terminé un poco por obligación, sin que tuviera mucho interés en seguir leyendo.

Así que, como era casi de esperar, no fui a ver la película al cine. Sin embargo, este fin de semana me la he visto en DVD. Y me he sorprendido a mí mismo, porque la película me ha encantado. Aunque soy de los que normalmente prefieren no comparar entre medios, en este caso sí me ha parecido mejor la película que el libro.

Ahora, con el tiempo, creo que tengo la clave de por qué no me gustó el cómic. V de Vendetta (libro) me parecía excesivamente panfletario. Todo tenía cierto regusto ochentero que no me llegaba. La premisa me resultaba forzada, ajena. La trama partía de algo simple pero se me hacía pesada, complicada (tal vez por mi falta de interés), y paradójicamente se me hacía demasiado obvia. Sólo había secuencias concretas que me gustaban (como la de Evey encerrada y su posterior resolución).

Sin embargo, el cine actual de masas intenta evitar temas comprometidos, y esta película no se corta en plantarnos a un terrorista como el personaje principal (algo que en un cómic no llama la atención, pero en una película sí). El cine es más directo, más repentino, y todo lo panfletario se transforma en impactante. Además, han actualizado la historia (no sólo porque la hayan situado en el siglo XXI) y la trama política es más clara.

No sé si este análisis a posteriori justifica que pueda gustarme una película basada en un libro que no me gustó, pero lo cierto es que me la tragué con sumo gusto. Tal vez ahora vuelva al cómic y lo redescubra.

viernes, noviembre 24, 2006

Au revoir, Alfredo


Hace casi veinte años, en salas a oscuras repartidas por el globo, todos lloramos a moco tendido la muerte de Alfredo, el proyeccionista de Cinema Paradiso.

Hace no mucho, comentaba que volviendo a ver la película, ya no me había gustado. Tal vez se debía simplemente a que el recuerdo nostálgico era más poderoso que lo que su revisión me ofreció. Tendré que volver a verla por tercera vez.

Pero hoy no es día de hablar de eso, hoy sólo hay que despedirse de un gran actor que nunca desaparecerá porque ahí están sus películas.

Pues lo dicho, au revoir, Philippe.

jueves, noviembre 23, 2006

Os suelto el rollo

Ayer, como ya sabéis algunos, estuve en Zaragoza. Fui allí a dar una charla en un curso de guión sobre cómo escribimos Hospital Central . Hablé de estructura, manera de trabajar, límites impuestos por necesidades de producción, arco dramático... ese tipo de cosas. El tipo de cosas que interesan a quien quiere dedicarse a esto.

Pero claro, después hay otro tipo de intereses, los de aquellos que ven la serie sólo como espectadores, sin tener curiosidad en todo el proceso creativo (como yo no lo tengo en el proceso que lleva a crear un programa de ordenador, por ejemplo). Y dentro de este grupo, podríamos hacer dos grandes subdivisiones: los que ven la serie (les guste o no) y hasta la semana que viene, y los que ven la serie y la sufren como algo propio.

Digo todo esto, porque en el post anterior a éste, llevo ya la bonita suma de treinta y seis comentarios, la mayoría de ellos indignados por el tratamiento que le estamos dando a la historia de Ester. Tal vez debiera pararme a responder uno a uno los comentarios, pero, la verdad, no creo que eso resulte interesante.

En el curso de ayer, yo le decía a los alumnos que para dedicarse a esta profesión hay que aprender a hacer algo muy difícil, casi más que el mismo hecho de escribir. Y este algo es tomarte los comentarios a tu guión como eso, comentarios a "tu guión", y nunca como algo personal contra o a favor de ti. Si no haces eso, corres el riesgo o bien de hundirte en la miseria y creerte que no vales ni para unir la eme con la a, o bien de endiosarte y creerte que ya lo sabes todo. Y no sé qué es peor.

El caso es que yo seguiré intentando pasármelo muy bien escribiendo, y para esos comentarios airados contra nuestro guión (o nuestros guiones en general), repito lo que ya he dicho infinidad de veces. Esto es sólo una serie. Tomamos unas decisiones y escribimos conforme a ello. A unos les gustará más, a otros menos, pero algo hay que escribir, algo tiene que pasar, algo tiene que mover al espectador cuando ve el capítulo, y eso sí creo que lo estamos consiguiendo (je, je).

De todas formas, con esta serie nadie pretende ni ganar el Premio Nobel de literatura (escribir para televisión no es hacer literatura, pero también hay mucha literatura mala), ni erigirse en defensor de ninguna causa, ni (aunque alguien no lo crea) hacer la puñeta a nadie. Lo único que pretendemos es pasarlo bien escribiendo y que la gente lo pase bien (en todo su amplio sentido: riendo, sufriendo, emocionándose y, ¿por qué no?, indignándose) viéndola. Punto y final.

Un día, la audiencia bajará, o la cadená decidirá que no quiere más capítulos y yo empezaré a buscarme la vida por otro lado (si no es que me echan - o me voy- antes). Y ya está.

Dicho lo cual, y para quien haya aguantado este rollo hasta el final, no os perdáis los tres capítulos que quedan. Mi banco sigue pasando la letra de la hipoteca mes a mes.

