Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

lunes, diciembre 31, 2007

Felicidades

Pues eso, felicidades.

Y a todos los demás.

sábado, diciembre 29, 2007

Casi cien mil, pero no Hijos de San Luis.

Con la maleta preparada para escaparme hacia al mar a recibir el año con la brisa del Cantábrico, entro en mi blog y miro las estadísticas. Apenas quedan ciento treinta visitas para llegar a las cien mil. Como supongo que ese importantísimo evento ocurrirá mientras me encuentro fuera (y no sé si con ganas de escribir), lo celebro brindando con vosotros con un culín de sidra. Como regalo, y para dejar constancia de que en eso de mirar las estadísticas no me diferencio de cualquier bloguero, os dejo con unas divertidas viñetas de Mauro Entrialgo. Ya sabéis que tenéis que pulsar sobre la imagen para ampliarla (también la de Penélope Cruz ;-)).

Ah, y si no nos vemos antes, ¡Feliz año!

viernes, diciembre 28, 2007

Nueva incorporación

Se supone que no puedo contar nada, pero como seguro que la cadena empieza a contarlo a bombo y platillo, yo no me puedo aguantar las ganas de dar la noticia. Tenemos una incorporación firmada para la nueva temporada de Hospital Central. Y es nada más y nada menos que : ¡Penélope Cruz!

Ya está, puede que me cueste el despido, pero no soportaba tener que andar siempre sin poder decir nada y después la noticia sale en todos sitios. Esta vez me he adelantado.

ACTUALIZACIÓN: En los comentarios, la gente piensa que esta entrada es una inocentada. Para que veáis que no, os dejo el enlace de un medio que ya ha dado también la noticia. Para leer los detalles, tenéis que pulsar aquí. (Gracias por el dato, anónimo).

jueves, diciembre 27, 2007

No dejéis que los niños se acerquen a él

Hace tiempo que no me meto con la Iglesia, pero es que hoy me lo han puesto a huevo. Los obispos son su clase dirigente, los Ministros de la Iglesia. ¿Alguien se imagina que le preguntaran a Rubalcaba, por poner un ejemplo, sobre el abuso de menores y dijera: "Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y además, deseándolo, incluso si te descuidas te provocan"? La que se armaría, ¿no? Pero si lo dice un obispo, salen un par de titulares en prensa, y a los dos días todos nos olvidamos.

A gente con altos cargos que asegura que el abuso a menores se produce porque los niños lo consienten, habría que apartarlos rápidamente de sus cargos, enviarlos a un psicólogo y registrar su casa en busca de pruebas. Y la Iglesia debería darse cuenta de una vez que hay que dejar que sus curas follen como adultos responsables que son, se acabaría con bastantes males.

Lu me ha enviado el enlace a la entrevista completa en los comentarios. Aquí os la dejo.

miércoles, diciembre 26, 2007

lunes, diciembre 24, 2007

Más espíritu navideño

Para que no digáis que os trato mal, aquí os dejo un regalito de Navidad.

Espíritu navideño

Hace sólo dos días hablaba sobre la vuelta a casa por Navidad. Ayer quedé con una amiga para tormar unas cervezas y ponernos al día sobre nuestras vidas, cuando, sin buscarlo, nos encontramos con una típica noche navideña. Estando en el bar, vimos aparecer a varios amigos que habíamos dejado de ver hace bastantes años, amigos de la época del instituto con los que habíamos ido perdiendo el contacto. Nos dio mucha alegría volver a vernos. Lo curioso era que dos de ellos viven en Madrid desde hace varios años. Al poco, aparece por la puerta otra amiga de la misma época. Nuevos besos y abrazos y, oh, curiosidad, también vive en Madrid.

Lo que iba a ser una salida de un par de cervezas o tres se convirtió en una noche de cerrar los bares y conversaciones sobre hechos que ocurrieron hace ya más de veinte años. Comienza a fraguarse una quedada en Madrid (e incluso se habló de organizar un encuentro a gran escala para el año que viene). Para que después digan que eso de la Navidad son chorradas.

sábado, diciembre 22, 2007

CHRISTMAS

Tu primer año en Madrid, con 18 añitos (y creyéndote todo un hombre), lejos de casa, lejos de la familia, la aparición en la tele del anuncio de los turrones El Almendro te provocaba unos tremendos lagrimones que no dejabas brotar (por eso de que te creías todo un hombre). Después las clases en la facultad se acababan, cogías la maleta de cuero, el Rápido que tardaba ocho horas entre Madrid y Lora del Río (aún faltaban algunos años para el AVE, pero el Rápido, al menos, te dejaba en tu pueblo) y aparecías con todas las fiestas por delante. Aquí estaban tus amigos de toda la vida, tus padres, tus hermanos, tus primos, tu primo de Torrejón, que ahora más que nunca se había convertido en un hermano más porque vivías cerca, y pasabas dos semanas en la que no se podía disfrutar más.

Hoy he llegado de nuevo al pueblo. Sigue dando alegría volver, la familia sigue aquí, pero ya hace veinte años que tenía dieciocho (me falta poco para igualar la canción de Serrat). El anuncio de El Almendro ya no provoca lo mismo, las burbujas de Freixenet se han jubilado, el AVE me trae a Córdoba en hora y media y de Córdoba a mi casa llego en otros cincuenta minutos,... pero al menos hay algo que no cambia nunca: el Gordo de la Lotería sigue sin tocar. La fiesta ha comenzado.

¡¡FELIZ NAVIDAD!!

viernes, diciembre 21, 2007

Llegó el chute de invierno: la nueva literatura

Hace poco menos de dos años llegó a mis manos el primer volumen de la saga Canción de Hielo y Fuego. Esta misma mañana, por fin, he podido conseguir el cuarto: Festín de Cuervos. Un libro que trata de algo tan manido y tan antiguo como las luchas de poder, los dragones, la lealtad y la deslealtad, la pérdida, la traición... podía tener éxito o no tenerlo. El caso es que la acogida de esta saga es espectacular. Para entenderlo, Álex de la Iglesia da la clave en la breve presentación de esta cuarta entrega. Copio el primer párrafo, bastante esclarecedor:

¿Hace cuánto tiempo esperábamos algo así? Una saga inteligente, atractiva, formidablemente escrita y dotada de una capacidad adictiva superior a la de la metanfetamina. ¿Cómo puede ser un éxito de ventas una obra que parece más extensa que la Biblia de Jerusalén? ¿Por qué es imposible dejar de leer? ¿Por qué te arrastra la historia como un proyectil teledirigido? ¿Cuál es el secreto? George R. R. Martin no es un escritor como los demás. Su fuente de inspiración no proviene tan sólo del mundo de la espada y la brujería, ni del universo Tolkien, ni siquiera de la ciencia ficción. Tampoco se trata de una profunda investigación sobre la Inglaterra feudal y la guerra de las Dos Rosas. Su motor es otro. Estoy hablando de la televisión por cable.

No me digáis que no es una manera genial de empezar a presentar un libro. No os reviento el resto, igual de jugoso. Ya hace dos años comparé la estructura de la novela con un capítulo de una serie.

Además, el propio autor cita en los agradecimientos a lectores (más bien fans) que le envían correos, e incluso reconoce que estos fans conocen las novelas y el mundo creado mejor que él mismo y confiesa que gracias a una página no oficial, Westeros, ha podido mantener la coherencia de la serie. Internet.

Así que aquí tenemos la clave del éxito de esta nueva literatura. Una historia perfecta que tiene en cuenta los gustos del nuevo público. Tal vez si los chavales españoles están dejando de leer, habría que tener en cuenta estos elementos (sobre todo la tele, internet y los videojuegos) para conseguir que se encierren con un libro por iniciativa propia. Y descubran el placer que les aguarda con un buen chute de papel impreso.

Yo ya empiezo a sentirlo fluir por mis venas.

miércoles, diciembre 19, 2007

Las Damas de Grace Adieu

El lunes salí como un drogadicto en busca de mi dosis de Canción de Hielo y Fuego. Creía que Festín de Cuervos había salido a la venta el sábado, pero en la librería me dijeron que no, que no lo tendrían hasta este viernes. Como no tenían heroína, me compré metadona, vamos que busqué otro libro. A mis manos llegó Las damas de Grace Adieu, de Susanna Clarke, la autora de Jonathan Strange y el señor Norrell. Lo puedo asegurar, esta metadona funciona.

Se trata de un libro de relatos cortos en la misma tónica que la novela, de hecho, incluso aparece Jonathan Strange en el primer cuento (que es el único que he leído de momento, y el que le da título al libro). Me encanta la manera relajada de relatar de Susanna Clarke. Parece que estás leyendo un cuento costumbrista o un relato escrito en el siglo XIX, pero no, se trata de algo nuevo. Si entras en su mundo, el Rey Cuervo te acecha por las esquinas.

domingo, diciembre 16, 2007

Vilches, el spin-off

¿Queréis saber qué le pasa a Vilches tras el tiro? Os lo cuento. Se cura, se deja crecer el bigote y forma una banda de rock. Pero echa de menos la medicina y vuelve a ella en un spin-off con tratamiento de culebrón. Aquí tenéis un adelanto.

miércoles, diciembre 12, 2007

Titular: y van 205

Casi se me olvidaba comentarlo. Esta noche Hospital Central emite el último capítulo de la decimocuarta temporada. Eso en sí, es ya reseñable. Pero es que además con este capítulo batimos el record de serie más longeva de la televisión en España. Hasta hoy, Siete vidas tenía ese honor con sus 204 capítulos emitidos. Hoy pasamos a tenerlo nosotros con 205.

