Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

martes, julio 04, 2006

Croquetas

Traigo una receta calentita, tan calentita que acabo de hacerla y las ilustraciones aún humean. Esta noche, vamos a preparar masa de croquetas.

Es algo fácil de hacer, pero muy trabajoso y para lo que hay que tener mucha paciencia, pero el resultado merece la pena y las croquetas que hacemos nosotros no tienen nada que ver con las que compramos congeladas.

En primer lugar, echamos un buen chorro de aceite de oliva en una sartén antiadherente (si no es antiadherente, la cosa se complica un poco). La ponemos al fuego y añadimos un buen puñado de harina. Lo siento, no sabría decir peso, pero lo suficiente para cubrir la base de la sartén o tal vez un poco más. Ahora vamos dando vueltas, para que el aceite caliente empape la harina y la fría un poco. Cuando ya la hemos frito unos minutitos, vamos añadiendo leche que hemos calentado previamente (para que no haga muchos grumos). Añadimos también sal al gusto.

Y movemos con una cuchara de palo, sin parar, aplastando los grumos para que se deshagan. Y movemos, y movemos. Cuando la harina va adsorbiendo la leche, añadimos más leche, poco a poco, y seguimos moviendo. Al principio nos parecerá que la cosa queda muy líquida, pero sólo es cuestión de seguir moviendo. Tenemos que estar bastante tiempo así, como un cuarto de hora.

Cuando la bechamel ya está más o menos hecha, aunque mejor si aún está un pelín líquida, añadimos lo que queramos para las croquetas: taquitos de jamón, pringá picada, etc. La que yo he hecho esta noche es de sopa de pescado, sí como se lee. Hice una sopa de pescado con uno de esos preparados que venden en La Sirena y que incluyen trozos de pescado, mejillones, gambas, chirlas, guisantes, zanahoria... Colé el caldo y del resto, aparté todo lo duro (cáscara de las chirlas y demás) y lo pasé por la turmix. Después pasé esa masa por un colador haciéndola pasar con ayuda de una mano de mortero, y esa masa resultante, le añadí a la bechamel.

Después a volver a mover. Tras un rato bastante líquido, la cosa empieza a coger forma. Así:


Y ahora, paciencia, un poco de música y a seguir moviendo. No sé cuanto tiempo, pero al rato, la masa empieza a coger más forma, a despegarse de la sartén (de ahí la importancia de que sea antiadherente, porque no se pega y nos permite descansar de mover de vez en cuando, si no, no se puede parar). Tras un rato, empezamos a ver ya una masa compacta, así:

Y cuando ya la masa se comporta como una unidad indivisible, es el tiempo justo para echarla a una fuente, cubrirla con un paño y dejarla reposar. Cuando se enfríe, habrá que meterla en la nevera.

Y mañana, nuevamente con tranquilidad, haremos croquetas con la mano (me gusta más hacerlas con las manos limpias que con una cuchara), las pasamos por huevo y pan rallado y listas. Podemos freírlas inmediatamente o congelarlas y freírlas cuando nos convenga.

6 comentarios:

Ainhoa dijo...

Joer, tío. Da gusto como te curras las recetas, con videos y todo. Así mola! Gracias por la receta.

Zero Neuronas dijo...

Je, je. Todo por vosotros. ;-)

Lee dijo...

Competition for José Andrés.Hehe.BTW,I love watching his cook show at TVE international. :)

Anónimo dijo...

Pues ya puestos, te doy mi versión de la misma receta: en vez de hacer la bechamel primero y añadirle luego lo-que-sea, salteas este lo-que-sea en un poco de aceite de oliva virgen y luego le añades la harina, y así ya tienes la bechamel ligada a los tropezones, más sabrosa. Y a la bechamel, aparte de su poquillo de sal, un poquito de nuez moscada.

alicia dijo...

Y que no soy anónima, soy Alicia. Cuando pruebes de aquesta manera a hacer las croquetas, me lo cuentas.

Zero Neuronas dijo...

Si te digo la verdad, también la he hecho de esa manera que me cuentas. Sobre todo cuando las hago de pringá. Echo al aceite unos ajitos en láminas, añado la pringá del cocido desmigada (tocino, pollo, ternera, la propia cebolla cocida, etc), le doy unas vueltas y después echo la harina. Al ratito, voy añadiendo leche y su pizca de sal. Lo que no le he hechado nunca es nuez moscada. Probaré.

Ah, y muchas gracias por tu sugerencia.