Saludos tranquilos.

martes, noviembre 21, 2006

Caminos de soledad

Mañana se emite otro capítulo de Hospital Central escrito por Juan Algarra y un humilde servidor. A éste le titulamos Caminos de soledad (aunque en diferentes sitios aparece sin el plural). Ya cuando anuncié la emisión de Sangre de mi sangre, comenté que el título hacía referencia a algo que unía a la mayoría de las tramas.

En este caso ocurre lo mismo. La soledad, en uno u otro grado, será la protagonista del capítulo. Diversos caminos llevan hasta ella o salen de ella, pero todos se cruzan ahí, donde no hay nadie más que uno/a mismo/a. Tener un tema que enlace todas las tramas facilita su escritura y otorga unidad al guión.

Ya sabéis que no puedo adelantar nada sobre tramas, pero no me pillo los dedos si hoy simplemente cuento que intentamos escribir el guión variando el esquema de la serie (pero sólo un poco, no os vayáis a creer...) y que me lo pasé muy bien pensando las tramas, organizando los acontecimientos y dialogándolo. Creo que es con el capítulo con el que más he disfrutado hasta ahora escribiendo (y eso que con el último de esta temporada también disfruté, pero de eso ya hablaremos cuando llegue el día).

Que yo haya disfrutado escribiéndolo no quiere decir que también lo vayáis a hacer vosotros/as viéndolo. De eso ya hablaremos.

lunes, noviembre 20, 2006

Reír, reír

Este fin de semana no he ido al cine, pero en compensación, he vuelto a ver dos grandes comedias por obra y gracia de los sistemas P2P.

Una fue Me siento rejuvenecer, de Howard Hawks. Sólo por ver a Cary Grant jugando a indios y vaqueros con otros niños, merece la pena. La verdad es que se trata de una película con una premisa simple y un argumento aún más simple con apenas dos puntos de giro, pero con ese "estado de gracia" que hace que todo funcione. No es para estar desternillándose todo el rato, pero tiene varios momentos muy divertidos.

La otra fue Atraco a las tres, de José Mª Forqué. Sencillamente genial. Otro "estado de gracia" absoluto (y no sólo por Gracita Morales). Aquí la historia está más desarrollada que en la anterior, aunque también posee la típica ingenuidad de la época. Unos actores maravillosos en una película que se deja ver con una mueca de sonrisa continua.

No estaría mal que se recetara la visión de películas como éstas.

viernes, noviembre 17, 2006

Lugares comunes

Haciendo mi habitual visita a un guionista hastiado, me encuentro una simpática entrada en la que enumera una serie de ideas que la gente ajena a la industria tiene sobre los guionistas en general.

De la lista puedo destacar ese mito de que "lo que todos los guionistas queremos, en el fondo, es ser directores". Aún hay mucha gente, también dentro de la industria (¿o debería decir, sobre todo dentro de la industria?) que no entiende que uno sólo quiera escribir un guión y olvidarse de él hasta verlo hecho capítulo, programa o película.

O también esa otra idea de que, en un trabajo en equipo, cada guionista escribe sólo a un personaje (¿cuántas veces me han preguntado: ¿uno escribe a Vilches, otro a Maca, o cómo hacéis? Puff, ni las cuento ya).

En fin, para ver la lista completa, mejor pasarse por la fuente original.

¿Servicio público?

Anoche zapeaba por la tele y me quedé un rato largo viendo un programa con vocación de servicio público en una cadena con vocación de servicio público. Me refiero a Enfoque, en La 2. Precisamente, hay dos cosas que me chocaron mucho.

Primero, entre los invitados acudieron dos políticos. Da igual el tema del debate, en casi cada una de sus intervenciones, cada uno de ellos aprovechaba para decir "en mi comunidad [autónoma] lo hacemos así; nosotros estamos haciendo tal cosa", con un ombligismo tal que llegaba a ser ridículo. Además, les faltaba girarse a cámara y decir: "hay unas elecciones muy pronto, vótennos".

Y segundo, durante el programa se pide que el espectador de casa llame y opine o envíe un mensaje respondiendo a una absurda pregunta con un sí o un no. Bueno, por tonta que sea la pregunta, que el público opine no está mal, ¿verdad? Para eso es una tele pública. El problema es que la llamada estaba cargada con euro y pico el minuto (en el pico no me fijé mucho), y el mensaje costaba un euro veinte más iva. ¿Qué servicio público es ése que utiliza un debate para hacer caja? A mí me debió pillar en mal momento, porque me indignó. No llamé para decirlo porque se iban a quedar con mi dinero.

jueves, noviembre 16, 2006

34,4

Algunas veces he oído o leído por ahí que Hospital Central tiene buena audiencia sólo porque no hay nada competitivo en otras cadenas. También sigo escuchando comentarios sobre que la ausencia de Maca acabará haciendo bajar las audiencias. Pues bien, ayer teníamos un partido de la Selección Española en la Primera y la película Sleepers en Antena 3 y el capítulo alcanzó nada más y nada menos que el 34'4% de share. Alguien podría decir que eso se debe sólo a que empezó más tarde, pues no, porque llegó a los cinco millones y medios de espectadores.

En fin, que estamos muy contentos y tengo la esperanza de poder seguir pagando mi hipoteca un poquito más de tiempo.

