Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

martes, noviembre 27, 2012

Pollo con Níscalos

La receta de hoy es sencillita y de temporada.

Para el pollo con Níscalos yo utilicé dos dientes de ajo, una cebolla, medio puerro, una zanahoria, un cuarto de pimiento rojo, cinco o seis judías verdes, un cuarto de kilo de Nícalos, tres contramuslos y tres muslos de pollo.
Lo primero que hacemos es salar el pollo, pasarlo por harina y freírlo. No mucho tiempo, sólo lo necesario para sellarlo por fuera. 

Tras lavar la verdura y los Níscalos (dicen que no hay que lavarlos, pero yo no conozco otra forma de quitarle la tierra que con agua), se hace un sofrito con toda la verdura menos las setas. Cuando el sofrito ya está blando, se añaden los níscalos troceados, un poco de sal y se sigue sofriendo hasta que todo coge color.
En este momento, se añade el pollo y se mezcla todo bien durante unos minutos. Después se añade un buen vaso de vino blanco y agua hasta cubrir. Y se deja hervir para que el caldo vaya reduciendo.
Se deja hervir una media hora o tal vez un poco menos moviendo de vez en cuando, y ya está. Listo para servir.
Tenia tanta hambre que hice la foto cuando ya llevaba un par de trozos de pollo entre pecho y espalda. Doy fe de que estaba rico.

jueves, noviembre 15, 2012

Una reseña

Hace casi un año me entrevistaron en Radio Asturias sobre la publicación de mi primera novela, El caso del hada falsamente ahogada. Os dejé un enlace para que la escucharais si os apetecía.


En aquella entrevista conocí a Juan José Lage , un apasionado de la literatura juvenil (y de la literatura en general). Charlando con él tras el programa, acabamos hablando sobre Dickens. Yo le comenté que no hacía mucho que había finalizado La soledad de Charles Dickens, así que me pidió una reseña sobre esta novela para la edición monográfica que estaba preparando la revista Platero sobre el autor. Acepté encantado.

Hace un par de días me llegó la revista física a mi casa. Aquí tenéis mi reseña escaneada:

En el texto aseguro que leería más novelas de Dickens. Así fue. Hace poco más de un mes terminé de leer David Copperfield.

Por cierto, falta la última palabra, que no es otra que "fin". Y para quien no quiera dejarse la vista pero quiera leer la reseña, copio aquí el texto. Si lo quieres ver, dale a donde dice "más información":

lunes, noviembre 12, 2012

Caso 315

Hace poco os hablé de que había participado en un taller de teatro con Sanchís Sinisterra. Entre otras cosas dije que había conocido a gente muy implicada con el teatro. Eduardo Fuentes se encontraba entre ellos.

La semana pasada me avisó de que estrenaba una obra dirigida por él, un monólogo interpretado por Juan Díaz: Caso 315.

Allí que fui a ver qué me encontraba. Y vaya lo que me encontré. La obra cuenta en primera persona una experiencia real. Su origen lo narra mejor que yo Eduardo Haro Tecglen, que escribió una reseña cuando Eduardo Fuentes lo estrenó como actor. Podéis leerla aquí.

Resumiré diciendo que Caso 315 es en verdad un artículo aparecido en el dominical de El País en el año 87. En este artículo, Juan Egea, un cooperante español en Nicaragua, ponía sobre papel lo que le había contado un soldado sandinista, un soldado que había enloquecido por todo lo que había sufrido.

En los primeros cuatro o cinco minutos me chocó que Juan Díaz (tan español él y tan conocido por la tele) hablara con el ideolecto sudamericano, usando las palabras que se supone dijo aquel soldado, tal cual. Pero según avanzó el monólogo comprendí que no había otra forma de hacerlo, que si el texto se "españolizara" (con perdón), perdería todo su poder.

Es una obra sin apenas apoyo escénico, dura, que a ratos me hizo sentir incluso un poco de náuseas por la crudeza del relato. Lo que sufrió aquel pobre hombre con su mochila al hombro me ha hecho que ahora ver Dora la Exploradora me dé un poco de temor cada vez que va a hacer uso de su milagrosa mochila.

No es una obra de esas que terminan y te olvidas, debe ser durísima también para el actor. Pero está bien acudir a algo que te hagar remover de esa forma. Como dijo el propio Juan Díaz en los aplausos, estos monólogos también tienen que tener cabida en la escena. 

Ahora se van de gira, y empiezan por Galicia. Si veis anunciada la obra por vuestra localidad, no dudéis en acudir, es una experiencia única. Y si sois de Madrid, espero que vuelvan. Avisados quedáis.

sábado, noviembre 10, 2012

Arroz tres delicias casero

Hoy os traigo una comida que se tarda muy poco en hacer: el arroz tres delicias.

La receta no puedes er más simple: se compra un arroz tres delicias congelado y se rehoga...

No, obviamente era una broma, yo os propongo hacerlo vosotros mismos, que siempre queda mejor, se puede añadir el toque personal y es más satisfactorio comerlo. Para empezar, hacemos una tortilla francesa que quede finita, para que podamos cortala en tiras y cuadraditos posteriormente. 


Después picamos una cebolla y una zanahoria y la rehogamos. 

Cuando está el sofrito, cortamos en cuadraditos un par de lonchas de jamón york.
Las añadimos al sofrito y añadimos también un buen puñado de gambas. Pueden ser de esas congeladas. Como yo no tenía gambas en casa, descongelé varios palitos de cangrejo, los troceé y fue eso lo que añadí. Cuando esto también está rehogado, añadimos una latita pequeña de guisantes y dejamos hacer un poco más, pero muy poco. Por último, añadimos la tortilla cortada en cuadraditos y mezclamos.
Mientras hemos estado haciendo todo esto, hemos hervido el arroz (ya sabéis dos bueños puñados por persona y alguno de regalito más) y lo hemos escurrido. Ahora es el momento de incorporarlo, salarlo a nuestro gusto, mezclarlo todo muy bien y rehogarlo cuatro o cinco minutitos todo junto. Y listo para servir.
Eso sí, durante todo el proceso no está mal tener junto a nosotros a un amigo que nos ayudará a cocinar mejor. Un botellín de cerveza fresquita.



jueves, octubre 25, 2012

Tiempo libre

A todo se le puede encontrar su parte positiva. No tener trabajo (al menos remunerado) te ofrece la posibilidad de pasar mucho más tiempo con tu hija pequeña y disfrutar de sus primeros años. Pero también te da la oportunidad de buscar nuevos horizontes, formarte y conocer otras maneras de crear.

Hoy mismo termino un taller sobre apliciones móviles culturales. No sé si conseguiré ingresos gracias a él, pero al menos he conocido un mundo que me parecía bastante lejano y que resulta no serlo tanto.

La semana pasada, además, terminé un taller sobre dramaturgia impartido en la sede de la SGAE por el gran José Sanchis Sinisterra. Fueron tres semanas y pico en las que reavivé el placer de escribir por escribir, en las que dejé fluir a aquel niño que se sentaba frente a un papel y enlazaba palabras sin miedo a ser juzgado, en las que conocí a gente muy implicada con el teatro y que me hizo conocer otra perspectiva de lo que es crear, escaletar y dialogar.

Y si he citado al profesor del taller, no puedo dejar de manifestar mi admiración por alquien que con setenta y dos años muestra una gran pasión por lo que hace, ilusión por las novedades, empuje emprendedor, disposición hacia proyectos ajenos...

Al final, no va a estar tan mal eso de pertenecer a uno de esos casi seis millones de españoles de los que tanto se habla y tan poco se sabe. Eso sí, si alguien sabe de algún trabajo remunerado, que me llame, por favor. 



miércoles, septiembre 26, 2012

Una gran oportunidad

Con la que está cayendo, es normal que os olvidéis un poco de otras cosas no tan importantes, pero que os pueden hacer pasar un mes entretenido, un bálsamo contra una realidad que duele. O puede que no, que lo queráis convertir en una forma de expresar vuestra rabia ante esta realidad. Eso depende de cada uno. Porque una novela juvenil puede escribirse tanto sobre un mundo de fantasía, monstruos y hadas, como sobre los monstruos de la realidad, la prostitución o el paro.