Y preparando una temporada decimoquinta.

Un año sin trapos

A estas alturas, todos sabréis que ayer FACUA denunció por sexista el calendario de una compañía aérea, consiguiendo con ello que se le dé una publicidad que de otra forma jamás hubiera conseguido.

Yo estoy de acuerdo con estos señores de FACUA, qué leches, y hoy voy a denunciar el calendario de los bomberos de Madrid del 2007, el de los bomberos de Bilbao, el de la policía de Sevilla, el de los investigadores del Insituto Pascale de Nápoles, el del equipo de balonmano de Alcañiz,... y no sigo porque a este paso nos quedamos sin sitios en que mirar en qué dia de la semana cae nuestro cumpleaños.

Acabemos de una vez con la sensualidad, señores. Que eso de enseñar los hombros, el ombligo y las curvas es una porquería. A partir de ahora, todos tapados desde la nariz hasta los tobillos. Sí, señor.

(No pongo foto en esta entrada porque sería una inmoralidad).

lunes, diciembre 10, 2007

Diálogos II: decálogo a vuela pluma

Justo ahora que comienzo a dialogar el capítulo 209 de Hospital Central, es buen momento para que cumpla con lo prometido y escriba una segunda entrada sobre los diálogos en el guión de ficción. Antes que nada he de partir de una modestia (no falsa) porque en esto, como en todo, hay tantos maestrillos como librillos. Hoy creo que sería bueno hablar no sobre lo que hay que hacer, sino sobre aquellas cosas que a veces se hacen y conviene evitar. Probablemente habrá muchísimos fallos frecuentes en los diálogos (hice un curso en que nos dieron una lista de veinticinco), pero como esto no pretende ser ningún manual, me voy a centrar en los diez primeros que se me vengan a la cabeza.

1) Decir tacos no es naturalizar: existe mucha tendencia a iniciar cada frase con un "Joder", "Hostia", "Coño"... creyendo que con ello hacemos los diálogos más reales. No siempre es así. De hecho, a veces el abuso de este recurso provoca el efecto contrario. Y si vamos a poner que los personajes digan tacos, sería mejor elegir qué personaje los suelta y cuál no, cuál dice siempre "joder" y cuál prefiere "Me cago en to lo que se menea".

2) No hay que contar lo que vemos: si un personaje le da un abanico rojo a otro, no tiene que decir: "Ten, un abanico rojo", basta con que se lo dé, o, como mucho, le diga "Ten". Parece obvio con este ejemplo, pero es un fallo que suele cometerse.

3) Los diálogos demasiados bonitos, para tu novela: pues eso, que no hay que hacer unos diálogos dignos de García Márquez, sino apropiados para cada personaje. Un parado no habla como un académico (ya, ya sé que vais a ponerme el ejemplo de Los lunes al sol, pero precisamente por eso hay gente a la que no le gusta).

4) Preámbulos fuera: a veces nos da pudor comenzar una secuencia yendo directamente al meollo y escribimos una especie de preámbulo para preparar no tanto al espectador como a nosotros mismos a la hora de teclear. Está bien escribir ese preámbulo, pero después hay que borrarlo en el noventa por ciento de los casos.

5) Los rodeos, para el Oeste: tiene bastante que ver con el anterior punto. A veces nos gustamos escribiendo y empezamos a dar rodeos sobre el tema al que queremos llegar, alargando el diálogo hasta el absurdo. No es que vayamos a llegar, decir lo que sea y marcharnos, pero marear la perdiz acaba aburriendo al más pintado.

6) Ser directos no es natural: ahora me contradigo un poco y digo que tampoco podemos exponer directamente lo que el personaje quiere decir. Conviene vestirlo un poco, usar el subtexto o filtrar el diálogo con una emoción, una indirecta o un doble sentido. El equilibrio entre este punto y los dos anteriores es difícil, pero es lo que mejor funciona.

7) Fuera parrafadas: ya lo dije en el post anterior. Los diálogos tan largos como discursos es mejor dejarlos para cuando un personaje lee un discurso. E incluso ahí, es mejor mezclarlo con acciones que van sucediendo a la vez.

8) Demasiado corto, tampoco: lo contrario tampoco es bueno. Si construimos un diálogo con monosílabos, o preguntas y respuestas monosilábicas, puede estar bien únicamente si buscamos un efecto concreto, pero no como algo habitual.

9) La exposición, para los museos: hay que huir de los diálogos expositivos. Si tenemos que dar una información importante, tenemos que apañarnos para que no cante, para que el dato quede oculto como algo fluido.

10) Por terminar el decálogo, fuera chistes forzados: en comedia, si metes un chiste en medio de un diálogo sólo porque tiene que ir ahí y no te lo pide la propia acción, suele quedar como un pegote sin sentido. Lo mejor es que la propia situación te facilite el chiste. Ya, ya, no es fácil, pero ¿quién dijo que lo fuera?
Y ya está. Quien quiera enmendarme la plana o añadir cualquier cosa, está invitado a hacerlo. Yo, de momento, cierro esto y me pongo a dialogar y a procurar no cometer ninguno de estos diez errores ni de los mil restantes que se pueden cometer.

sábado, diciembre 08, 2007

La gestión del miedo

No, no voy a hacer ninguna profunda reflexión sobre el tema que da título a esta entrada. En el volumen cuatro de Bone, se encuentran estas dos páginas que hablan sobre dragones y mostrorratas, pero que dicen mucho sobre la realidad. Se lee con un pelín de dificultad, pero podéis ampliarlo pulsando sobre la imagen.

miércoles, diciembre 05, 2007

Leed, leed, malditos.

Parece que el nivel de lectura de los estudiantes españoles está entre los peores de nuestro entorno. No sé el motivo. Tal vez no se sepa transmitir el gusto por leer, tal vez sea algo más general, tal vez sea un ciclo.

Y en esta coyuntura, va y se me ocurre escribir una novela juvenil. Si es que tengo unas cosas...

lunes, diciembre 03, 2007

Propósitos: misión casi cumplida

El dos de Enero de este año, comenté por estos lares ocho propósitos confesables para el 2007. A estas alturas, creo que ya puedo hacer un repaso y ver cuáles he cumplido.

El primero era correr un nuevo maratón. Número uno, pasado. Ya os hablé largo y tendido sobre el maratón de Amsterdam, terminado en poco más de cuatro horas.

El segundo, terminar la novela, también cumplido.

En cuanto a lo de comenzar a escribir otro largo por mi cuenta, el tercer propósito, no ha podido ser. Entre un poco de pereza y que he estado haciendo otras cosas, lo dejé de lado. Será un propósito para el 2008.

Como cuarto, quería hacer algún viaje a algún sitio más o menos lejano. Este año estuve en Londres, en Sicilia, y, lógicamente, en Amsterdam.

Quinto y sexto se cumplieron a la vez. Cuando cambié el suelo de mi casa (quinto), aproveché para ordenar y tirar el armario de cintas VHS (sexto).

Creo que también continué probando nuevas recetas y compartiéndolas con vosotros, que era mi séptimo propósito.

Y el último, seguir con el blog, es obvio que ha sido superado.

Siete sobre ocho, creo que aprobé con nota. El año que viene voy a tener que lanzar propósitos más irrealizables. A ver si me pongo las pilas.

domingo, diciembre 02, 2007

Diálogos: el reino de la verosimilitud

Se lo prometí a Víctor y aquí va mi respuesta a la pregunta que me hizo en Zaragoza el miércoles pasado.

Antes que nada, sigo pensando que lo mejor que se puede hacer para aprender a dialogar es lo que le dije aquel día: dialogar, dialogar mucho. Si tienes una escaleta, comienzas a dialogar y lo mejor es hacerlo sin detenerse mucho en que quede perfecto, sino dejándote llevar. Cuando hayas escrito veinte o treinta páginas, ya habrás pillado el tono a tu personaje. Una vez que lo tengas todo, vuelves al principio y reescribes los diálogos. A esas alturas, ya sabrás cómo habla cada uno y qué quiere decir.

Ahora, vamos a algunas cosas más “de manual”.

Con las lógicas excepciones (una adaptación de La vida es sueño, por ejemplo, o una obra de arte y ensayo), los diálogos de ficción siempre tienden a la verosimilitud. Da igual que quien hable sea un trabajador de la mina que un superhéroe, un abogado que un elfo, todos deben transmitir verosimilitud. Fijaos que digo verosimilitud y no realismo, porque un diálogo no debe “ser” real, sino “parecer” real. Recuerdo que Javier Palmero contaba en un curso sobre guión que él intentó una vez transcribir diálogos grabados en una corrala de vecinos a un guión. Cuando aquello se rodó, sonaba todo tan falso que tuvieron que cambiarlo.