Por otro lado, una breve anécdota sobre lo de ayer. La foto sobre la que llora Laura después de que Javier le diga por un calentón que la quiere, la hice yo en Guatemala. Así que para quien quiera verla con más detenimiento, aquí la dejo. Se hace grande pinchando sobre ella.

miércoles, noviembre 15, 2006

Postales desde la India

Hace semana y pico daba igual que yo hablara en una entrada sobre los malos de las series antiguas, un nuevo margo digital, o la temperatura de congelación en Saturno, que la cosa se llenaba de comentarios airados sobre Hospital Central. Parece que esto se va calmando, y ahora que mi compañero Guillermo, ha decidido hacer frente al ataque de los fans, pues yo voy a volver a hablar algo, tampoco mucho, sobre la serie.

Los que sigáis este blog desde hace tiempo sabréis que el año pasado yo viajé a Guatemala a la grabación del capítulo especial, y ya hablé largo y tendido de aquella experiencia.

Este año quien ha viajado ha sido Carmen Llano, la guionista del capítulo de esta noche, así que no puedo contar mucho, pero me ha dejado algunas fotos que os dejo aquí como postales de recuerdo.


Y para terminar, una de Nacho Fresneda (Aimé) en la grabación:

martes, noviembre 14, 2006

Pequeño pelotazo

.

Por toda la blogosfera había leído maravillas de la película Pequeña Miss Sunshine, también la prensa la elogiaba. Incluso por el comentario de algún conocido que la había visto, todo apuntaba a que había que verla.

Y el domingo fui a verla. Muchas veces (la mayoría) las expectativas son malas compañeras para ir al cine, pero éste no ha sido el caso. Se trata de una comedia con un esquema clásico: personas que no se llevan muy bien (en esta ocasión una familia) se ven obligadas a compartir un viaje en el que sufrirán mil peripecias y acabarán conociéndose mejor, aceptándose a sí mismos, y llegando a quererse. Pero el esquema funciona. Muchas veces (también la mayoría) no hay que buscar epatar con un arranque o una estructura original, sino simplemente con una buena historia, un buen guión.

No voy a comentar nada más, porque ya está todo dicho por ahí, sólo diré que me lo pasé muy bien y me reí bastante, y que, como en la publicidad que la distribuidora ha hecho, la recomiendo.

lunes, noviembre 13, 2006

Lomo de cerdo a la sidra con manzana

Voy a dar una variante de mi solomillo a la uva, pero esta vez con lomo, manzana, sidra e ilustrándolo con fotos.

Cogemos un trozo de lomo de cerdo de un kilo más o menos, lo salpimentamos por los dos lados y lo freimos en aceite muy caliente para que se dore por fuera y quede crudo por dentro. Lo sacamos y lo apartamos.

Ahora picamos un par de cebollas, ponemos un poco del mismo aceite de freír el lomo en una cazuela y sofreímos la cebolla. Cuando coge colorcito, añadimos sal y una manzana troceada.

Damos un par de vueltas y echamos entonces el lomo que teníamos apartado. Lo mezclamos bien y cubrimos con una botella entera de sidra natural.

Ahora lo ponemos a fuego medio y dejamos que vaya reduciendo, moviendo alguna que otra vez el caldito y, sobre todo, dándole la vuelta al lomo cuando lleva unos veinte minutos cociendo. Una vez que se hace el lomo, lo sacamos y trituramos la cebolla, aceite, reducción de sidra y manzana que queda en la cazuela con una batidora. Laminamos el lomo en trozos tan gruesos como nos guste y lo volvemos añadir a la salsa, dejándolo terminar de hacerse al fuego unos minutos.

Y ya está, listo para servir. Un par de lonchas de lomo con su salsita caliente.

Fue mi almuerzo de ayer. Realmente rico.

domingo, noviembre 12, 2006

Murder One

Hace tres meses comenté que había empezado a ver los DVDs de la primera temporada de Murder One, y dije que tal vez hablara de esta serie en otro momento. Ese momento ha llegado.

Murder One no es en verdad una serie de televisión. A ver si me explico. Sí es una serie de televisión, pero parece hecha al margen de todo lo que eso supone. En los extras, uno de los actores habla de la valentía de Steven Bochco al producir un producto así, que exige mucho del espectador, que no se puede ver a ratos, que te exige atención y no perderte ni un capítulo.

Por eso mismo, es más un producto para ver en DVD que en la tele. Yo mismo recuerdo haber seguido los dos primeros capítulos en su emisión por Tele 5 hace ya diez años, pero abandonar rápidamente. Sin embargo, cuando puedes disfrutar del producto dándole aire, programándotelo a tu antojo, tomándotelo con calma, entonces sí puedes apreciar la calidad de una serie de abogados casi cinematográfica que sigue un sólo caso a lo largo de 22 capítulos.

Esta dilatación permite presentar unos personajes muy definidos pero con sus matices, permite que cada uno de los actores tenga su momento de gloria, que las tramas secundarias vayan cociéndose poco a poco, como un buen plato. Aunque he de decir que el actor protagonista, Daniel Benzali, no acaba de gustarme, es siempre demasiado heriático.