Si quieres saber más sobre los temas que interesan en la novela juvenil, si quieres conocer reglas, trucos y consejos para acabar tu manuscrito con éxito, no lo dudes, la semana que viene da comienzo la segunda edición de mi taller sobre novela juvenil Página a página.

Aún estás a tiempo de apuntarte. Prometo unos días con algo de teoría, algo de práctica y mucha interacción entre nosotros. Y siempre cumplo lo que prometo, no como otros.

Os espero.

Para matricularos o pedir más información, enviad un correo a cursos@atrapavientos.es. 

jueves, septiembre 13, 2012

Lecciones de empresa con David Copperfield

¿Por qué triunfó David Copperfield? No lo digo yo, lo dice él mismo:

"He tenido mucha suerte en los asuntos de esta vida; muchas personas han trabajado más que yo sin tanto resultado; pero creo que nunca hubiera podido hacer lo que he hecho sin las costumbres de puntualidad y orden que empezaba a contraer y sobre todo sin la facultad que adquirí de concentrar toda la atención en un solo objeto, sin preocuparme por lo que tendría que hacer quizá al momento siguiente. [...] Lo que quiero decir sencillamente es que desde entonces todo lo que he tenido que hacer en este mundo he tratado de hacerlo bien; que me he dedicado por completo a lo que he emprendido, y que tanto en las cosas pequeñas como en las grandes he perseguido siempre seriamente mi objetivo. No creo que sea posible, ni aun a aquellos que tienen familias numerosas, conseguir el éxito si no unen a su talento natural cualidades sencillas, sólidas, laboriosas y sobre todo una legítima confianza en sí mismos. No hay nada en el mundo como querer".

Tomo nota.

martes, septiembre 11, 2012

Segunda página

No voy a deciros nada nuevo si os cuento que hace un año y pico publiqué una novela juvenil titulada El caso del hada falsamente ahogada, ni que antes del verano ofrecí un curso sobre la creación de novela juvenil. Pero sí os puedo recordar que dentro de veinte días comienza la segunda edición de este curso.

¿Qué podéis encontrar en el taller on-line Página a página? Algo muy sencillo pero que creo que no es tan fácil de encontrar: técnicas y trucos para avanzar en tu idea de novela sin desfallecer. Desde la creación de personajes hasta la elección del mejor final, pasando por la idea que da germen a todo y los giros necesarios para que la novela atrape. En un curso de un solo mes, parto de mi propia experiencia, añado un poco de teoría, hacemos una serie de ejercicios muy básicos y como por arte de magia podréis comenzar el proceso con mucha más seguridad, que no es poco. Y si me hacéis caso, os garantizo que llegaréis a acabar esa novela que ronda por vuestra cabeza.

Los alumnos de la edición anterior quedaron bastante satisfechos (o eso al menos me pareció, pero si no, aquí os ofrezco los comentarios para desmentirme) y me he propuesto que los de la de Octubre salgan aún más contentos.

¿Quieres comprobarlo?

Información: Aquí

Y si quieres ampliar la información o matricularte, envía un correo a cursos@atravapientos.es.

Nos vemos en Octubre. 

lunes, septiembre 10, 2012

Un blog para mamás, papás y todo lo demás.

Es una frase recurrente esa de que te piden un carnet para conducir o para manipular alimentos, pero no se pide carnet para tener hijos. De hecho es lo normal desde el inicio de los tiempos, y si hay humanidad es porque a ningún gobierno se le ha ocurrido la idea de legislar la paternidad/maternidad hasta ese punto.

No tener carnet, sin embargo, conlleva un pago en sí mismo, y es que los padres primerizos (entre los que me encuentro desde hace dos años), tenemos dudas sobre todo, nunca sabemos si lo estamos haciendo mal o bien, y vamos aprendiendo (o no) con la técnica del ensayo y error.

Desde hace muy poco, mi compamera María Cortés ha comenzado a publicar en la revista Semana un blog que lleva por título, precisamente Mami sin carnet.

Si tenéis hijos, no podéis dejar de seguirlo, seguro que nos va a servir de ayuda.

Si no tenéis hijos, tampoco está mal que echéis un vistazo, que la lectura entretenida está garantizada.

Suerte con este proyecto, María. 

martes, agosto 28, 2012

Teñida y en Botella

Parece que para que te contraten en el PP de Madrid no es malo tener parecido a la mujer de Aznar. ¿Quién es Ana Botella (Alcaldesa de Madrid a nuestro pesar) y quién Regina Plañiol (Consejera de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid)? ¿Quién gasta más en peluquería?



jueves, agosto 23, 2012

Las cosas de Palacio


Quienes tengan niños me entenderán a la primera, quienes no, puede que ni a la tercera. Hay veces en que vas a algún sitio público (restaurante, evento, museo, exposición…) con tu cría de dos años, y sientes que estás fuera de lugar, que molestas, que te has equivocado yendo allí con ella. Puede también que no quieras verlo así y pienses que la gente es muy intolerante, que si ellos tuvieran críos se ahorrarían esas miradas recriminatorias.

Esto viene a cuento por una reciente visita al Palacio de Segas, en Cudillero (Asturias). Al salir me dio la sensación de que habíamos sido un poco maltratados por el hecho de ir con niña, pero mientras esperaba junto a la taquilla para devolver audioguías y recoger bolsos y DNI’s, vi a tres personas más de diferentes grupos quejarse por motivos parecidos. Y no fueron más de cinco minutos de espera.

El sitio es muy bonito, pero desde aquí me cuidaría mucho de recomendarlo a nadie, no sólo con críos, sino a cualquiera que no quiera ser tratado como delincuente por el mero hecho de existir y dignarse a visitarlo.  

Para empezar, la entrada cuesta nueve euros. La niña de dos años no paga si va en brazos, pero si pone cualquiera de sus pies en el suelo, tendrá que pagar también esos nueve euros. Os juro que nos dijeron eso. Una norma absurda donde las haya. Es más, dijeron que bueno, que en el jardín “harían la vista gorda” y podría caminar. Vaya, pues muchas gracias por el detalle.

Después, te dicen que no puedes entrar con ningún bolso ni nada que se le parezca, todo lo tienes que dejar en una taquilla. Durante la espera que comenté antes, una mujer llevaba en la mano una especie de monederito, y cuando salía de la taquilla, la llamaron por la ventana diciéndole, “Eh, eh. No puede entrar con eso, tiene que dejarlo”. La mujer manifestó su indignación a sus acompañantes diciendo: “Esto es peor que Israel”. Algún motivo tendría para la comparación, pero creo que el sentido queda claro.  

No se puede hacer ninguna foto, ni con flash ni sin flash, ni dentro del edificio ni en el jardín. Dentro, vale, pero no entiendo qué mal puede hacer una foto sin flash en un enorme jardín. Tal vez teman que copiemos el estilo sin su permiso, o que le robemos su alma vegetal.

Nos dicen también que el carrito del bebé hay que dejarlo fuera del edificio, lo que reconozco que me parece de los más razonable. Entramos sin carrito y nos obligan a ponernos un par de patucos para no estropear el suelo. No sé qué suelo, porque nos dicen que no podemos salirnos de las alfombras. Es como ponerse un condón encima de otro condón. Pero bueno, si son cuidadosos con sus cosas, están en su derecho. Lo ridículo es que la vigilante nos dice “Eso sí, para subir a la segunda planta, pueden agarrarse de la barandilla”. Me dieron ganas de besarla por permitirme tocar algo tan indigno de mis manos.