Los diálogos deben transmitir información, pero si son expositivos (por ejemplo, contando al otro algo que el otro ya sabe), son malos. Deben ser lo más corto posible. En Hospital Central tenemos una regla inamovible de no pasar de las tres líneas (y eso ya se considera mucho). Deben completar la acción, pero no redundando en ella, sino aportando algo nuevo o incluso ofreciendo un contrapunto. Un diálogo, por esto mismo, no siempre está diciendo lo que dicen las palabras, a veces hay un mensaje de fondo, el subtexto.

Como no me gusta hacer entradas muy largas y esta ya empieza a serlo, voy a terminar contando un “truco” para abordar una secuencia a la hora de dialogarla. Tenemos en la escaleta, como puro ejemplo inventado, que la Sec. 22 es: “Marta se encuentra con Luis en la cafetería y le dice que no va a cenar con él porque ha descubierto que Luis es un asesino en serie”. Podemos empezar la secuencia con Luis esperando y Marta entrando, con Luis y Marta ya hablando del tema, con Marta mirando por la cristalera sin atreverse a entrar, etc. Y podemos acabar con Marta diciendo “Sé que eres un asesino”, o con Luis reaccionando a esto, o con Marta saliendo por la puerta, o con Luis persiguiéndola, etc.

Con esto, lo que quería decir es que la escaleta nos da normalmente el objetivo de la secuencia, pero a la hora de escribir los diálogos tenemos que pensar dónde empezamos, qué objetivo tiene cada personaje dentro de la secuencia, qué actitud tiene cada uno, cómo cambia la actitud a lo largo de la secuencia, y cómo acaba. Lo mejor es “entrar tarde y salir pronto”, pero como toda regla, las excepciones son tan numerosas que podían formar otra regla.

Eso sí, en una secuencia, se debe entrar por una puerta y salir por otra. Si la acción no ha avanzado (o no hemos descubierto algo importantísimo sobre los personajes), la secuencia puede quitarse del guión sin problemas.

Suficiente por hoy. Si os ha parecido interesante, habrá segunda parte. Si no, perdón por el rollo.

viernes, noviembre 30, 2007

Cava de cine

Aunque ya está en muchos blogs (y en más que va a estar), no me resisto a ponerlo yo también aquí. Este año, los de Freixenet se han portado mejor que nunca y nos han traído nada más y nada menos que a Martin Scorsese para que haga un corto. La versión en inglés se puede ver en la página del cava. Aquí os dejo la doblada (por cierto, con la voz de Luis Marco-Dávila).

jueves, noviembre 29, 2007

A casi trescientos por hora

Madrid-Zaragoza en hora y cuarto. Una gozada.

Ayer me planté en una especie de "Madrid año 2006", una ciudad levantada, con obras en cualquier rincón. No olvidemos que en 2008 se celebra la Expo. Pero no quería hablar de eso. Tenía cuatro horas para contar cómo trabajamos en Hospital Central. Lo conté en hora y media. Yo es que me pongo a hablar, acelero, acelero, y pronto miro mi chuleta con el esquema y me doy cuenta de que he llegado al último punto mucho antes de lo previsto.

Pero no hubo ningún problema. El grupo de alumnos del curso tenía bastante interés por el asunto y hacía bastantes preguntas. Gracias a ellas uno puede saber qué cosas interesan más.

Me centré bastante en algo que apenas toqué en la charla del año pasado: los condicionantes del guión. Tú escribes una versión sabiendo que no puedes pasarte de tal número de personajes, de tal número de secuencias, de tantos exteriores, que cada personaje principal tiene que salir un número mínimo de veces, etc., etc. Pero además, cuando acabas el guión, te llegan condicionantes añadidos: tal actor no puede grabar varios días por un problema personal, el lugar elegido para los exteriores sólo está disponible de noche y tu capítulo era día,... Creo que muchas veces ese tipo de cosas no se saben, parece que el guionista es un Dios que hace y deshace a su antojo y que todo lo que piense puede plasmarse con total libertad en el papel. Pues no.

Como me sobró algo de tiempo y vi interés en la creación de perfiles, se me ocurrió sobre la marcha que hiciéramos un ejercicio creando un personaje nuevo entre todos. Fue un momento muy participativo y creo que una buena manera de terminar la charla. Yo me lo pasé bien. Espero que ellos también.

Eso sí, al final, uno de ellos me lanzó una pregunta-trampa: "¿Qué consejo nos das para dialogar bien?". Glubs. Algo dije, pero en un par de minutos que me quedaban, tampoco fui muy claro. Si alguien quiere añadir consejos para dialogar, ahí están los comentarios.

Me llevé la cámara de fotos para ir sacando alguna que otra y me olvidé de ella. Al final, con la mitad del grupo ya fuera, me acordé. En las fotos no están todos los que había, culpa mía. Os dejo aquí con un pasatiempo: encuentra las siete diferencias.

martes, noviembre 27, 2007

De Zaragoza y santos aragoneses

Hace un año casi exacto, una amiga me invitó a Zaragoza para dar una charla sobre el guión en Hospital Central. Mañana vuelvo allí a lo mismo.

En la charla explicaré cuál es la estructura de la serie, cómo hacemos las reuniones de pizarra y qué hacemos en ellas, cómo nos dividimos los capítulos entre los guionistas, qué normas tenemos que seguir, cómo nos organizamos para escribir cada capítulo, qué proceso seguimos siempre como norma de trabajo, cuál es la función del coordinador... Y después me centraré en el caso del capítulo 201 para poner ejemplos concretos de cómo trabajamos en él y cómo fue cambiando todo poco a poco, desde la idea original hasta el resultado final.

Probablemente allí responda a alguna de las preguntas que de vez en cuando hacéis en los comentarios, espero que no desde la perspectiva de fan, sino desde la de gente que se quiere dedicar o se dedica a escribir.

Dar estas charlas es un ejercicio muy interesante porque uno tiene que poner en el nivel consciente cosas que a veces haces ya como algo automático. Respondiendo a las preguntas espontáneas se aprende muchas veces mucho más de lo que puedes enseñar. Cuando uno se enfrenta a un aula llena de gente se entiende y se respeta mucho más a esos profesionales de la educación que tienen que dar clases todos los días. Como hoy es San José de Calasanz (por cierto, aragonés), hago desde aquí un pequeño homenaje a los buenos profesores. ¡Va por ellos!

lunes, noviembre 26, 2007

Un crack: El crack

Ayer vi El crack, película de José Luis Garci de 1981. Sabía que la había visto hace más de veinte años y que me gustó, pero apenas recordaba nada. De hecho, creía que había una secuencia de Alfredo Landa dándole a un tipo con la puerta de un coche, y eso es de El crack II. Me la puse con cierto temor, sospechando que iba a sufrir una decepción. Por suerte, me equivoqué.

La película, es cierto, tiene un ritmo algo pausado,una estética y una música que se han quedado un poco antiguas, pero es algo natural, que pronto perdonas porque te encuentras frente a una gran obra. No voy a hablar ya de los actores, que se salen (no sólo Alfredo Landa, Miguel Rellán borda su papel), sino de la historia en sí misma.

Yo, que ya digo que no recordaba nada, vi la primera parte con interés. Me intrigaba saber dónde estaba la chica que Germán Areta, alias El Piojo (Alfredo Landa), tenía que buscar por encargo de su padre, me intrigaba averiguar en qué oscuros asuntos se había mezclado, por qué gente importante intentaba evitar que el detective siguiera con la investigación... Y me encantaba que todo se tratara desde el casticismo, avisando en alguna que otra ocasión de que "esto es España y yo no soy Humphrey Bogart", pero mostrando admiración y continuos homenajes al cine negro americano.

Y, lo prometo, cuando la trama se complica un poco más y llega uno de los importantes puntos de giro (no voy a decir cuál para no desvelar nada), me quedé pegado al sillón, absolutamente sorprendido por lo que acababa de ver. A partir de ahí, la última media hora más o menos, la película es de las de ver en reclinatorio. Germán Areta pasa a convertirse en uno de mis personajes favoritos desde ya.

Como muestra, os dejo aquí los siete minutos de presentación del personaje.

viernes, noviembre 23, 2007

La risa médica

Esta semana hemos dado el pistoletazo de salida. Con la pizarra de la decimoquinta temporada casi cerrada, cada guionista o pareja de guionistas empieza ya a pergeñar su primer capítulo. Mi compañero Juan y yo hemos sido agraciados con el cuarto.

Ya sabéis que sacamos las tramas de casi cualquier cosa que cae en nuestro poder: periódicos, informativos, otras series, películas, novelas, historias que nos cuentan, cosas que vemos por la calle, cómics, obras de teatro... Siendo así, dentro de un par de semanas tengo una cita ineludible con el teatro. Es lo bueno de esta profesión, que puedes estar viendo la tele, yendo al cine o al teatro y considerar que estás trabajando.