Pero estos lujos se lo pueden permitir en Estados Unidos porque tienen mucho público y muchas formas de financiación, aquí en España, algo así no es posible, y yo entiendo perfectamente a las cadenas: ¿para qué invertir en una serie de la que previamente ya saben que no va a tener audiencia?

viernes, noviembre 10, 2006

Estadísticas y ambigüedad lingüística

De vez en cuando, la DGT saca su estadísticas sobre muertos en las carreteras españolas. Tras ellas, siempre se añaden valoraciones diversas. El titular destacado tras el último recuento, reincidía en una frase que a mí siempre me ha llamado la atención: Uno de cada tres muertos en accidente de coche desde enero no llevaba cinturón de seguridad.

A menudo me ha dado por plantearme lo mismo tras leer esta frase: si uno de cada tres no llevaba, se podía decir que "Dos de cada tres muertos llevaban cinturon de seguirdad". Todos estaréis de acuerdo en que esta frase se deduce también de las mismas estadísticas. Entonces, ¿qué ocurre? ¿Muere más gente con cinturón que sin él? ¿Es más inseguro llevar cinturón que no llevarlo?

Obviamente, sé a qué se refiere la DGT. Ese 30% de muertes podía evitarse si las víctimas hubieran usado el cinturón. Pero me resulta chocante la redacción ambigua que deja lugar a interpretaciones. Tal vez fuera mejor que dijeran precisamente eso: "Una de cada tres muerte podría evitarse simplemente usando el cinturón de seguridad". O "Una de cada tres muertes en accidente de coche se debió a no usar el cinturón de seguridad". Algo por el estilo.

Pero bueno, gracias a la pragmática del lenguaje todo el mundo entiende el mensaje y esto sólo es una paranoia mía de viernes por la mañana.

miércoles, noviembre 08, 2006

6996

Ayer pusieron el La 2, Fuera del cuerpo, una película de la que había oído hablar algo, pero que no había visto. Empecé con la intención de estar un ratito e irme a la cama, pero acabé tragándomela entera.

Es una primera película y, obviamente, tiene algunos fallo, pero ya quisieran muchos que esta fuera su segunda o tercera película.

El principal problema que le veo es el de tono. Comienza con lo que parece que va a ser un thriller, cambia a comedia más o menos absurda, para pasar a melodrama algo simplón. Pero ya digo, el principio atrapa bastante y la premisa es tan sorprendente que después resulta muy difícil llegar a una resolución al mismo nivel.

Desde luego, los chistes sobre los tópicos cinematográficos son bastante divertidos y sólo por eso merece la pena.

Y para acompañar esta entrada con una imagen de la película, ahí va la breve aparición de María Valverde en plan Lolita.

martes, noviembre 07, 2006

Harry Potter y la tecnología

En el mundo mágico de Harry Potter, las fotos no son estáticas, sino que capturan un momento concreto con el movimiento que ese momento conllevaba. Los retratos miran, cambian de postura, se mueven.
En verdad no se trata de magia. Me entero por el blog de electrónica y gatches, Xataca, de la existencia de unos marcos de fotos digitales en los que se puede ver vídeos.

En el blog citado hablan de utilidad para poner estos marcos en los halls de las empresas con su vídeo institucional, pero la cosa va más allá. Podemos tener la foto-vídeo de la comunión del niño en el mueble-bar, recordando una y otra vez, en un bucle infitino, el momento en que se comía la Hostia consagrada. O la foto en movimiento del instante en que la novia cortaba la tarta en la boda de la niña colgada en la pared del salón. Incluso la foto-vídeo del perro yendo a recoger el trozo de madera aquel día de campo en la mesita del dormitorio.

Un nuevo formato para un concepto antiguo.

Una velita

Como dicen en Vayatele, hoy es el primer cumpleaños de Cuatro.

La cadena empezó con una, a mi entender, falsa modestia, con aires de "modelnidad", diciendo: "somos para todos los públicos, pero para todos los públicos urbanitas, modelnos, entendidos en esto de la tele". Creo que poco a poco se ha bajado un pelín del burro, y eso le ha venido bien.

En fin, que no es momento de criticar, sino de felicitar. Felicidades, Cuatro. Que cumplas muchos más, y que nosotros lo veamos.

viernes, noviembre 03, 2006

Raíces

Ya he dicho, al menos en algún comentario, que estoy pasando una semanita sabática en mi pueblo, vegetando, leyendo, escribiendo algo, viendo dvd's y poco más. No es la primera vez que cito a mi pueblo, así que creo que es hora de que lo presente. Aquí está:

jueves, noviembre 02, 2006

Por sus santos ovarios

Ahora va la Espe, y se saca un decreto, por el que suaviza, sólo en Madrid, claro, la ley antitabaco. Parece que se va a poder fumar en muchos de los sitios en los que está prohibido en el resto de la nación.

No digo yo que la ley sea perfecta, pero si se ha aprobado, pues toca cumplirla a todos por igual, ¿o es que esta mujer quiere desmembrar España?

Ya puestos, que haga una ley que permita circular a 180 km/h (si los coches que se venden corren a esa velocidad y mucho más, ¿por qué no dar rienda suelta a esos corredores?), o que deje beber en la Plaza del Dos de Mayo (total, si a los jóvenes les gusta beber, ¿para qué impedírselo?).

No sabía yo que Espe fumaba, ¿o tendrá acciones en la industria tabacalera?