Cuando estamos visitando la cuarta o quinta sala, la vigilante se nos acerca y nos dice: “Me han llamado de recepción, han visto por las cámaras que tienen cosas en el carrito que han dejado fuera. No se puede, tienen que llevar el carrito allí”. Yo salgo un poco mosqueado ya a llevar el carrito (que tiene que pasar por una zona de piedrecitas sueltas por la que hay que llevarlo arrastrando en lugar de empujando). Lo llevo a recepción, que no está nada cerca, y cuando llego allí y les digo que soy el del carrito, que vengo a dejarlo, me dicen que no, que allí no se puede quedar. Quien me conozca sabe que no soy mucho de enfadarme, pero ahí me enfadé y le dije que qué me decía, que no lo llevaba porque me apeteciera, que me habían sacado de la mitad de la visita para que lo hiciera.  El hombre me pidió perdón por el malentendido y me dijo que lo que tenía que hacer era guardar las cosas que había en el carrito dentro de una taquilla, que ellos no se responsabilizaban si alguien las robaba. No creo que la gente vaya a un sitio perdido del mundo a robar unas toallitas del Mercadona y un recambio de braguitas infantiles, pero bueno, si ellos piensan que la gente que va a visitarles sólo piensa en robar, algún motivo tendrán.

El caso es que metí las cosas en la taquilla y volví al edificio arrastrando de nuevo el carrito conmigo, con más ganas de salir ya de allí que de otra cosa. Seguimos con la visita y la vigilante, que nos ve con la cría en brazos todo el rato, nos dice que podemos dejarla en el suelo, que no pasa nada. Me entraron ganas de pedirles que unificaran criterios de una vez, pero lo único que hicimos fue terminar el recorrido con bastante rapidez, tocar la barandilla para poder contarlo a mis nietos y salir de allí.

Una visita rápida por los jardines (que vuelvo a reconocer que son preciosos, lo cortés no quita lo valiente), y de nuevo a recepción a, como ya dije, recoger los DNI’s. Además de la chica del comentario sobre Israel, en esos cinco minutos vi a otra mujer salir hacia su coche acompañada de una cría de unos diez años diciendo algo así como “qué impertinentes, qué se habrán creído”. Y a una pareja madura cercana a los sesenta, que salía comentando “No entiendo para qué tantas medidas de seguridad”.

Yo tampoco.

No me gusta nada esa gente que dice cosas como “eso en mi país no pasa” o “yo he estado en muchos sitios mejores que este”.  Pero me temo que voy a convertirme en algo que odio, porque yo he visitado palacios iguales o mejores que el Palacio de Selgas, públicos y privados, y nunca, nunca, he sentido que me trataran como si se vieran obligados a enseñármelo, como si mi presencia les molestara y desconfiaran de mí en todo momento.

Lo digo todo sin acritud, y si lo pongo en público es sólo porque creo que a los de Fort Knox les puede intesar hacer una visita para copiar sus métodos.

viernes, agosto 17, 2012

Y yo con estos pelos

¿Terminando el 17 de Agosto y yo sin haber escrito ni una entrada en el blog? ¿Qué está pasando aquí?

Hace dos o tres meses hice un curso sobre marketing en las redes sociales y una de las primeras cosas que nos dijeron fue que hay que tener un blog y escribir mucho en él. Me propuse retomar este espacio de escritura con asiduidad. Pero no ha sido así. Algo publico, pero no con la frecuencia que me era habitual.

¿Por qué? Bueno, estos días la culpa la tienen las vacaciones (o más bien debería decir los viajes a casas familiares, que no dejan tiempo para trastear demasiado en internet). Pero, ¿y antes?

Cuando me metí en Facebook, pensaba que esta red era para mi blog como se decía que iba a ser la tele para el cine. Y así fue, no tuvo ninguna incidencia. En verdad, escribía lo mismo o más porque lo que publicaba en blogger salía también en Facebook.

El verdadero enemigo de los blogs (o del mío al menos) es twitter. Antes, si me quería meter con Ana Botella (la alcaldesa, no la escritora) me curraba un poco un par de parrafitos (o tres, o cuatro, según diera el tema). Y me quedaba tan a gusto. Pero ahora, si me quiero meter con ella, me bastan y me sobran con 140 caracteres. Entonces, ¿para qué más?

El problema es que me gusta escribir, y prefiero cinco párrafos a ciento cuarenta caracteres. Pero el otro problema es que también soy un poco vago (o como dijo una vez un amigo mío, soy el vago más trabajador que conozco). Y escribir un tweet es mucho más rápido que escribir una parrafada. O debería serlo.

Por el camino se han quedado historias que me hubiera gustado escribir y que han sido plasmadas en un simple tweet. Como aquella de mi abuelo cuando se plantaba con un vaso duralex de esos de cuarto de litro lleno de vino tinto peleón hasta arriba y me hablaba de la guerra; poco, pero lo hacía. O cómo saboreando ese vino y quejándose de su acidez de estómago crónica (algo que he heredado) se lamentaba de que venía otra guerra en perspectiva porque los estudiantes se estaban manifestando. Y hablo de los años ochenta. Me podía haber enrollado con aquella historia en un post nostálgico y memorístico, pero el 16 de Julio me lo ventilé todo con un simple "Con las revueltas estudiantiles de los 80, mi abuelo decía que así empezó la guerra. Yo me reía. ¿Qué diría ahora? ¿Me seguiría riendo yo?".

Y no es lo mismo. Que no. 

jueves, julio 19, 2012

Comprar en el barrio

Si con todo lo que está cayendo las tiendas de barrio consiguen sobrevivir (no será gracias a la ayuda del Gobierno, eso desde luego), yo recomiendo visitarlas y comprar en ellas. ¿Por qué? Pues porque hoy me ha sucedido algo que extrañamente te puede suceder en una gran superficie.

Ayer hacía "musha caló", así que fui con mi mujer y mi hija a una piscina pública. Para un chapuzón, le pedí las gafas de nadar a mi mujer, y cuando intenté ponérmelas, la gomilla se rompió. Tal vez es que soy muy cabezón o tal vez la goma no estaba en buenas condiciones, aunque las gafas apenas tienen unos meses y son de buena marca.

El caso es que esta mañana me acerqué a Deportes Florencio, en el Paseo de Extremadura a preguntar si vendían gomillas sueltas.

Delante de mí entró una chica buscando zapatillas para correr. Ella dijo que era pronadora. El tal Florencio (supongo que es él), le dijo que sólo tenía zapatillas neutras, que no trabajaba pronación ni supinación, que eso lo podía encontrar en Deportes Marathinez o en tiendas así, pero que le saldrían más caras. Y le sacó una gama de buenas zapatillas a precios muy baratos diciendo "yo tengo cosas muy buenas". La verdad es que unas Mizuno a menos de cincuenta euros sí me parecen buenos precios.

Y me tocó a mí. Le cuento mi caso, y se extraña de la rotura alabando la marca. Dice que la trabajaba antes, pero que ya no. Y entonces recuerda que le llegó una partida de gafas que tenían roto un enganche, y que por pereza o porque iba a ser más lío que otra cosa, no las devolvió. Así que el tipo le quita una goma a una de esas gafas e intenta romperle un trozo de plástico que molesta para meterla en las mías, pero está muy duro, no lo consigue, y hay otro cliente esperando. Así que me dice, mira, tenlas y entretente en casa intentándolo tú. Y aquí viene lo mejor, me dice: "Te las regalo". Es la primera vez que entro en esta tienda y el tipo me regala algo que yo estaba dispuesto a comprar.

Y es que además, al ver lo que tenía que romper, yo le dije que esperaba no romper algo equivocado y que no pudiera después usarla, a lo que me dijo: "Si te pasa, vuelve y te regalo otra goma, tengo más".