La cita es Garrick, la nueva obra del grupo Tricicle. En ella, los tres actores-cómicos-mimos se ponen una bata blanca y pretenden curar nuestros males a fuerza de hacernos reír. No es que vaya a copiarles en nada, ni que necesite ninguna excusa para ir a verlos, pero una cosa es segura, tras reír de buena gana, las ideas fluirán mucho mejor.

Y si no, que me quiten lo bailao.

miércoles, noviembre 21, 2007

Un pelirrojo genial

Volviendo a casa venía escuchando la radio y han dado la noticia: ha muerto Fernando Fernán Gómez.

No por esperada deja de ser una noticia triste. Aparte de la anécdota sobre su mal humor (que no deja de ser eso, una anécdota), este hombre es uno de los grandes artistas del siglo pasado. Actor, director, escritor, dramaturgo, académico, hablador...

Recuerdo que cuando estaba en tercero de carrera, estudiando lo que entonces llamábamos Imagen y Sonido, la asignatura de Narrativa dedicaba aquel año un ciclo a su carrera como director. Yo ya había visto El viaje a ninguna parte o El mar y el tiempo, pero allí descubrí maravillas como El extraño viaje, La vida por delante, La vida alrededor o El mundo sigue. Cada miércoles veíamos una película suya, y un par de veces, Fernando Fernán Gómez vino a darnos una charla (también fue Pedro Beltrán, uno de sus asiduos guionistas). No podría ahora poner en pie sobre qué nos habló, pero sí sé que salía de aquellas charlas embelesado, hipnotizado por su oratoria, agradecido de haber conocido, aunque fuera de aquella forma, a alguien así. Por aquel entonces hacía poco que se había emitido la serie Juncal (o se estaba emitiendo), y Fernando Fernán Gómez hacía una secuencia en la estación de mi pueblo. Aquella tontería supuso una especie de orgullo para mí.

Es un tópico, pero es verdad. Nos quedará siempre su obra, llena a rebosar de vida.

La tele, esa enfermedad

La mayoría de los días del año tiene asociado alguna dedicatoria a un tema específico. Se supone que con ello se intenta concienciar sobre algún problema: el día de la lepra, el día de la violencia de género, el día de la tuberculosis, el día de la epilepsia, el día del cáncer de pulmón,... o el día internacional de la televisión.

Sí, amiguitos, como una enfermedad más a la que hay que atacar, la tele tiene su día en el calendario. Es precisamente hoy, así que celebrémoslo de alguna manera. Yo lo haré viendo el capítulo de esta noche de Hospital Central. Vosotros, haced lo que queráis. Cada cual es muy libre incluso de apagar el aparato y marcharse a la habitación a leer (como haría Groucho Marx).

Pero lo importante es que hoy, además, es el día mundial de la filosofía (¿otra enfermedad?), el día internacional de la espina bífina, y el día nacional del ictus. Creo que no he leído nada sobre esto en ningún periódico.

Será porque hoy no he leído los periódicos.

martes, noviembre 20, 2007

Croquetas de caldo

Como hace tiempo que no cuelgo una receta, hoy voy a compensar poniendo una en formato texto-foto-vídeo. Hace algún tiempo os conté cómo preparar la masa para croquetas de pescado. En aquella ocasión era una masa fina. Hoy voy a hacer una con grumos, que a mí me encanta encontrar.

Tras preparar un caldito, lo mejor para aprovechar la carne y la verdura es apartarla y hacer croquetas con ellas. En este caso yo voy a usar morcillo (un cuarto de kilo más o menos), un chorizo casero suave, tocino, puerro, apio, zanahoria, y la carne de un trozo de espinazo. Esto (más algún hueso más) sirvió para hacer un delicioso caldo y hoy vamos a darles una segunda oportunidad. El post va a ir largo, así que relajáos y a la cocina.

Empezamos picando muy fino el morcillo que es lo que está más duro de todos los ingredientes.
A continuación añadimos lo demás, lo cortamos todo muy fino y chopeamos con el cuchillo para dejarlo lo más mezclado y pequeño posible.

Quedará una masa más o menos así:
Ahora cogemos una sartén grande, mejor tipo wok, ponemos aceite y dos dientes de ajo picados finamente.
Cuando los ajos empiecen a dorarse, añadimos la mezcla de verduras y carne para sofreírlo todo un poco.

Tras darles unas vueltecitas, el agua de las verduras se evapora. Es el momento de añadir la harina y tostarla un poco.

Seguimos moviendo todo de vez en cuando. Y llega el momento de añadir la leche.

Como había mucha cantidad de carne y de harina en la sartén, tuve que añadir otra taza y pico más de leche para que se absorbiera bien. Se trata de ir añadiendo poco a poco lo que pida la sartén, moviendo con bastante frecuencia.
De una apariencia líquida, más o menos así:
Pasamos a la consistencia deseada poco a poco:

Para ello, el único secreto es mover y mover.

Cuando vemos que la masa es un ente único, la masa está hecha. Sólo queda pasarlo a una bandeja y dejarla enfriar.

No os podréis quejar, hoy la receta está explicada pasito a pasito con todos su vídeos.

¡Salud!

Lo de Freddy Mercury

"¿Podemos hacer lo de Freddy Mercury?" Recuerdo que fue una pregunta que alguien le hizo al asesor médico de Hospital Central, y actual compañero mío en labores guionísticas, Juan Algarra, a los pocos días de mi llegada a esta serie. Juan, conocedor de la leyenda, lanzó una de sus socarronas risas y nos aclaró que todo aquello eran cuentos chinos (las risas de Juan ante tramas médicamente absurdas son ya míticas). Era la primera vez que yo oía hablar de aquella leyenda urbana. Al parecer, según contaban mis compañeros, Freddy Mercury acudía de vez en cuando al médico para que le sacara no sé cuantos litros de semen de su estómago. De todas formas, no creo que hubiera salido una trama muy familiar de aquella historia.

Ayer un primo mío me envió un enlace que me hizo recordar esta anéctoda: un post sobre leyendas urbanas musicales escrito por Quico Alsedo. Es curioso leerlo y recordar historias como la que afirma que Marilyn Mason es Paul el gafotas de Aquellos maravillosos años, o que La Oreja de Van Gogh (por fin disuelta) financiaba a ETA. Pasaos por allí. Lo de que Bunbury estuvo en Parchís puede no ser cierto, pero juraría que estuvo en Gominolas.

domingo, noviembre 18, 2007

Michael Clayton: cine para mayores

A Michael Clayton le falta algo para ser una película perfecta: humo.

Michael Clayton es un jinete solitario, un perdedor que hace muy bien su trabajo, un tipo duro en los límites de la legalidad. ¿Qué hace un personaje así sin un cigarrillo entre sus labios?

Aparte de esta nimiedad, la película utiliza un tema ya visto bastantes veces (las grandes corporaciones contra los ciudadanos) para contarlo de una manera muy atractiva. George Clooney interpreta a un "solucionador", una especie de Vic Mackey de la abogacía, que se enfrenta a un dilema clásico en estas películas: mi beneficio propio o el bien común a costa de perderlo todo. Y hasta ahí puedo leer.

Como la trama es en verdad bastante simple, el principio es intencionadamente confuso, para que el espectador vaya uniendo las piezas en su cabeza poco a poco. Consigue que te intereses, te metas en la historia y quieras más. Esta forma de contar convierte Michael Clayton, sobre todo, en una película adulta.

Salí de la proyección con una muy buena sensación. Había pasado dos estupendas horas de cine.

viernes, noviembre 16, 2007

Guateque privado: reservado el derecho de admisión

Todos sabemos ya que en el Ayuntamiento de Madrid parecen haber aparecido algunos casos de corrupción en la concesión de licencias, una de las funciones más claras de los ayuntamientos. Gallardón se ha llevado las manos a la cabeza cuando se ha enterado y ha propuesto la única solución que cabía esperar de un político como él: privatizar la concesión de licencias. Toma ya confianza en los cargos públicos.

No sabía yo que las empresas privadas estuvieran libres de corrupciones y que eran insobornables. Me imagino a un tipo con un local sin las garantías mínimas para ser abierto que se acerca con un saco de billetes al de la empresa privada y le dice: "ten, este montonazo de euros es para ti si me das la licencia", y al de otro diciendo: "no, no puedo... soy empresa privada, libre de pecado y puro como el aire de la sierra. A mí el dinero no me importa, sólo me importa hacer las cosas bien".

Si lo privado funciona así, habrá que aplicarlo a más sitios donde haya aparecido la corrupción. Tras Roldán, Guardia Civil privada, por ejemplo. O... ¿para qué han liado tanto en Marbella? Se hubiera solucionado todo poniendo una empresa al frente del ayuntamiento. Qué coño, hagamos política preventiva: nada de elecciones generales, a partir de ahora, un gobierno privado.

Viva el mal... viva el capital.

martes, noviembre 13, 2007

Vida después del 200

Pasó la resaca del 200. La vida sigue.