El malo

En toda ficción que se precie, el protagonista suele tener un antagonista. Cuando se trata de un historia coral, como suele ocurrir en las series, no puede haber un antagonista para cada personaje, pero sí suele existir el personaje que lo enreda todo, "el malo". Como dice Barón Rojo en la canción del mismo título, el malo es castigador y animal, peleón perverso y audaz.

Ahora mismo en la página Seriehospitalcentral.com, está en marcha una encuesta en la que se pregunta si gusta el personaje de Ágata Monasterio. Está ganando el NO por mayoría. Para nosotros, si la gente responde diciendo que el personaje le cae mal, eso es algo perfecto. No es que Ágata sea una "mala" clásica, pero sí aparece para caer mal, y creo que ya lo hemos conseguido. Algo así ocurrió con Begoña, todo el mundo la odiaba, pero todo el mundo esperaba sus apariciones para poder odiarla (Creo que hay gente que siente lo mismo hacia Jiménez Losantos, sé de varios amigos que lo oyen sólo para poder indignarse, je je).

En fin, a lo que iba, que tras esta reflexión o perorata, se me ha ocurrido recordar los malos de las series de mi vida, esos malos que odias hasta desear su muerte. Espero que en los comentarios podáis incluir algunos malos más, pero de series, no de películas.

1.- Yo empezaría con Falconetti, el malvado del parche en el ojo de la miniserie Hombre rico, hombre pobre. Era muy pequeño cuando lo ví por primera vez, pero aún recuerdo el pavor que me despertaban sus apariciones.

2.- Cómo no, J.R., de Dallas, un malo tan grande que hasta se mereció canción de Pepe Da Rosa y parodia patria.

3.- Reconozco que no veía V, pero incluso sin verlo, la maldad de Diana me era conocida. ¡Vaya mala tenía que ser!

4.- No recuerdo su nombre, pero ver cómo le cortaban el pie a Kunta Kinte en Raíces te hacía odiar a aquel blanco con todas tus fuerzas.

Y ya está, por lo pronto planto aquí estos cuatro, que ya veis, tienen más años que María Castaña, pero es que de niño se ama y se odia con más ganas. Si me acuerdo de más, los iré añadiendo en los comentarios, y espero que hagáis lo mismo, a ver si reunimos una buena colección de malvados.

martes, octubre 31, 2006

Realismo y fantasía

Sin ser un fanático, siempre me ha gustado mucho la literatura fantástica. Me gusta alternar la lectura de una novela de este género con otra realista (por diferenciarlas de alguna manera). De esta manera, voy y vuelvo a la fantasía como en una partida de ping-pong. Y a veces, como ocurre ahora mismo, leo dos novelas a la vez, una fantástica y otra no, para tener lectura según me pille el cuerpo.

En este caso he empezado las dos novelas prácticamente a la vez. Una es la tercera parte de esa saga de la que ya he hablado. El título esta vez es Tormenta de espadas, dividida en dos volúmenes por un sencillo motivo de manejabilidad (la edición deluxe sólo es de un volumen). No puedo decir más que las otras dos veces. Es empezar a leer y quedar enganchado. Esta lectura no sólo sirve como entretenimiento, sino como enseñanza de cómo manejar la intriga, el ritmo, la información...

La otra novela que empecé a leer a la vez, la realista, es La higuera del Premio Nacional de Narrativa, Ramiro Pinilla. Podría copiar y pegar las dos últimas frases del último párrafo aquí y serviría igual. Al leer esta novela sientes casi en la piel el miedo de una guerra muy cercana, la culpa, la indignación... Aunque no se trata de una novela fantástica, el protagonista (un falangista) tiene algo de personaje irreal, de mito popular. Pero descubrimos (o creo, porque aún voy por la mitad), que tras los mitos hay una realidad a veces más increíble.

Muy recomendables cualquiera de los dos novelas.

lunes, octubre 30, 2006

Policías y mafiosos

Cuando voy a trabajar a la oficina, los lunes hay una especie de ritual invariable, que consiste en preguntarnos qué tal el fin de semana. Ese ¿qué tal? quiere decir básicamente: "¿en qué restaurante has cenado?" (cosas de la edad) y "¿qué película has visto?".

Pues bien, como me he tomado una semanita sabática, para no faltar a ese ritual, que hasta se echa de menos, qué leches, pues voy a contestar aquí a la segunda pregunta para que alguno de mis compañeros pueda tener conocimiento de ello (lo de los restaurantes ya lo dejaré para la vuelta).

Como no puede ser menos, he ido a ver Infiltrados. La verdad es que había visto Juego sucio, la película de la que Infiltrados es remake, hace muy poco. Eso tiene cosas buenas y cosas malas. Cosas malas porque la trama ya me la conocía, ya nada podía sorprenderme. Los giros argumentales son prácticamente los mismos, pero he de decir algo, me ha gustado más la de Scorsese.

En primer lugar, los personajes están mucho mejor tratados, sobre todo el del mafioso, con una personalidad clara, definida y un sentido del humor que faltaba en la película original. Después, la americana nos explica con mucho más detalle cómo llega el policía a infiltrarse en la mafia, y no oculta a los ojos de "los malos" que ha sido policía, lo que hace su situación más comprometida. De la música, mejor no hablar, porque está claro que los Rollings me gustan más que la música de la película oriental (que ya no recuerdo).