Ya se ha ganado un cliente.

lunes, julio 16, 2012

Otra de adaptaciones

Ya dije hace un tiempo que estaba leyendo Grandes Esperanzas de Dickens. Lo terminé hace más de mes y medio, y la semana pasada decidí ver una adaptación de la que había oído hablar muy bien, la que hizo la BBC en tres capítulos.

Con la lectura muy reciente, la adaptación me pareció buena en cuanto a ambientación, pero extraña en otros aspectos que tienen que ver, supongo, con la toma de decisiones. Vale que eliminen algunos personajes, vale que cambien un poco la personalidad de otros (por ejemplo, Joe, el cuñado de Pip es un alma cándida en el original y aquí aparece con un poco más de decisión), vale que muchas acciones sean necesariamente resumidas y otras omitidas...

Pero lo que más me llamó la atención es la decisión en cuanto al tono. Mientras la lectura de la novela está cargada de ironía, de humor, de intriga, incluso de costumbrismo, la adaptación opta por un tono lóbrego, casi de género de terror, omitiendo por completo cualquier concesión a los demás.

En una adaptación siempre me había planteado que lo importante era la elección de qué personajes quitar y cuáles añadir, de qué tramas dejar y cuáles cambiar, pero me he dado cuenta que la elección del tono es tan importante como las decisiones argumentales. La misma novela se podía haber adaptado escogiendo sus partes humorísticas o costumbristas. Y habría sido igual de válida.

En definitiva, como ejercicio es bastante recomendable ver una adaptación justo después de haber leído la novela.

jueves, julio 12, 2012

Eso ni son recortes ni son nada

Tras el anuncio de ayer de los recortes que nos da nuestro bienamado gobierno, he llegado a una serie de conclusiones fundamentales:

1. La culpa del paro la tienen los parados. No basta con rebajarles la prestación a partir del sexto mes, yo los azotaría con un látigo para incentivarlos a buscar esos puestos de trabajo que están por ahí esperándolos sin nadie que los cubra.

2. Los discapacitados, enfermos y ancianos y la gente que los cuida molestan. Y encima no dejan crecer a esta economía nuestra. Habría que llevarlos al Teide, ponerlo en erupción y tirarlos a todos por el cráter como sacrificio a la Diosa Merkel.

3. Los ciudadanos estaban malacostumbrados. La gente se pensaba que los precios tan baratos de las cosas eran lo normal, y no, hija, no. En España las cosas casi se regalaban. No habría sólo que subir el IVA, yo crearía un impuesto nuevo (por ejemplo uno que grave el producto según su color) para recaudar un poco más, total, ya puestos.

4. Los funcionarios han estado de fiesta todos estos años. Obligaron al Estado a contratarles a punta de pistola y viven desde entonces disfrutando de un subsidio sin dar nada a cambio. ¿Qué es eso de quitarles la paga de Navidad? Yo los ahorcaría en las plazas de los pueblos para regocijo de ciudadanos y Pymes. Eso sí, habría que contratar los verdugos en el sector privado.

Tengo más medidas, pero no quiero mostrar todas mis cartas de una vez. Insto al señor Rajoy a que me llame y se las cuento. Y le pido que después me deje contarlas a mí en el Parlamento, que mi ilusión es recibir aplausos aún mayores que los que le dieron a él.

sábado, julio 07, 2012

Los curris, esa inspiración

La noticia más importante que leo hoy es que Fraggle Rock va a tener un spin off tomando a los Curris como protagonistas. Nada puede congratularme más.

Quien haya leído mi novela, El caso del hada falsamente ahogada, recordará que en ella aparecen unos pequeños personajes, los kilis, que trabajan afanosamente, a los que nadie da importancia y que (a estas alturas me da igual el spoiler) acaban teniendo un papel fundamental en la resolución.

Si digo esto es porque está claro que los curris fueron mi principal inspiración para crear a estos personajillos, yo ya confiaba en su importancia, en su papel protagónico. Ahora en Estados Unidos se han dado cuenta.

No sé si es que algún ejecutivo habrá echado un vistazo a mi novela. Recibo ofertas.
Los kilis según Rafa, un joven lector

jueves, junio 21, 2012

martes, junio 05, 2012

Promoción juvenil

Justo ayer os avisaba de que quedaba sólo una semana para el comienzo del taller de escritura de novela juvenil. Pues sólo un día después, hoy, os traigo una estupenda noticia. Si os matriculáis antes del viernes (día en que acaba el plazo de inscripción), la matrícula ¡¡OS SALDARÁ GRATIS!!

De esta forma si te matriculas, el curso te saldrá por 70 euros en lugar de los 100 anteriores. Un precio irrisorio para un curso de estas características. Un mes con atención personalizada a tu proyecto de novela juvenil.

Yo no dejaría pasar la oportunidad.

Ya sabes que puedes encontrar la información en la página de Facebook del curso. Y que podéis pedir más información y hacer la matrícula enviando un correo a cursos@atrapavientos.es.

Lo dicho: ¡Nos vemos el lunes!

lunes, junio 04, 2012

Queda muy poco

El lunes que viene arranca el Curso online en el que al fin aprenderás cómo afrontar la escritura de tu novela juvenil. En un solo mes de duración no vas a tenerla terminada cuando terminemos, pero te aseguro que tendrá las ideas mucho más claras y que al menos conocerás un método de trabajo que te permitirá llegar hasta el final sin desfallecer.

 Lo imparto yo mismo y he preparado unos temas amenos y unos ejercicios que no te robarán demasiado tiempo pero que te permitirán poner en claro tus ideas.

Quedan pocas plazas y la matriculación se cierra este viernes, yo que tú no lo dejaría pasar más. Tienes más información en el evento de Facebook del curso. Y puedes pedir aún más información o formalizar la matrícula enviando un correo a cursos@atrapavientos.es.

 ¡Nos vemos el lunes!

sábado, mayo 26, 2012

Soy un emprendedor

Este miércoles (día 30 de Mayo) se inaugura la feria de mi pueblo, Lora del Río. Al acto acudirá como invitado un loreño recién decubierto como tal que goza de enorme popularidad: Mario Vaquerizo.

Con motivo de la feria y fiestas populares, cada año el Ayuntamiento edita una revista bien maquetada, con buen papel, y con mucho contenido, obviamente en su mayoría de motivos locales, pero no exclusivamente.

Este año se ha editado también en formato digital (y se están digitalizando las revistas de los años anteriores, lo que se agradece enormemente). De esta forma, he podido leer la revista sin estar en Lora. Para mi sorpresa, cuando echaba un primer vistazo por encima, descubrí una imagen de la portada de mi novela. ¿Esto qué es?, pensé. En un primer momento sospeché que se trataba de la publicidad de alguna de las librerías de mi pueblo que incluía la novela, pero vi que no. Se trataba de un artículo de Luis M. Carrasco en que habla de los emprendedores de Lora, y me cita entre ellos por mi empeño en promocionar mi primera novela contra viento y marea y buscándome la vida. Se agradece mucho que me llame algo tan elogiado estos días como "emprendedor" y que me cite con ese cariño en su artículo. Para mí ha sido una estupenda sorpresa.

Si queréis leer el artículo, lo podéis hacer en su blog. Y si queréis hojear la revista, podéis hacerlo en el formato digital.

viernes, mayo 25, 2012

María en los barrios

El día de la madre, el pollero en el que compro pollo y huevos en el mercado de mi barrio regaló una clavelina con su macetita incluida a todo cliente que se gastara más de tres euros en su tienda. Hace unos días estaba yo comprando de nuevo en su negocio cuando salió a relucir el tema porque una señora no había recibido su plantita. La mujer se quejaba y el pollero le dijo que probablemente no había ido ese fin de semana por el mercado, porque había regalado las cuatrocientas plantas que había comprado. Como broma, el pollero añadió:

- El año que viene voy a regalar una plantita de marihuana.

Y todas las señoras empezaron entonces a comentar lo bonita que era la planta de marihuana. Vamos, que no era un vegetal desconocido para ninguna, y estoy hablando de señoras de barrio.