En septiembre os comentaba una trama del capítulo 201. Mañana podréis juzgar el resultado. Yo aún no lo he visto.

Poco a poco, nos encaminamos a ser la serie semanal con más capítulos de la televisión en España, record que batiremos el mes que viene. Justo un poco antes, a la altura del capítulo 203, yo cumpliré mi celebración particular, pues entonces llevaré cien capítulos trabajando en Hospital Central. Sí, desde el 103 (obviamente no desde su emisión, sino desde que se empezó a preparar la temporada ocho).

Me imagino que por muchas cosas que pasen en el capítulo 201 lo que más dará que hablar será la trama de Ester-Maca-Vero. Más que nada porque es el capítulo en que Ester coge la baja... y al toro por los cuernos.

Como hace dos meses desde que lo escribimos, mejor espero a que se emita para comentar algo sobre él, si es que tengo algo más que comentar.

lunes, noviembre 12, 2007

Esos pequeños detalles

Otra serie a la que llego tarde (pero llego) es Me llamo Earl. Este fin de semana me he visto siete u ocho episodios (qué maravilla los capítulos de veinte minutos, ¿cúando podremos hacerlos?) de la primera temporada. No voy a hablar sobre la serie, que ya hay muchos blogs que lo hacen, sino sobre un detalle que me ha llamado la atención.

En estos siete u ocho episodios no es infrecuente que haya una tele encendida en alguna habitación. Varias veces las imágenes que aparecen son de la misma serie o película: Pufnstuff. Me ha resultado curioso porque para mí su versión cine es una película con un significado especial. Ahora, cada vez que sale una tele, presto atención a ver qué está viendo Randy, el hermano de Earl.

Bueno, y para que esta entrada no quede demasiado infantil, os dejo con una imagen de portada de las dos actrices de esta serie.

Y la imagen se puede ampliar, para que no os quejéis.

sábado, noviembre 10, 2007

Botines

Hace poco, Hernán Casciari hablaba en su blog sobre las que para él son las diez mejores series argentinas de estos tiempos. En su lista el primer puesto es para Okupas, una serie que fue capaz de mantenernos en la oficina pegados a un monitor de ordenador, sentados sobre un mueble, e incluso de pie, para ver un capítulo después de cada comida, sobrecogidos, divertidos, acojonados, y con una especie de vergüenza en la mirada que reflejaba lo que todos pensábamos: ¿por qué aquí no nos dejan hacer series así?

Siguiendo el consejo del maestro, me bajé algunos capítulos de algunas de las series que recomienda. Ayer me vi el primero de Botines. Botines es a los robos en Argentina lo que La Huella del Crimen fue a los asesinatos en España, para entendernos.

El primer capítulo se ve del tirón, te deja pegado al asiento. No es que tenga grandes giros argumentales, ninguna sorpresa que te pille desprevenido, pero el relato es claro, directo, la realización no busca grandes alardes (lo hace una sola vez y canta mucho) y los actores están que se salen (a mí me encantó la voz del actor que hace de "El Perro", el narrador ciego; podría pasarme horas escuchándole).

En España, ya lo he dicho, hemos tenido experiencia en series de este tipo. Ahora que vuelven las chicas con calentadores y Los Héroes del Silencio llenan estadios, tal vez sea el momento de volver a hacer algo así.

jueves, noviembre 08, 2007

Papel impreso

Con tanto capítulo 200 y otros menesteres, casi no he comentado un evento bastante importante para mí en estos días: al fin he terminado la primera versión de mi primera novela. En verdad ya escribí alguna otra en mi juventud, pero esta es la primera vez que lo hago con intención de publicarla.

He sacado una copia en papel (316 páginas a doble espacio, arial 12) y la sensación es extraña. Ver ese tocho sobre tu mesa, con todo lo que llevas planeado, pensado y escrito durante casi dos años es lo más parecido a un parto que un hombre puede experimentar. Ahora la registraré, la leeré de nuevo (sobre el papel siempre se encuentran fallos que pasan desapercibidos cuando lees en pantalla), tal vez la pase a una correctora de estilo por lo que a mí se me pueda haber escapado,... y a moverla por ahí.

Como esa parte debe ser la más difícil, prefiero no volver a hablar de la novela en el blog de ahora en adelante, por no gafar su posible publicación. Pero si algún día consigo firmar un contrato con alguna editorial (cosa en la que confío, para qué nos vamos a engañar; pero es que si no confiara, ¿para qué moverla?), ya os contaré pelos y señales del proceso.

miércoles, noviembre 07, 2007

Cámara abierta en La 2


El próximo lunes, 12 de Noviembre, La 2 de Televisión Española inicia un nuevo programa dedicado al mundo de internet y los blogs: Cámara Abierta. Lo dirige Georgina Cisquella y lo realiza César Vallejo.

Parece que va a ser un programa bastante abierto a la participación. A priori la cosa tiene buena pinta, aunque, como todo lo que tiene buena pinta, su ubicación en la parrilla es a altas horas de la noche, a las doce y media. Al menos se emitirá tres días a la semana.

En un documento de la propia cadena, dicen: "Cámara abierta 2.0 permite descubrir todos los caminos más interesantes de la red , un contenedor universal para el periodismo, el cine, el arte, la videocreación, los emprendedores emergentes y las nuevas plataformas para cruzar ideas y culturas".

Quedáis avisados todos los blogueros para estar atentos a este espacio. En cuanto lo vea, volveré a hablar algo sobre él.

martes, noviembre 06, 2007

No news, good news

La máxima "No news, good news" no siempre es verdad. Ayer comenté que hoy os iba a hablar de la celebración de los doscientos capítulos de Hospital Central, pero si no lo he hecho durante todo el día es porque, la verdad, no tengo gran cosa que contar.

Llegamos allí, los actores posaron para los medios, entramos a la sala 18 del Kinépolis de la Ciudad de la Imagen (a pocos metros de Videomedia), se pasó el capítulo entre aplausos y risas. Terminó. Nos fuimos a tomar unas cervezas y unos canapés a un bar cercano, y a casa. Poco más.

Si acaso, os puedo contar que el capítulo que vimos ayer no es exactamente el que se va a emitir. Para celebrar el número redondo, muchos de los figurantes y figurantes con frase eran miembros del equipo: de dirección, de producción, de atrezzo, de maquillaje, de sonido, de guión, de montaje, etc. Cada vez que salía alguien del equipo diciendo su frase o simplemente pasando por detrás, los compañeros aplaudían y reían. Pero muchas de esas intervenciones se van a quitar porque si no el capítulo iría muy largo y es algo que sólo nos hace gracia a nosotros. Si los DVDs de Hospital Central se editaran como es debido, esta versión debería ir en el pack de la temporada catorce, si alguna vez saliera a la luz. Pero me temo que aquí no se cuida mucho ese tipo de detalles.

Por otro lado, Carmen me comenta que la agencia Europa Press dio la noticia haciendo referencia a que Carolina Cerezuela no fue al evento. Entiendo que pongan su atención en ese detalle teniendo en cuenta que su incorporación a la serie fue bastante mediática, pero allá ellos si eso es lo que quieren destacar. La verdad es que hubo un par de ausencias más (bueno, y la de Fátima, que no pudo asistir porque acaba de dar a luz este fin de semana, Felicidades, Fátima). Que falten sólo tres actores en una serie tan coral no está nada mal.

Y ya está, no me llevé la cámara y no hice fotos, así que creo que este post os da bastante menos de lo que esperabais, pero los que me leéis habitualmente ya sabéis que creo que las expectativas son malas consejeras.

lunes, noviembre 05, 2007

Pantalla grande

Dentro de un ratito nos vamos a ver el capítulo 200 a una sala de cine. No sé cómo será la sensación de ver a Vilches, Maca, Ester, Carlos, Rai, Lola, Héctor, Javier, Teresa, Alicia, Cruz, Rusti, Elisa, Santiago, Fran, Raúl, Mónica, Vero, Eva, Isabel, Claudia, Aimé, Róber, Guille,... en pantalla grande.

Allí estarán la mayoría de los actores y supongo que algún que otro periodista.

Hace mucho tiempo, nuestra compañera Adela tuvo la idea de estrenar el 200 en cine para una selección de seguidores de la serie, como premio por su fidelidad. Aquello cayó en el olvido (o más bien que nadie le hizo caso), pero hoy sí vamos a ver una parte de su idea desarrollada.

Mañana os contaré algo sobre el evento. Si tengo algo que contar.

domingo, noviembre 04, 2007

El asesinato de Jesse James: sentimientos encontrados

Acabo de ver El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford. Lo bueno de hablar de esta película es que no se puede reventar el argumento. Desde el segundo uno ya sabes que a Jesse James lo va a matar Robert Ford, así que no hay ningún peligro en seguir leyendo esto.