Pero también tengo que ponerle algunas objeciones. En primer lugar, la duración. No es que una película no pueda durar dos horas y media, pero, por contra a lo que he leído por ahí, creo que aquí se podría quitar un cuartito de hora sin ningún problema. Y pongo un ejemplo que me viene a la cabeza: un chiste sobre la iglesia. Mira que no soy nada religioso, pero que el mafioso se levante en un restaurante y se acerque a un cura a decirle que es un pederasta y el cura se quede tan tranquilo, me parece que no aporta nada a la historia (ni al personaje, que a esas alturas ya está definido), y que es simplemente un chiste (o crítica) que Scorsese quería meter. Y así hay varias conversaciones que pueden quedar resultonas pero que sobran.

Otra cosa que canta bastante (quien no la haya visto que salte dos párrafos, en el siguiente también reviento la película) es que el tipo que desenmascara al infiltrado de la mafia, que le dio la dirección incorrecta, en lugar de decirle a sus compañeros "eh, tíos, que el hijo de puta madero es Leonardito", va, llama al susodicho, le dice "sé que eres tú", para morirse inmediatamente. Es una secuencia totalmente "peliculera", de esas que nuestro coordinador nos obliga a quitar de nuestros guiones.

También me resultó algo curioso en el cine. Al final, en la secuencia del ascensor, el cine estalló en risas cuando cae muerto el tercer policía. Y esa secuencia no está echa para reír. Puede que tal vez ahí se le haya ido un poco de las manos y resulte todo muy precipitado. Aunque ese problema lo hereda de la película original.

Y ya está, no sigo que este post me está quedando muy largo. En definitiva, que sí, que a pesar de sus defectos, la recomiendo, aunque eso sí, me parecería exagerado que le dieran el Oscar a la mejor película (aunque habrá que ver las que nominen).

Ah, y una última cosa, a mí si me gusta el título en español (pero no el horrible doblaje de Jack Nicholson, que parece que nos está contando un documental).

sábado, octubre 28, 2006

Y este mes, 4000

Hace año y pico, en Julio del 2005, comentaba con cierto orgullo que este blog había llegado a las mil visitas. Bueno, pues hoy he mirado el contador y me doy cuenta que sólo en el mes de octubre llevo ya nada más y nada menos que 4000. Oye, no sé para otros, pero a mí eso me parece un montón. Pues nada, llegado a esta cifra redonda en un solo mes, sólo quería dar las gracias a todo el que me visita.

viernes, octubre 27, 2006

GrAZNAR

Otra vez a la carga. Sinceramente, yo creo que a José María Aznar le sentó tan mal que el PP perdiera las últimas elecciones que algo le afectó a su parte izquierda (que ayer descubrí que era la lógica). Ahora va y dice que el multiculturalismo "divide y debilita a las sociedades" y "no favorece la tolerancia ni la integración".

Vamos, que los que no piensen como en occidente es que están equivocados, sin más. Dentro de poco dirá (si no lo ha dicho ya) que España debería convertirse en la reserva espiritual de occidente, o tal vez diga eso mismo, pero sobre Estados Unidos. Bueno, no hago más comentarios para que no me llamen demagogo, porque creo que las palabras de Aznar se comentan por sí solas.

Supernatural


Ayer me vi el primer capítulo de Supernatural, una serie de la Warner Bros Television. Y la verdad es que me llevé mis dos o tres buenos sustos, que en una serie de televisión, ya es más que suficiente.

Si fuera una película pecaría en algún momento de excesiva sencillez en la trama. La mayoría del tiempo el espectador va por delante de los personajes. Vamos, que te plantan que hay un fantasma, descubren que una tipa se suicidó por la zona, y los dos hermanos todavía albergan alguna duda de que haya alguna conexión. Hay algunos detalles así que no desvelo para no estropear el capítulo a quien no lo haya visto.

Pero la ambientación está muy conseguida, los efectos especiales (al menos en el primer episodio) son mucho más que dignos, y la historia, por eso mismo de ser muy sencilla, se ve con mucha facilidad. No hay que olvidar que es televisión, y que (ya se sabe) si a uno le entran ganas de ir al baño, no dudará en ir.

Como los dos hermanos están metidos en este rollo de la caza sobrenatural por un problema personal, están más implicados y eso siempre es positivo.

Pero tiene algo que creo que está muy bien. Es una de esas series en las que por mucho que los hermanos vayan en búsqueda de lo que vayan a lo largo de toda la temporada, cada capítulo cuenta una historia que se abre y se cierra. Uno puede ver un capítulo suelto y se entiende perfectamente.

En fin, que seguramente caerá algún capítulo más, pero esta vez encenderé la luz para verlo,...

jueves, octubre 26, 2006

Decálogo básico

En Abcguionistas encuentro un artículo en el que Sam A. Scribner da diez consejos sobre escritura de guión. Aunque la mayoría son archiconocidos y muy manidos, nunca está de más volver a ellos para no apartarnos demasiado del camino correcto.
Para quien no quiera echar un vistazo al artículo completo (tampoco es muy largo), copio aquí los encabezados de cada consejo:
10. Gente con menos estudios que tú ha tenido más éxito en este negocio.
9. Formatea correctamente tu guión.
8. No seas demasiado brillante.
7. El diálogo es como el oro, gástalo sabiamente.
6. Conflicto, conflicto, conflicto.
5. Tienes 10 páginas para impresionar a tu público.
4. Escribe cada escena en una tarjeta de 9 x 15.
3. Conoce el final de la historia antes incluso de empezar a escribirla.
2. Sé capaz de describir tu historia en 25 palabras o menos.
1. Y lo primero que deberías saber sobre guiones: Estrújate la parte izquierda del cerebro... (que es la lógica, la menos creativa, aclaro).