Lo mejor vino cuando una de ellas dijo, tocándose a una altura por encima de su barriga, comentó:

- Mi hijo tenía una en casa que me llegaba por aquí, pero cuando me enteré de lo que era empecé a echarle lejía hasta que se secó.

El costumbrismo español no ha muerto. Está en los mercados de barrio.

jueves, mayo 24, 2012

Alicia en El País

Mañana el periódico El País va a aumentar su tirada en Madrid. Creo que se van a vender como churros. ¿Por qué? Pues porque en el OnMadrid aparece un artículo escrito por un tal Antonio J. Cuevas, vamos sí, por mí mismo. Y como el OnMadrid no tiene edición digital (o eso creo), pues estáis todos los que vivís en Madrid obligados a comprarlo si queréis leerlo.

Es un artículo dentro de una sección que habla de cosas que pueden hacer los padres con sus hijos pequeños por estos pagos, y yo hablo de una experiencia con Alicia. ¿Queréis saber cuál? Pues mañana, al kiosko, y a leer.

Y ya me contaréis.

jueves, mayo 17, 2012

Privatizad, privatizad, malditos

Últimamente se leen o escuchan algunas cosas sobre lo público que me parecen tonterías, pero sobre todo que me parecen muy peligrosas. Cuando pretenden que los usuarios de coches tengan que pagar por ir por las autopistas, se utiliza el argumento de que ¿para qué van a tener que pagar por ellas personas que nunca las usan? Lo mismo empieza a ocurrir con la Sanidad, se dice que pague más quien más la use o quién más tiene o quien se ponga enfermo. Esa no es la idea que yo tengo de lo público. Y en la educación, ni te cuento.

Para que me entendáis. Ayer estaba con mi niña en un parque infantil, de esos que hay tantos desperdigados por Madrid. Montar todos esos toboganes, columpios, balancines, estructuras para trepar, etc., debe costar bastante. Y mantenerlos también. Por suerte, no hay ningún portero que nos pida dinero para entrar allí con nuestros hijos. Pero siguiendo el argumento anterior, no me extrañaría que pronto se oyeran voces que dijeran que para qué iban a tener que pagar con sus impuestos esos parques gente que no tiene ni espera tener hijos. Y si continuamos con esta lógica, se llegará a decir que para qué pagar con mis impuestos el cuidado de Parque Naturales si yo nunca los visito, o por qué pagar a la policía si yo nunca robo y nunca me van a robar porque me pago mi propia seguridad privada, o para qué pagar con mis impuestos a los políticos si yo nunca voto.

En fin, que me parece muy absurda y peligrosa esta ola de liberalismo y exaltación de lo privado.

miércoles, mayo 16, 2012

Escribe tu propia novela juenvil

Escribir una novela juvenil no es asunto de niños. Además de una buena idea, hay que tener constancia, buen uso del lenguaje (obviamente), y recursos para sorprender. Si quieres lanzarte a escribir una pero no terminas de atreverte, te propongo un curso ameno, con ejercicios prácticos no demasiado complicados y muchos trucos y consejos para que termines tu novela con éxito. Solamente dura un mes y te va a dar las claves para que consigas llegar al final. El curso comienza el 11 de Junio.

Anímate. ( INFÓRMATE AQUÍ).

Para más información o para inscribirte, envía un correo a cursos@atrapavientos.es

martes, mayo 15, 2012

Parecidos pitufables

Hace tiempo que no pongo una de parecidos razonables, pero últimamente me sentía muy azul y ya sé por qué. Cada vez me identifico más con los Pitufos, y es porque hay un señor que me persigue. En verdad, nos persigue a todos. Pongo primero la imagen real para compararlo y acabo con la imagen dibujada. Creo que no hace falta presentarlos, pero por si acaso, el que vive en España es el primero.

martes, mayo 01, 2012

Grandes esperanzas (que es lo único que nos queda)

Hace una semana comencé a leer mi primera novela de Dickens. Me decidí por Grandes Esperanzas porque había oído hablar bien y no había visto ninguna adaptación cinematográfica, por lo que podía llegar virgen a su lectura. La verdad es que esperaba algo serio, decimonónico en el sentido aburrido del término, pero me estoy encontrando una novela con una retranca irónica muy divertida y entretenidísima. Pero si escribo esta entrada no es para decir que la estoy leyendo (que también), sino para copiar un parrafito. Dickens lo aplica a una investigación criminal, pero cuando lo leí pensé que eso mismo estaba ocurriendo hoy día con la situación económica:
La policía mandada desde Londres frecuentó los alrededores de la casa por espacio de una o dos semanas e hizo todo cuanto yo había oído y leído con referencia a casos semejantes. Prendieron a varios inocentes, siguieron pistas falsas y persistieron en hacer concordar las circunstancias con las ideas, en vez de tratar de deducir ideas de las circunstancias.
Creo que eso es lo que están haciendo hoy en día todos los gobiernos. No se fijan en la realidad para decidir qué hay que hacer, sino que deciden qué hay que hacer para ver si la realidad se ajusta a su ideal. Así nos va.

Y Dickens nació hace doscientos años.

domingo, abril 22, 2012

Un elfo en el metro

Ayer se creó un nuevo record que, por ser la primera vez, tendrá que ir batiéndose en años sucesivos. Se trataba del primer record de lectores en el metro de la Comunidad de Madrid. Mira que a mí hacerle la más mínima publicidad al metro en estos momentos no me gusta mucho, pero un acto de fomento de la lectura sí me parece interesante, así que allí me planté. ¿Qué libro llevé? Pues bueno, pensé, si el metro se va a hacer publicidad, ¿por qué no intento yo hacerme también un poquito de publicidad, aunque sea minúscula? Así que me llevé mi novela, El caso del hada falsamente ahogada. Ahí me podéis ver, en primera línea de la foto, con la novela en ristre. Casi no se percibe, pero está.
En la página de La noche de los libros, en el enlace del record, está la foto y se puede ampliar bastante, para que podáis ver si conocéis a alguien por ahí.

viernes, abril 20, 2012

Café para nadie

No sé por qué nos quejamos tanto. La subida de las medicinas supondrá solamente dejar de tomar cuatro o cinco cafelitos al mes. La gasolina también sube, pero serán sólo dos o tres cafés menos cada vez que llenemos el depósito. El recibo de la luz vendrá más abultado, pero nada, cinco o seis cafés menos al mes y arreglado. Ah, y el gas, eso es insignificante, otros dos o tres cafés al mes. El IBI sube, pero eso no será ni un café al mes, quejicas. Y en Madrid el transporte público sube, pero no exageremos, otros seis o siete cafés menos al mes y solucionado. Con la subida del IRPF los sueldos han bajado (para los cuatro afortunados que tienen trabajo), pero no hay nada que no se solucione dejando de tomar seis o siete cafés más al mes. Y si el chaval quiere ir a la universidad, pues nada, me quito treinta o cuarenta cafés al mes y allá que va.

Lo que no entiendo es por qué no se han manisfestado ya los importadores de café.

miércoles, abril 18, 2012

El rey y yo (otra vez)

Con tantas noticias sobre nuestro rey (¿debo escribirlo en mayúsculas?) me he dado cuenta de que la opinión que tengo sobre él no ha variado desde que tengo once o doce años, que fue la edad con la que me ocurrió la anécdota que cuento en mis memorias de infancia, Memorias de un mindundi. Os ahorro el trabajo de buscar entre sus páginas y os coloco aquí el texto que escribí:

Un organismo oficial con el patrocinio de una entidad bancaria organizó un concurso de redacción que partía de niveles locales para ir pasando a provinciales y no sé si más allá de autonómicos.

Como siempre me gustó escribir, yo fui uno de los tres alumnos que mi colegio envió a ese concurso.