Durante la sesión he tenido sentimientos encontrados. Había ido bastante virgen al cine y no sabía qué tipo de película iba a encontrarme. Empezó y me di cuenta de que aquello iba de rollo intimista, de esas películas en que uno pide a otro que le pase la sal y el otro se lo piensa varios minutos antes de decidirse a hacerlo, una de esas películas en que se cuida mucho la fotografía para tapar que no hay mucho que contar. Me aburría, me daba sueño. Tenía ganas de que acabara.

Pero llegó un momento en que la película empezó a interesarme. No fue pronto, tal vez a la hora y cuarto o así (pero dura dos horas y cuarenta minutos). A partir de ese momento, el ritmo seguía siendo igual, los personajes seguían pensándose si pasaban o no la sal, pero ocurrían cosas en la pantalla, y lo que ocurría, ahora sí, me interesaba. Así pues, puedo decir que he visto dos películas en una, la primera me ha aburrido muchísimo, y la segunda me ha parecido muy interesante.

La cosa tiene una clara explicación. En todos los manuales de guión se habla de que al protagonista debe pasarle algo que le lleve a desear conseguir un objetivo. Es búsqueda será el motor del personaje y de la película. Normalmente, el suceso en cuestión ocurre a los pocos minutos. Aquí no. Durante más de una hora vemos sucesos aislados, vamos de un personaje a otro sin tener ni puñetera idea de quién es el protagonista (que no es Jesse James, sino Robert Ford). Tampoco tenemos ni idea de por qué nos cuentan determinadas cosas.

Pero llega un momento en que Robert Ford toma la determinación de que va a entregar a Jesse James. A partir de ahí, la película camina hacia un lugar, el espectador (o al menos yo) ya sabe a quién seguir. Y todo fluye, lento, pero fluido.

A mi alrededor la gente salía del cine echando pestes. Yo hubiera hecho lo mismo si la película se hubiera mantenido como la primera hora y pico, pero como la segunda parte me gustó, no sabía qué decir cuando mis amigos me preguntaron qué me había parecido.

Les diré que lean esto.

P.D.: Me olvidé comentar la anécdota. Pedro Almodóvar estaba en la misma sala que yo viendo la película.

jueves, noviembre 01, 2007

Espuma de making-of

Alguien ha colgado en youtube un momento de la grabación del capítulo 200 de Hospital Central. Son apenas catorce segundos del superaccidente que en él se ve. Aquí lo dejo para ir abriendo boca.


Ah, y el título de este post está inspirado por Ferrán Adriá.

martes, octubre 30, 2007

Diez inventos pasados del futuro

Hoy aparece en el 20 minutos un simpático artículo sobre los Diez grandes inventos de ficción, aunque más bien habría que decir de "ciencia-ficción".

Los inventos citados son:

- La máquna del tiempo.
- La realidad virtual.
- Robots gigantes y armaduras de combate.
- Naves espaciales.
- Reductor de tamaño.
- Robots asistentes y otros seres con inteligencia artificial.
- La invisibilidad.
- Productos en cápsulas.
- Pistolas, sables y escudos de luz.
- El teletransporte.

¿Qué inventos de ciencia ficción faltan en la lista? Yo añadiría, por ejemplo, el propulsor para volar cual pajarillo (tipo Rocketeer), o los automóviles aerodeslizados (que no es lo mismo que naves espaciales), o los intercambiadores de cerebro. Seguro que hay muchos más.

lunes, octubre 29, 2007

The Shield

En mi entorno me hablaban una y otra vez de The Shield para contar maravillas sobre ella. Yo me decía: "Ya está, ya la hemos cagado. Ahora pondré tantas expectativas en esta serie, que me parecerá una mierda". Pero aún así, las referencias eran tan buenas que no dudé en comprarme las dos primeras temporadas sin haber visto ni un solo minuto.

Ayer me terminé la primera temporada.

Y tenían razón.

¿Cuántas cosas pueden pasar en un capítulo de The Shield? ¿Cuántas veces te pueden dar un puñetazo en el estómago? ¿Cómo son capaces de sorprender así una y otra vez? Hay que tener valor para hacer una serie sin buenos ni malos, o más bien, en la que los buenos y los malos son los mismos. Y con ritmo. Y con unos actores estupendos. Y con unos guiones geniales. ¿Que a veces hay algún detallito que te canta, algún truco de guionista bastante obvio? ¿Y en qué serie no lo hay? Pero es que aquí no importa. Es justo y necesario.

Anoche era tarde, quería ver el penúltimo capítulo de la primera temporada e irme a dormir. No pudo ser. No podía quedarme así. Tuve que ver también el último. Ya quisieran hacer películas que te cogieran de esa forma por los cojones.

domingo, octubre 28, 2007

Monstruos del humor

Ayer empezó en La Primera (o La Uno, que así hay que llamarla ahora) el programa El Rey de la Comedia. Galahan lo comentaba en su blog. Mientras veía el programa yo le dejé un comentario diciéndole que uno de los concursantes me había recordado a Pepe da Rosa. Aunque él creía que lo decía como algo negativo, nada más lejos de mi intención. Pepe da Rosa tenía un humor que hoy ya no se lleva, pero que a mí me hizo pasar muy buenos ratos. A la gente más joven este señor no le sonará de nada, pero a los de mi generación, y más si son andaluces, esta sevillana les traerá gratísimos recuerdos.


Aunque no le queda nada lejos este rap flamenquito dedicado al malo de Dallas, J.R.


Snif... qué tiempos.

ACTUALIZACIÓN: Éste post sobre Pepe da Rosa y la tele no estaba completo sin la tercera canción del genial humorista sobre una serie: los tanguillos dedicados a V.

viernes, octubre 26, 2007

Autobombo

Hoy sí. Hoy es el día en que han salido nuestras fotos en el suplemento de televisión del Abc. Como tener un blog ya tiene cierto componente de ombliguismo, hoy miro el mío y el de mis compañeros y coloco aquí las dos páginas en las que salimos. Si pulsáis, se ven un poco más grandes.



Aprovecho para enmendar un par de imperfecciones. Primero, el apellido de Carmen es Llano, sin la "s", y segundo, Adela lleva en la serie desde su inicio, primero como script, pero no lleva dos años como guionista, ya que entró a formar parte del equipo de guión en torno al capítulo 50. Echad cálculos.

Vuelven los héroes

Ayer comencé a ver la segunda temporada de Héroes. Como no soy de atracones, sino de ir poco a poco, sólo me puse el primer episodio. Ya el último de la temporada anterior me decepcionó un poco, así que no sabía qué esperar de éste. Y la verdad es que ha seguido en la misma tónica: un poco de decepción. La serie es la misma, pero lo que me hacía tanta gracia en la primera temporada me suena ya repetitivo. Incluso Hiro se me hizo un poco payasete. De todas formas, sé que es una percepción personal, porque la serie sigue, por ahora, siendo la misma.

En el capítulo que vi ayer introdujeron algunos personajes nuevos (y no aparecieron algunos de los veteranos). Los hispanos deben tener bastante tirón en Estados Unidos porque uno de ellos es la nueva chica guapa, Dania Ramírez, que interpreta a Maya. Todos sus diálogos estaban en Español.
Eso sí, la serie sigue estupendamente hecha y con el mismo ritmo, con lo que seguiré viéndola y volveré a engancharme. Lo sé.

jueves, octubre 25, 2007

Cuéntame cosas atemporales

Ahora mismo estoy viendo el capítulo de hoy de Cuéntame cómo pasó y han cometido un grave error cronológico. Dicen que el capítulo está ambientado en 1975, pero en él el Ayuntamiento de Madrid organiza una manifestación en defensa de la patria porque siente que España amenaza con romperse.

Creo que se equivocaron y se han documentado en la COPE o La Razón, o algo así, de los últimos meses. Vamos, digo yo.

miércoles, octubre 24, 2007

Negocios en el extranjero

Se me olvidaba lo más importante de mi viaje a Amsterdam. Allí descubrí que a nuestro Presidente no le llega el sueldo y recurre a otros negocios europeos. El hombre se saca un sobresueldo diseñando bragas. ¿No me creéis? Pues aquí tenéis la prueba.

El paso del Ecuador

Esta noche pasamos el Ecuador de la decimocuarta temporada de Hospital Central. A partir de la semana que viene, comenzará la cuenta atrás. Para nosotros es algo bastante curioso: los capítulos están diseñados hace muchísimos meses, escritos hace algunos y relativamente olvidados en cuanto planteamos los siguientes. Así que ahora, mientras preparamos la temporada decimoquinta, lo que vosotros véis como el presente (el capítulo de cada semana) y el futuro (el avance, siempre tan comentado en los foros), para nosotros es algo del pasado.

En cuanto a la entrada sin título ni texto que sigue, no la borro porque ya tiene un comentario de Carmen, pero no sé si fue un espírutu burlón o que le dí a algún sitio indebido en la plantilla de blogger. Pero ahí quedará como mi post más corto.