Méritos ajenos

El capítulo de ayer de Hospital Central hizo un 31% de share con casi seis millones de espectadores. Como suele decirse, estamos que lo tiramos. Cuando comenzó la temporada yo creía que nunca íbamos a llegar al 30%, por el sencillo motivo de que la tarta es la misma y hay más gente para repartir, vamos, más cadenas.

El capítulo estuvo muy bien, pero tengo que aclarar aquí algo. En los títulos de crédito se leyó que el guión era de Juan Algarra y mío, pero no era así, fue un fallo de rotulación. En verdad el capítulo fue escrito por Jorge Díaz, guionista de la serie desde el inicio de los tiempos, antiguo coordinador y creador de la misma.

Al César, lo que es del César.

miércoles, octubre 25, 2006

Curiosidad y autocorrección

Como podéis imaginar, la palabra "SAMUR" es una palabra que usamos bastante a menudo en los guiones de Hospital Central. Muchas veces la escribimos en mayúsculas, que es como debe ir, y otras veces, como si fuera un nombre propio sin más, ponemos sólo en mayúsculas la primera letra (o al menos yo sí lo hago, no sé el resto de mis compañeros). Pero la informática no quiere que lo escriba así. El Word tiene esa bendita y maldita herramienta de la autocorreción, que a veces evita que pongas "insitituto" por "instituto", pero que otras, según su propio criterio, te cambia "Samur" por "Namur".

Esto me viene pasando desde hace bastante tiempo, y siempre me digo, voy a buscar qué coño es eso de "Namur". Pero después sigo escribiendo y lo dejo en el olvido. Pero hoy, a la enésima lucha contra el autocorrector, me he decidido por fin a buscarlo. En un gesto tan sencillo como ir al Google y poner el nombre, he descubierto que Namur es una provincia belga, cuya capital tiene el mismo nombre, y que presenta un aspecto bastante apetecible para hacer turismo.

Así que gracias al autocorrector del Word he aprendido algo más, y puede que un día visite la ciudad. Cuando me pregunten en la oficina de turismo por qué me decidí visitarla, les responderé: "me la recomendó Bill Gates".

Página oficial de Namur, en francés.

lunes, octubre 23, 2006

Valor y valor

Hace años había un torero de mi pueblo que tenía como seudónimo, eslogan o tarjeta de presentación el lema: "Valor y valor". Pues bien, un primo mío me envía un enlace del youtube (próximamente gootube) en el que una psicóloga responde de una manera muy valiente en una entrevista para Al-Jazira. Dejo aquí el vídeo:



La traducción al español se puede encontrar en Liberalismo.org.

Paso del Ecuador

Esta semana se emite el octavo capítulo de Hospital Central, con lo que ya habremos pasado el ecuador de la decimosegunda temporada. Pero es que, además, esta semana tengo que entregar la segunda versión del último guión de la temporada, con lo que ya estarán todas las historias cerradas. Pero de ese capítulo ya hablaremos en su día (sabéis que no respondo a casi nada sobre argumento o vuelta de actrices ausentes, así que no insistáis), antes tendremos que hablar de los que se vayan sucediendo.

Sin embargo, de lo que quiero hablar hoy es de que no hay tregua. Esta semana se entregra la segunda versión, la que viene el coordinador preparará la definitiva, pero es que el día dos de noviembre, que es ya, volvemos a reunirnos todos para preparar la pizarra de la decimotercera temporada. O al menos esos son los planes.

Las reuniones de pizarra son momentos divertidos, terroríficos, relajados, angustiantes, surrealistas a veces, muy metódicos otros... en fin, todo dependiendo del día. En un par de meses (o menos) tenemos que preparar todo lo que va a ocurrir en la siguiente temporada, y es un proceso en el que cualquier parida se permite, pues de ellas puede surgir una trama interesante. Así que temblad, pronto tendréis más motivos para insultar a los guionistas.

(Aquí os dejo un trocito del comienzo de la pizarra de la decimosegunda temporada, cuando se emitan todos los capítulos prometo subir la foto de la pizarra completa).

sábado, octubre 21, 2006

El laberinto del fauno: dos por uno.


Ya se ha escrito sobre El laberinto del fauno en casi todos los blogs habidos y por haber. Tanto, que he estado tentado de no hacerlo yo, pero como no he leído lo que yo pienso (digo "no he leído", no que no lo hayan escrito por ahí), pues planto aquí mi opinión advirtiendo antes que quien no haya visto la película pare aquí mismo, porque no voy a escatimar en spoilers.

A ver, antes que nada, a mí me gustó mucho. Entré en el cine, me metí en la atmósfera de la película, me dejé llevar y me lo pasé en grande durante las casi dos horas de película, tanto, que se me hicieron cortísimas. Y con eso ya estaría todo dicho, porque a eso es a lo que va, o debería ir, uno al cine.