La mecánica era sencilla: te sentabas en un aula, separado de tus compañeros como para un examen, llegaba un profesor con un sobre, lo abría y nos proponía el tema. Después nos daba un tiempo para escribir sobre ese tema. Y ya está. A esperar la decisión del jurado.

Allí estaba yo, impaciente por saber sobre qué utilizar mi retorcida retórica cuando llegó el profesor, abrió el sobre... y mi mundo se derrumbó. El tema era algo tan absurdo como "El Rey de España".

No es que tuviera unas ideas políticas muy claras, pero aquello me pareció tan aburrido que me hice republicano al instante. Recuerdo que comencé mi redacción con algo así como "¿Para qué sirve un rey? Veo carteles, fotos, anuncios, mas no hallo respuesta clara a mi pregunta". Y de ahí en adelante, todo era una crítica a una institución a la que no veía mucho sentido.

Con el 23F aún reciente y la democracia dando sus primeros pasos, aquello no fue una estrategia muy buena si lo que pretendía era ganar el concurso. Obviamente, me dieron el premio de consolación y nada más (este premio, por cierto, era una novela de José María Gironella). Yo sabía que el jurado había mirado más el contenido que la redacción, y aprendí que para ganar tendría que haber escrito lo que ellos querían leer.

Pero me quedé muy a gustito.
Pues eso, que no era por volver a hacer publicidad de mis memorias, es que la actualidad me lo pedía.

miércoles, abril 11, 2012

Precios olímpicos

Faemino y Cansado tenían un sketch en el que decían que en una lucha entre un charcutero y un neurocirujano, el neurocirujano tenía las de ganar, porque te daba un golpe de tal forma que no notabas el efecto hasta pasados varios años.

Esperanza Aguirre es una neurocirujana. Cuando fue Ministra de Cultura se hizo la tonta, pero era un golpe para caer bien, para hacerse entrañable... para llegar a la presidencia de España. Como llegó un candidato con más pinta de pardillo que ella, no le salió del todo bien y se ha quedado en Madrid, por suerte para las demás autonomías.

En Agosto de 2011 subió el transporte. Yo vaticiné que volvería a hacerlo en Enero de 2012. Me equivoqué, pero por poco. Lo vuelve a subir en Mayo, que es el mes de las fiestas de Madrid.

Pero como Esperancita es una neurocirujana, yo me he dado cuenta de que no lo sube por fastidiar a los madrileños, ni para potenciar la crisis (ahora los suyos están en el poder, o eso parece), ni para hacer caja. Lo hace para preparar Madrid de cara a los Juegos Olímpicos de 2020.

Esperanza quiere que para esa fecha todos los madrileños estemos en forma, así que sube el transporte público para que vayamos caminando, o incluso para que compremos una bicicleta, que en sólo un par de meses tendremos más que amortizada viendo el precio del abono mensual.

Pero no acaba ahí su intención, que los neurocirujanos tienen muchos estudios. Esperanza quiere potenciar nuevos deportes que serán olímpicos para la fecha y así garantizará que nos llevemos todas las medallas. Se creará el salto de torno de metro, la carrera desesperada ante policía uniformada y el deporte estrella, el apedreamiento y quema de organismos públicos. Sólo los creadores de las Olimpiadas, los griegos, nos pueden arrebatar algunas de estas medallas.

Pero llegaremos entrenados.

(Al hilo de todo esto, resulta curioso volver a leer esta entrada que escribí hace seis años).

martes, abril 10, 2012

Froilan y yo

Hoy me siento más cerca de la Casa Real. ¿Por qué? Basta echar un vistazo a este texto extraído de mis memorias de infancia.

Mi abuelo era cazador. No un cazador empedernido, pero tenía una escopeta de perdigones. Por si alguien no lo sabe, esta escopeta se carga con cartuchos de perdigones, que disparan un motón de bolitas de plomo (o algo así), con lo que el tiro se expande y el alcance no es puntual, sino que abarca una amplia zona. Yo no soy cazador, pero creo que la usaba para cazar perdices (y si no es así, que alguien me lo haga saber).

El caso es que un día estábamos mi hermano y yo en el patio de casa de mis abuelos, y mi abuelo, con esa intención de todas las personas mayores de inculcar sus gustos en sus descendientes, nos ofreció a mi hermano y a mí la posibilidad de dar unos disparos. Vamos, como en la América profunda.

Nos fuimos al corral y nos puso a una distancia prudencial de un cazo viejo de hojalata. Allí que me planté, al más puro estilo John Wayne, y apunté como mejor sabía. A pocos metros a la izquierda del cazo, mi abuela había tendido la colada. Todas sus enormes bragas blancas estaban allí, secándose al sol. ¿Qué pudo ocurrir? Obviamente, ningún perdigón dio en el cazo. En su lugar, transformé varias de las bragas en bragas "de agujeritos". Mi abuela se enfadó mucho con mi abuelo, pero mientras más le reñía ella, más me reía yo. Aquello me hizo mucha gracia.

Este texto pertenece a Memorias de un mindundi. Si aún no las has leído, te las puedes descargar completamente gratis.

miércoles, abril 04, 2012

Siete añitos

El próximo once de abril hará justo siete años que comencé a escribir este blog. A veces lo hago con más asiduidad, a veces con menos, pero siempre lo intento mantener vivo. ¿Por qué? Supongo que por ese componente de egocentrismo, los que escribimos blogs queremos pensar que hay gente a la que le interesa lo que publicas.

Pero si miro el ranking de páginas de entrada, parece que lo que actualmente más interesa de este blog no son mis críticas u opiniones sobre la actualidad, ni mis interminables menciones a mi novela, ni mis consejos o reflexiones sobre guión. No, la entrada que más visitas tiene de este blog, con mucha diferencia, es una sobre trucos para conservar la coliflor y para que no suelte olor al cocerla. Y la segunda entrada más vista es una sobre trucos para freír berenjenas.

Parece que he ayudado a mucha gente en sus cocinas. Mi ego puede darse por satisfecho.

martes, abril 03, 2012

El personaje sorpresa

Desde principios de año o finales del anterior (más o menos) vengo escribiendo la segunda novela protagonizada por Growyn, el elfo detective. Algo que me ha ocurrido recientemente con ella me da pie a hacer una reflexión aquí sobre un aspecto del proceso creativo, un aspecto que llamaré: el personaje sorpresa.

Mi método de trabajo se basa en hacer una estructura antes de comenzar a redactar. En esa estructura ya sé los grandes acontecimientos de la novela, en qué orden se van a suceder y aparecen ya los personajes principales. Eso no quiere decir que redactar sea un proceso mecánico y rutinario, al contrario, cuando voy escribiendo, la propia acción me va guiando y muchas veces me tengo que apartar del esquema previo y reorientarlo todo, aunque siempre intento que la historia vuelva a converger con la estructura marcada más pronto que tarde.

Según voy escribiendo voy pasando los capítulos a la gran Ade, que lo lee y me anima a seguir. El otro día me comentó que echaba en falta algo, yo creí que tenía razón y de pronto creé a un personaje para cubrir ese algo que ella me comentó. Lo que ocurre es que ahora el personaje creado ha irrumpido en la novela como un elefante en una cacharrería. Como no había pensado antes en él, me detuve un poco a darle forma, a crearlo, a darle un pasado... Y de pronto me he llevado una sorpresa. Este personaje no puede aparecer sólo para un capítulo, tiene que seguir con los demás personaje, conmigo, con el lector.

Este personaje me va a obligar a replantear muchas cosas de ese esquema que yo ya tenía apuntadito en un documento de word. Pero no os creáis que todo esto es un engorro. Muy al contrario, este personaje ya tiene vida propia y habla por sí mismo, y me gusta cómo habla, me gusta lo que tiene que contar, me gusta lo que puede ocurrirle. Y yo mismo me pregunto a dónde conducirá la historia, pero será mejor que deje que las cosas ocurran. Ahora me lo estoy pasando mucho mejor cuando me siento al ordenador.