.

martes, octubre 23, 2007

Primeras imágenes tras el maratón

Lo sé, lo sé, empiezo a estar un poquito pesado con el tema, pero esto del maratón es lo que tiene, que uno tiene que rentabilizarlo. Prometo tocar otros temas en breve, pero hoy, de momento, os dejo con dos imágenes del evento. La primera es algo muy íntimo de lo que no suele hablarse en los medios: la micción de antes de la carrera. Vamos, que si uno no sale bien meado, pues después la vejiga te va jugando malas pasadas.


Y ahora un cortito vídeo en el que se me ve calentando con un estilo poco saleroso, pero lo importante es calentar, no que te puntue el jurado de Mira quien baila.

domingo, octubre 21, 2007

Un largo día

A eso de las cuatro y media de la noche me desperté y no volví a conciliar el sue;o hasta pasadas las cinco. Después, a las siete y media me desperté, me levanté, me duché, desperté a mi chica y nos preparamos para afrontar mi prueba. El maratón empezaba a las diez y media de la ma;ana. A las nueve y media pasadas ya estábamos en el estadio olímpico de Amsterdam. El día parecía que iba a acompa;ar. Había, como dirían los hombres del tiempo, más claros que nubes.

Esta vez no cometí el error del a;o pasado y comencé trotando, disfrutando. Y aunque aceleré un pelín, seguí así, disfrutando del paisaje hasta más allá del medio maratón. La verdad es que la mayoría del recorrido es precioso, sobre todo la parte que rodea al río Amstel, con grandes extensiones verdes y (sí, Carmen), sus correspondientes vaquitas pastando. Pero también ovejas, gansos, cuervos, ponys...

Hasta el kilómetro veinticuatro, llevaba una media de seis minutos al kilómetro (un poquito menos quizá). Y tras pasarlo decidí acelerar un pelín más. Fui ganando minutos hasta el kilómetro treinta y cuatro más o menos, pero ahí las piernas empezaron a dolerme (una proeza, esto mismo me pasó el a;o pasado en el veinte). Volví a bajar el ritmo, pero ya había ganado bastante tiempo y lo mantuve. En fin, que acabé en el estadio olímpio con un tiempo bastante aceptable para mis posibilidades (de hecho, estoy muy contento con este tiempo): 4 horas, 04 minutos y 14 segundos.

Tras un poco de estiramiento y una sesión de hidratación a base de Gatorade, agua y cuartos de naranja, me tomé un perrito caliento y volvimos al piso que tenemos alquilado por estos días. Allí comimos algo más, una ducha y de vuelta a la calle, que por mucho que duelan las piernas, hay que ver algo más de Amsterdam.

Paseito en barco, cervecita de media tarde, visita de alguna zona que no conocíamos aún, cena ligera y a casita, a donde casi acabo de llegar. Ahora toca preparar la maleta, tomar una buena aspirina para ver si me disminuye el intenso dolor de piernas, y a dormir.

E... e... eso es todo, amigos.

sábado, octubre 20, 2007

A las puertas

Son las diez y veinte de la noche y ya estoy en capilla para descansar las piernas. Quedan doce horas para que empiece la carrera. Esta edición me está ocurriendo algo curioso. En Berlín, en el maratón pasado, toda la ciudad respiraba maratón, el ambiente del evento impregnaba cada rincón, pero en Amsterdam hay tanto turista por metro cuadrado, que la cosa apenas se nota. Tanto es así, que yo mismo apenas soy consciente del sufrimiento que me aguarda y hoy me he lanzado al ruedo y me he tomado alguna que otra cervecita. Pero es que uno no es de piedra y no puede resistir todas las tentaciones.

Me da a mí que me estoy resfriando porque noto cierta opresión en la cabeza y un leve dolor de garganta. Sólo espero poder resistir un día más sin caer del todo. El día ha sido soleado pero bastante frío, a ver cómo amanece ma^nana.

Recién aterrizado

No sé cómo acabaré este fin de semana, pero la cosa ha empezado bien. Nos hemos pillado un apartamento a la orilla de uno de los canales y hace media hora que estamos en él. Es todo un lujo la verdad, y tiene !hasta un ordenador con conexión a internet! (eso sí en el teclado no hay ni la ene con el rabito arriba ni signos de abrir exclamación o interrogación).

Es tarde y toca descansar, pero ma;ana (véis lo que os digo?)le haré algunas fotos que ya colgaré cuando vuelva a Madrid. Pues nada, que como tengo esto en "mi casa de Holanda", ya os iré contando si voy encontrando ratitos. La cosa no es tampoco fácil en exceso, porque todas las indicaciones de internet aparecen en holandés. Ahora mismo en la plantilla de este blog leo cosas como: berichtopties, bijvoorbeeld scooters, berich publiceren y muchos palabros más. Menos mal que me la conozco, que si no...

viernes, octubre 19, 2007

Buen fin de semana

Carmen me envía una variante del truco del post anterior. Aquí lo tenéis.


Con estas dos tonterías os dejo hasta la próxima. No sé si el fin de semana podré escribiros algo, porque esta tarde salgo para aquí:


Otra cosa, no estoy seguro, pero creo que este fin de semana salimos en el suplemento dominical del Abc. Que alguien me cuente si hemos quedado guapos, que no voy a poder comprarlo.

jueves, octubre 18, 2007

Sin caja ni serrucho

En cuanto vi que el mago rechaza a la primera mujer por bajita y elige a otra, ya sabía que la otra era un gancho. Pero aún así, el efecto es genial.


Bueno, tenía que decir que "las otras" eran un gancho. Pero el susto que se lleva la gente es genial. Yo no hubiera podido dormir esa noche. Digno de Freaks.

miércoles, octubre 17, 2007

Un chiste real

Hace poco Al escribía un post sobre un momento de la primera temporada de The office (versión BBC) en la que se decía que era delito quemar cualquier imagen de la Reina, pero en la que se veía un billete con la imagen ardiendo. En la segunda temporada hay otro momento en que se cuenta un chiste sobre una reunión de la familia real. Está en inglés, pero no lo he encontrado subtitulado. Después lo resumo.


El chiste es muy malo y más o menos sería:

Se reune la Familia Real para la cena de Navidad, y para matar el tiempo, Camila Parker Bowles dice "Vamos a jugar a las veinte preguntas, yo pienso algo y con veinte preguntas tenéis que averiguar qué es". Lo que ella está pensando es en la polla de un negro. El príncipe Phillips empieza: "¿Es más grande que un panecillo?" Camila responde "Sí". El príncipe Charles continúa: "¿Es algo que puedo meterme en la boca?". Camila responde "Sí". Y la Reina salta: "¿Es la polla de un negro?".
El chiste da mucho juego en el episodio, pero no por insultar a la monarquía, sino por considerarse zafio y racista. Ahora haced un ejercicio mental (y no voy a proponer que penséis en la polla de nadie). Imaginad que en una serie española un personaje cuenta insistentemente este chiste transformando a Camila por Letizia y poco más.

Ya.

La niña bonita

Dentro de poco Guillermo hablará de su capítulo de esta noche y también os lo comentará, pero me adelanto unos minutos a él.

Las últimas semanas el equipo de guionistas ha estado un poco disperso, según íbamos acabando los capítulos de la decimocuarta temporada algunos afortunados nos hemos tomado unos días de descanso, otros no han podido. Desde el lunes, volvemos a reunirnos todos alrededor de una pizarra en blanco con un montón de casilleros que rellenar.

El cambio más notable es que Alberto Grondona, nuestro coordinador, ha preferido descansar y se toma un tiempo sabático. Vuelve a la serie como coordinador Jorge Díaz. En verdad no es que vuelva, porque ha seguido escribiendo guiones, sino que retoma su función de coordinador, de la que también prefirió descansar durante un tiempo.

Por ahora todas las posibilidades están abiertas, el destino no está aún escrito, pero en eso andamos, porque en contra de lo que ocurre en la vida real, aquí sí hay un libro en el que los personajes pueden leer qué va a ocurrir con sus vidas, y se llama "continuidades de la decimoquinta temporada". En ficción, el destino existe. Lo que pasa es que para que se escriba, tenemos que reunirnos durante el próximo mes y medio.

P.D.: Me acabo de enterar por el blog de Guillermo de que es el cumpleaños de Lee. Así que:
Parabens pra você,
nesta data querida,
muitas felicidades,
muitos anos de vida.

(Obviamente, no tengo ni idea de portugués, así que esta versión del cumpleaños feliz la ha tecleado nada más y nada menos que el coordinador de la serie, Jorge. Felicidades, Lee).

lunes, octubre 15, 2007

Día del medio ambiente

Hoy es el Día de Acción del Blog y se supone que para unirse a esta jornada hay que tratar o promover alguna iniciativa relacionada con el medio ambiente. Vamos a hablar un poquito del Ayuntamiento de Madrid, que hace tiempo que no le damos vidilla.

No me preguntéis de dónde obtengo mis fuentes. Como no soy periodista, sino que simplemente escribo un blog, no he ido a contrastarlas. Lo que os voy a contar es algo oído off the record, pero bastante creíble. Resulta que el Ayuntamiento tenía destinada una partida presupuestaria para dar unos cursos de sostenibilidad a los chavales. Sin embargo, parece ser que últimamente se ha retirado este dinero y los cursos empiezan a suspenderse porque hay algo mucho más importante que educar a los jóvenes en el respeto al medio ambiente.