Pero al día siguiente, charlando sobre la película, un compañero de trabajo me puso los puntos sobre las arbitrariedades y defectos del guión, algunos de los cuales yo había notado (y me había dado igual) durante la proyección, y otros de los cuales se me habían pasado por alto, tal vez por esa misma entrega con la que me estaba tragando la historia.

No voy a decir yo que sea una película tan redonda como se comenta por ahí, pero es que creo que en general se está haciendo una división errónea sobre la película, y que incluso el mismo Guillermo del Toro la hace. A mi modesto entender (¿se dice así?), no es una película con una parte real y otra fantástica, no es un cuento insertado en un contexto real: son dos cuentos enlazados. Sí, para mí la parte supuestamente "real" es otro cuento en el que los monstruos no tienen los ojos en las manos, sino sobre la nariz, en la que el ogro lleva traje de militar, en la que los buenos son tan bobalicones porque aún no han perdido la inocencia. Así, la sangre inocente de la niña es el equivalente a la sangre inocente de los maquis. Son la misma historia.

Tomándolo así, me trago que Mercedes (Maribel Verdú) no se cargue a Sergi López cuando puede hacerlo, me trago que entregue una llave que sólo sirva para que después la pillen (¿para qué necesitaban los maquis la llave teniendo bombas?). Pero es que las llaves y las cerraduras son muy importantes en los cuentos. Siendo todo un cuento, me dejé llevar, me dejé arropar en la butaca y sufrí con los personajes. Si llego a pensar que la parte real es real, seguramente también me hubiera parecido que aquello no había quién se lo tragara.

Por eso tampoco me parece que las dos partes estén tan inconexas como se escribe por ahí. Una es un cuento según la ve una niña, y otro es un cuento según la ve un niño que ha crecido un poco. O como diría esa mujer asiática de Eva Hache: así me lo enseñaron a mí.

viernes, octubre 20, 2006

Una viñeta vale más que mil palabras.

Llevo un par de días con la casa un poco descuidada, pero es que estaba a otros menesteres. Quería escribir una entrada sobre estos políticos nuestros y sus verdaderos jefes, que no somos nosotros, los votantes (como quieren hacernos creer), sino los poderes económicos, y muy en concreto, las empresas constructoras. Pero como no sabía por dónde arrancar, pongo el chiste de hoy de Romeu, que de un plumazo lo dice todo.

A ver si no es verdad.

Que se mejore

Hay que ver, la otra noche, yo disfrutando de las fotos de Scarlett Johansson, y va y se cae del caballo, como ya apuntó un usuario anónimo. Está mal, pero esperemos que al final todo quede en nada.

jueves, octubre 19, 2006

Soñar con los angelitos

Antes de acostarme me doy una vueltecita por el espacio virtual y me encuentro con este post en Moonfleet.

Vaya fotos, creo que hoy sí soñaré con los angelitos. ;-)

miércoles, octubre 18, 2006

Ya les vale

Hace poco contaba que tenía que asistir a declarar como imputado por la entrega de un billete falso. Hoy ha sido el día.

Yo, que apenas he tenido trato con la justicia, acudía a los juzgados de la Plaza de Castilla con más nerviosismo que otra cosa. Encima, el día se ha levantado lluvioso, como en las mejores películas carcelarias. El caso es que entro al edificio y el ascensor, que no se anima a funcionar bien, con lo que me subo las ocho plantas a patita. Y me digo, "ésta no es una buena forma de comenzar". Como soy muy bien mandado, me presenté en el juzgado correspondiente una hora antes de la hora de citación, para que se me buscara un abogado de oficio con el suficiente margen. Me dijeron que esperara en el pasillo y de allí no me moví en... dos horas. Sí, hasta dos horas después no pude entrar a declarar. En esas dos horas pasaban por delante de mí otros imputados esposados (unos con las manos delante, otros con las manos detrás, ¿capricho de sus custodios?, ¿grados diferente de peligrosidad? No sé). A mí la imaginación se me disparaba y me veía con las esposas en mis muñecas y una bola negra encadenada a mi tobillo.

Y nada, tras casi dos horas de espera la declaración no duró más de cinco minutos. Ahora a esperar que el juez se dé cuenta de que yo era más víctima que otra cosa en este asunto. Y aquí viene mi queja.

A ver. Yo compré mi frigorífico en Media Markt, mi impresora también es de allí, no sé cuántos DVD's les habré comprado, pero bastantes, lo mismo con CD's de música, álbumes de fotografía, mi cámara digital también salió de allí (pagando, no creáis), les he comprado ya un par de sandwicheras (yo es que mi mixto de jamón y queso por la mañana no lo perdono), una tostadora... Vamos que soy un buen cliente, que además la mayoría de las veces paga con tarjeta, con lo que mis datos deben estar en todos sus registros. De hecho, un par de mozos de Media Markt estuvieron en mi casa dos veces cuando trajeron el frigorífico, porque el primero estaba defectuoso. Pues bien, resulta que a pesar de todo eso, un día, por error, entrego un billete falso. Se dan cuenta al instante, pido perdón, pago con otro billete, se quedan con el billete, me piden el DNI, y van los... ¡y me ponen una denuncia!

No voy a propugnar un boikot al Media Markt, primero, porque no tengo tanto poder de convocatoria, y, segundo, porque probablemente fuera yo el primero en romperlo, pero ganas no me faltan. Como digo en el título, ¡ya les vale!