Escribir puede ser maravilloso.

jueves, marzo 22, 2012

Feliz aniversario

El menda, firmando un ejemplar.
En marzo de 2011 se ponía a la venta, El caso del hada falsamente ahogada, una novela pequeña, sin grandes pretensiones, bueno a no ser que entretener se considere una gran pretensión. Quería escribir una entrada sobre este aniversario, cuando me he encontrado que tanto tiempo después (en esto de la edición un libro de un año parece ya una antigualla), aún he encontrado una reseña nueva en la red. Y me ha parecido un excelente regalo de cumpleaños.

El blog Suspiros del viento hace una crítica de la novela en que la pone bastante bien.

La autora de la reseña llegó a la novela gracias a la crítica aparecida en El Templo de las Mil Puertas, por lo que de nuevo les agradezco que se hicieran eco en su día de esta obra (ya lo hice personalmente a Javier Ruescas cuando coincidimos en un Tiramisú entre libros). Lo que más me gusta de la crítica que hacen es cuando dicen: "Es muy entretenida y se lee en apenas unas horas, ya que, en cuanto te enganchas, es imposible soltarlo".

Pues ya está, si he conseguido eso con algunos lectores, puedo sentirme plenamente satisfecho.

Muchas gracias por este regalazo.

Ahora, lo que más deseo es no defraudar con la segunda aventura de Growyn, actualmente en el horno. Pero eso será en el futuro.

jueves, marzo 15, 2012

Amazonas dormidas

Hace ya unos meses acudí a una reunión de Tiramisú entre libros a presentar mi novela El caso del hada falsamente ahogada. Ya comenté que fue una reunión muy agradable donde conocí a gente muy interesante. Entre ellas a Judith Bosch.

Ella fue la invitada que presentó su novela justo después de la mía, y gracias a esa diferencia tan radical de estilos y temáticas se inició un pequeño debate que creo muy interesante: ¿debe ser la literatura juvenil de evasión o puede plasmar asuntos trascendentales? Personalmente, creo que es un debate falso. Los dos estilos pueden coexistir sin problemas. A nadie se le ocurre inicar un debate similar en la literatura adulta.

Leí Amazonas dormidas hace ya algún tiempo. Quise hablar del libro, pero lo dejé y se me fue pasando la cercanía. Aún así, creo que merece la pena hacerlo ahora, sobre todo porque merece la pena darlo a conocer. Amazonas dormidas cuenta la historia de Leila, una hija de prostituta que quiere abandonar el ambiente que le ha tocado vivir y que tendrá que luchar contra sus circunstancias. Una circunstancias nada fáciles de llevar.

En lugar de lanzarme a hacer una crítica, recomiendo leer la que hizo Soledad Gallardo para Anika entre libros.

Como en este blog se habla bastante de televisión, debo reconocer que a mí me gustó mucho un recurso muy televisivo, muy de reportero. La novela se cuenta en tercera persona, pero de vez en cuando aparecen las voces de diversos personajes secundarios que se expresan en primera persona, como si respondieran a un periodista. Este recurso da aire a la narración y además le dota de un realismo aún mayor. Que la historia se ubique en un lugar real y muy concreto (el barrio del Lugo en Las Palmas de Gran Canaria) otorga aún más realismo y tiene el efecto de convertir una historia muy particular en algo muy universal.

Amazonas dormidas toca un tema muy duro, pero su lectura no se hace dura. En el fondo subyace la ilusión por la vida y la esperanza por un futuro mejor.

Si no eres joven, no importa, este libro no tiene edad.

lunes, marzo 12, 2012

El guionista indignado

Normalmente hago caso al título de la columna de Jorge Díaz (por cierto, con novela a la vista en sólo tres días) y no me significo mucho. En este blog puedo meterme con Gallardón, con Esperanza Aguirre, con políticos del PP o del PSOE, pero rara vez (creo que nunca) me meto con la mano que me da de comer. El problema es que esa mano cada vez da menos comida. O ninguna.

Y empiezo a estar indignado.

Hace unas semanas hablaba con otro amigo guionista con el que vinimos a recordar que nuestro trabajo siempre ha sido inseguro. Siempre hemos trabajado con contratos cortos que se acababan a los pocos meses y tenías que empezar a buscarte la vida de nuevo. Pero antes, durante esos pocos meses te pagaban bien. Ahora los contratos son aún más cortos, cuesta mucho más encontrar uno nuevo y encima pagan menos de la mitad que hace años.

Eso, cuando pagan.

Y aquí viene lo indignante.

En este trabajo nuestro de guionista, cada vez es más frecuente encontrarte con productoras que te piden un proyecto sin pagar nada a cambio, con el único compromiso de que si lo venden, tú formarás parte del equipo. ¡Faltaría más! El gran problema es que el trabajo intelectual no se valora, las horas, días, semanas o meses que puedas estar creando un proyecto no son nada porque parece que crear es algo que se hace sin esfuerzo.

Recogiendo aquel absurdo ejemplo del panadero que siempre se pone para hablar de la propiedad intelectual (eso de que el panadero no da su pan gratis), las productoras quieren que seamos como panaderos que nos pasemos toda la noche descargando harina, amasando, modelando, amasando… Y que cuando tengamos el pan, se lo pasemos a ellos. Si lo venden, nos darán un mínimo porcentaje. Si no lo venden, el pan se tirará a la basura y nos quedaremos sin un euro y sin poder venderlo en otro lugar, porque ya lo habrán dado a probar y estará mordisqueado por todos los posibles clientes.

Y para colmo de la indignación, me llega el rumor de que una productora está contratando a un equipo para trabajar durante un mes en un piloto sin pagar nada. El compromiso vuelve a ser contratar a los que han hecho el piloto si consiguen venderlo. Pero encima con un sueldo ridículo, y encima sin pagar ese mes currado, que se da por perdido de todas todas.

¿A dónde estamos llegando? Antes se curraba gratis en los cortos de los amigos y cosas así, pero, ¿profesionalmente? Si no nos valoran, ¿cómo van a obtener buenos productos?

No quería significarme, pero es que por algún lado tenía que reventar.

viernes, marzo 02, 2012

Entrevista no tan perturbada

Esto es un suma y sigue. Tras la entrevista que me hizo Arantxa Serantes, ayer salió publicada una nueva entrevista realizada a un servidor.

Esta vez ha sido en el blog de Rafael González, Párrafos perturbados. De nuevo ha sido un placer responder. Si queréis saber un poco más no sólo sobre la novela El caso del hada falsamente ahogada, sino también un poco más sobre mí, sólo tenéis que pasar por allí y leerla. El enlace está AQUÍ.

lunes, febrero 27, 2012

Cuando Sally mordió a Harry

Vi Cuando Harry encontró a Sally sin saber nada de ella, en un cine de verano de sesión doble, y me encantó. Se convirtió en una película que vi un millón de veces. En mi viaje a Nueva York no pudo faltar la visita al local donde Sally finge el orgasmo. Vamos, que me ha hecho mucha gracia esta broma.

Se pueden poner substítulos, están en el lateral.

viernes, febrero 24, 2012

Continuará: cómo crear una serie juvenil

Los que me conocéis o seguís este blog, ya sabéis que soy guionista, es probable que también sepáis que hace unos años creé junto a varios compañeros de profesión la empresa de creación de contenidos audiovisuales Primera Versión.

Pues si me conocéis, tengo el mismo perfil que el profesor de un curso de creación de series juveniles que comienza el 12 de Marzo en la plataforma Atrapavientos. Y el perfil es idéntico al mío porque yo seré ese profesor.