Tal vez, penséis, sea luchar contra la contaminación acústica, ya que según los últimos mapas de ruido, Madrid es una de las ciudades más ruidosas del mundo (si no la más). Pero no, eso no interesa que se sepa. A los madrileños nos gusta tener carreteras, autopistas, calles con números en lugar de nombres, obras de mejora, obras de ampliación, obras de restauración, obras de cimentación,... pero que no nos digan que aquí hay ruido, que eso ya lo sabemos.

Al parecer, se va a destinar la partida más importante del área de medioambiente del ayuntamiento de Madrid a combatir la contaminación "visual", que viene a traducirse en algo muy simple: quitar los graffitis. Vamos, que no digo yo que todos los graffitis sean bonitos, ni que no sea necesario limpiarlos, pero, ¿es ese el problema más grave -medioambientalmente hablando- de Madrid?

Ah, la señora que lleva este área se llama Doña Ana Botella, y es una mujer tradicional, a la que le gusta que su casa esté limpia y aparente aunque haya que guardar la mierda bajo la alfombra. Lo que pasa es que Madrid no es su casa, sino la de cuatro millones y pico más de personas.

O eso era lo que yo creía.

jueves, octubre 11, 2007

La compra de hoy

No sé por qué, pero últimamente me ha pillado el cuerpo como de Bruce Springsteen. Recuperé el Born in the USA y recomencé a escucharlo y cada vez me gusta más. Hoy mismo me he comprado el último disco: Magic. Ahora mismo, mientras escribo esto, le hago la primera escucha, voy por la cuarta canción y esto promete.

Pero hay algo que aunque sabía no deja de resultarme curioso. Aquí está la parte interior del disco.

Bien, entre esa gente, uno de los músicos nunca será un guitarrista para mí, porque yo, que he llegado tarde al Boss, lo he conocido antes como uno de los más carismáticos mafiosos de la panda de Tony Soprano. Sí, señoras y señores, es nada más y nada menos que Silvio Dante.

A mí no me engaña, este hombre no es músico, que yo lo he visto matar a sangre fría. Por favor, que alguien avise a Bruce Springsteen de con quién se junta, que es capaz de acabar descuartizado en algún vertedero.

Y hay gente que ya tiene las entradas para sus conciertos en España. ¿Y si le pido a Silvio que me consiga una?

Nostálgico collage pictórico-musical

Hoy me he encontrado en 20 minutos el vídeo que os pongo a continuación. Es una animación realizada con portadas de un montón de discos. Me ha resultado curioso y me ha hecho ver que los años van cayendo. Conozco la mayoría de estas portadas y apenas hay dos o tres de los últimos años.


Battle of The Bands - ZappInternet

Una de las mayores penas de lo de bajar canciones sería provocar que desaparecieran cosas como estas.

miércoles, octubre 10, 2007

Azúcar y canela

Esta noche se emite el capítulo 196 de Hospital Central, titulado Azúcar y canela. Como soy uno de los guionistas del episodio, me toca contar algo respecto a él.

El problema, como siempre, es que desde la fecha de escritura a la fecha de emisión pasa tanto tiempo que lo que queda en la memoria -antes de verlo- son apenas unos apuntes. Pero algo puedo contar.

El título del capítulo responde a un amuleto que emplea uno de los personajes episódicos, y resume bastante el tema más presente esta noche: la suerte. A mi compañero y a mí nos gusta dar cierta unidad a todas las tramas dentro de un paraguas único, un tema que los vertebre, siempre y cuando no resulte forzado ni falso.

En este capítulo también hay un guiño privado a dos personas de mi pueblo. Un personaje se llama Marcial Redondo, como un amigo de la época del instituto, y otro Rosa Martínez, como la novia de uno de mis hermanos. De algún lado hay que sacar los nombres.

Aparte de eso está el otro tema, el de Rai intentando ligar con Vero. De eso no os voy a contar nada y voy a dejar que descubráis qué pasa por vosotros mismos. Hasta esta noche quedará la incógnita: ¿lo conseguirá?, ¿se complicará aún más el trío Maca-Ester-Vero con la entrada de un elemento masculino?, ¿es capaz Rai de enamorarse?

Pero aunque sé que ese será el tema del que más se hablará, en el capítulo pasan muchas más cosas, y os aseguro que además de ellos también están: Mónica, Javier, Raúl, Teresa, Alicia, Aimé, Lola, Héctor, Isabel, Vilches (aún en Orense), Carlos, Claudia, y los oportunos personajes satélites. Y también les pasan cosas.

martes, octubre 09, 2007

Sicko

Antes que nada, conste que a mí me gustaron mucho Bowling for Columbine y Fahrenheit 9/11. Pues bien, este fin de semana vi Sicko, y aunque a ratos me gustó, me parece que deja en evidencia los principales defectos de Michael Moore.

Al conocer cómo funciona el sistema sanitario norteamericano, uno agradece vivir en un país con sanidad universal y gratuita y hay casos concretos que se cuentan en Sicko a los que uno no da crédito.

El principal problema para un europeo (o al menos para el europeo que escribe esto) ante la visión de esta película es que ver dos horas sobre la sanidad en Estados Unidos es demasiado. En los primeros tres cuartos de hora ya está todo dicho y después sigue dando vueltas a lo mismo una y otra vez. A esto hay que añadir cierto maniqueismo. Cuando viaja a Inglaterra o Francia parece que la sanidad en estos países es algo perfecto, maravilloso, un milagro. Y no digo que no esté bien, pero estoy seguro que los ingleses y franceses también tienen quejas.

Michael Moore toca el tema de la influencia de las industrias farmacéuticas en la política de su país, y cuando lo hace es una de las mejores partes del documental, pero tampoco profundiza demasiado y da datos sin más. Uno tiene que confiar en que lo que dice es verdad porque sí.

Pero hay algo que me echó para atrás. Aunque sea un documental, puede que alguien lo considere como adelanto del argumento, así que aviso, lo que voy a contar es parte de la película. Quien no quiera enterarse, que pase lo que está escrito en verde y ya está.

En un momento dado, habla sobre el tipo que tiene la más importante página anti Michael Moore, que no para de insultarle y pedir su cabeza. Este tipo puso un mensaje en su página en que decía que iba a tener que cerrarla porque su mujer había enfermado y no tenía medios para su tratamiento, así que necesitaba el dinero que le costaba mantener la página para destinarlo a su mujer. Michael Moore cuenta que no podía permitir eso y que envió un cheque anónimo por un pastoncio (ahora no recuerdo la cantidad, pero bastante). Parece que la mujer se recuperó y el tipo reabrió la página. Bien, y yo pregunto: ¿envió el cheque anónimo como acto altruista o para contarlo en la película? Me parece algo muy rastrero contarlo a todo el mundo, la verdad.

Ya está se acabó la sección revienta-películas. En la parte positiva, tiene un montaje ágil, sentido del humor, emoción, riesgo y algo de ficción, no nos engañemos. Y en la parte más positiva de todas, uno agradece no tener que depender de aquella desastrosa sanidad.

domingo, octubre 07, 2007

La nueva biblia

No, no voy a hablar de ninguna nueva religión para la que hay que dar grandes oraciones y grandes limosnas a sus creadores. Os voy a hablar de otra biblia. Para los no iniciados, resumiremos diciendo que la biblia es el documento en el que se aclara todo lo necesario para la creación de una nueva serie de televisión (también para un programa o incluso para una película).

La verdad es que he comenzando haciendo algo que la Biblia (la que se escribe con mayúsculas) no aconseja: mentir. Porque no soy yo el que va a hablar de este documento, sino que os voy a remitir al libro del que hablé el otro día: Cómo crear una serie de televisión de Gonzalo Toledano y Nuria Verde.

Una vez devorado, puedo contar que en él encontraréis, además de un buen surtido de anécdotas y curiosidades, una guía para escribir paso a paso la biblia para una serie nueva, con una serie de útiles consejos aprendidos con la experiencia.

El libro parte desde lo más primigenio, cómo encontrar una idea, hasta llegar a un capítulo en el que se dan una serie de pautas generales sobre cómo escribir el episodio piloto. Por el camino aprenderemos a comenzar con un pitch o eslogan y continuar con una sinopsis, a utilizar herramientas para la creación de personajes, a huír de tópicos y estereotipos, pero sin temer usarlos, a estructurar las tramas y a desarrollarlas, a reconocer qué tipo de serie queremos crear, a dar una somera explicación de los decorados, etc., etc.

Tal vez tras leer el libro uno no se convierta en Anthony Zuiker (el creador de la franquicia C.S.I., en la foto), pero quien no supiera antes cómo aproximarse a este mundo, ya tiene una herramienta para enviar a las productoras un documento que al menos leerán. Y para quienes ya estamos en el medio, nunca está de más un recordatorio de cosas que parecen sabidas pero que a veces conviene refrescar.