He preparado el curso para que sea fundamentalmente práctico, para que empecemos a crear y a escribir desde el primer minuto, pero como mi experiencia anterior en cursos on-line me ha enseñado que la gente suele tener poco tiempo, tampoco voy a atosigar. Empezaremos con ejercicios sencillos que no lleven mucho tiempo y poco a poco iremos aumentando la "dificultad", pero el progreso será tal que casi no nos daremos cuenta. Y creo que he preparado un curso ameno y divertido de hacer.

Como el curso es práctico, no puedo atender a muchos alumnos, así que el tope estaré en diez inscritos. No se admitirán más porque es la única manera de garantizar que puedo atenderos a todos.

Así que ya lo sabéis, el curso se llama Continuará. Podéis pedir más información o hacer la matricular en el correo cursos@atrapavientos.es.

jueves, febrero 16, 2012

Entrevistado en Galicia.

Febrero va pasando y yo casi no publico por aquí. Pero ahora tengo una buena excusa para retomar este blog. Hoy ha salido publicada una entrevista que me ha hecho Arantxa Serantes en su propio blog dentro de El Correo gallego.

En ella me pregunta por mi novela El caso del hada falsametne ahogada, pero también por mi opinión sobre la autoedición y otras cosas. Si queréis leerla, sólo tenéis que pulsar aquí.

miércoles, febrero 01, 2012

Imagen mental

El otro día conté una vieja anécdota a una amiga. Os la cuento y después os digo por qué.

Como toda buena historia, comienza con un "hace ya muchos años", pero es que fue así, hace ya muchos años, en la época en que yo acababa de terminar mis estudios, pusimos un contestador automático en el teléfono. Era una época tan antigua que no teníamos móviles ni existía el servicio contestador de Telefónica.

En aquellos contestadores, tú podías grabar el mensaje que quisieras. A mí me gustaba poner mensajes supuestamente ingeniosos e ir cambiándolos cada pocos meses. Uno de ellos decía algo así:

"Ahora mismo un tipo fuerte, calvo y de dos metros y pico me tiene atado y me está apuntando con una escopeta de cañón recortado, por lo que me resulta un poco difícil contestarte. Deja tu mensaje después de la señal, a ver si puedo oírlo algún día. Y si puedes hacerme el favor de llamar a la policía..."

¿Dónde está la anécdota? No, nadie llamó a la policía. De hecho, esa última frase no sé si estaba o es un recuerdo inventado. La anécdota está en que mucha, muchísima gente, me decía "Qué gracia el mensaje ese que has puesto en tu contestador del NEGRO que te está apuntando con una escopeta".

¿Negro? ¿Qué negro? ¿A vosotros también os ha pasado? ¿También os habéis imaginado que el tipo era negro? Si os fijáis, no hacía ni una sola referencia al color de su piel. Qué cosas tiene nuestro cerebro... Lo curioso es que cuando oímos una historia, la tenemos que visualizar, y me da a mí que el cine norteamericano nos ha influido en eso mucho más de lo que pensamos.

domingo, enero 29, 2012

Parecidos razonables transoceánicos

Seguimos con otra de parecidos razonables. Por casualidad, me he topado con el cartel de El monje y creía que la protagonizaba Ricardo Darín. Pero al ver el texto, he leído que no, que el protagonista es Vicent Cassel. Así que aquí os dejo el parecido.

martes, enero 24, 2012

Mi reino por un empleo

Traduzco del ruso un texto que he encontrado por ahí y a lo mejor le puede interesar a algunos políticos patrios:

"Estimados señores, somos una empresa dedicada a la trata humana que buscamos ubicación para implantar un pujante negocio. Necesitamos locales, cobertura y apoyo institucional, pero a cambio podemos crear más de dos millones de puestos de trabajo. Crearemos toda una red de empresas dedicadas a facilitar los más diversos vicios: solitarios, voyeurs, sexo con personas de cualquier edad, orgias y bukakes, sado, escatología, zoofilia y todo lo que la mente humana sea capaz de pensar. Un negocio que siempre va bien y que podrá sacar de la crisis a muchísima gente. Sólo requerimos que las administraciones nos dejen hacer a nuestro antojo y que cambien la normativa que haya que cambiar.Gracias".

¿Cómo? Vaya, me dicen que el texto es falso. Vaya desilusión. En fin, espero que nadie se haya emocionado al leerlo, sobre todo la Señora Aguirre. Bueno, menos mal que ella y la señora Botella tienen otra empresa a la que ofrecerle el oro y el moro y que van a poder cambiar toda la normativa legal para que Madrid se llene de ludópatas y luces de neón (esas que quería prohibir Gallardón). Eso sí, a cambio tendremos doscientos mil puestos de trabajo. Al final, parece que ese es el único rasero de medir. Pues si todo vale por el empleo, a lo mejor la propuesta del falso ruso no es tan mala idea.

lunes, enero 23, 2012

Sopa de pescado de la suegra

Hoy voy a dar la receta de la sopa que hice ayer, una receta que a mí me dio mi suegra estas navidades. Aunque pueda parecer un poco trabajosa, es fácil y sale muy rica. Empecemos.

En una olla se echa rape (puede ser media cabeza, o medio kilo de huesos de rape, o un buen trozo de rape con hueso para que dé sabor) y otras raspas y cabezas de pescado que tengamos guardadas (o compradas para la ocasión). Cabezas y raspa de merluza o de pescadilla, por ejemplo. Se llena la olla de agua, se echa sal y se pone a hervir.
Cuando arranca a hervir, se deja un cuarto de hora y se retira del fuego. Sacamos el pescado y lo dejamos enfriar en un plato. En la olla sólo dejamos el caldo. Yo lo cuelo para quitar algunas impurezas que quedan por ahí.

En una sartén, se hace un sofrito con mucha verdura: dos cebollas, un par de dientes de ajo, una zanahoria, un pimiento rojo, un puerro…

Cuando el sofrito está hecho, se tritura. A este triturado añadimos un trozo de pan duro y un poco de caldo. Se tritura todo junto y se añade al caldo que tenemos en la olla.
Cogemos también unos langostinos crudos, les quitamos las cabezas y los pelamos. En la pescadería a la que fui no tenían ese día langostinos crudos, así que yo la hice con gambas grandes. Las cáscaras y las cabezas las echamos en una sartén y las sofreímos. Añadimos un chorrito de coñac y dejamos reducir un poco.
Entonces también trituramos esto con la batidora. Se puede pasar un tamizador para echarlo en el caldo. Pero si no tenemos tamizador (como es mi caso), podemos usar un colador e ir dando con el mango del mortero para que se vaya colando sin que pasen las cáscaras. Eso sí, hay que sumergir un poco el colador en el caldo para que vaya pasando más fácilmente.
Ahora cogemos el pescado que teníamos apartado y que estará frío. Con las manos desmenuzamos y sacamos toda la carne, sin que pase ninguna espina. Sacamos todo lo blanco en trocitos pequeños y lo echamos al caldo.
Por último, con el caldo sólo templadito o frío echamos los langostinos pelados y (si queremos) unas cuantas almejas que hemos tenido en remojo y limpiado de arenilla. Lo dejamos que vuelva a hervir para que las almejas se abran y los langostinos se cuezan, y ya está. Una rica sopa de pescado.
Y aquí está el resultado cuando ya le había metido varias veces la cuchara al plato. Es que estaba tan rico que no pude resistirme y por poco me olvido de hacer la foto.

jueves, enero 19, 2012

Los Piratas circulares. Entrevista a Rafael Estrada

Gracias a que me invitaron a participar en las jornadas de Tiramisú entre libros sobre literatura juvenil, pude conocer a mucha gente muy interesante. Entre los escritores de juvenil, conocí a Rafael Estrada, que acudía para presentar su novela Los Piratas circulares.

Los Piratas Circulares es una novela de esas que se leen en poco tiempo, y no sólo porque es breve, sino porque sabe atraparte y hacer que desees continuar con un capítulo cada vez que acabas el anterior.

Según contó Rafael en su presentación, el primer título que barajó fue Escuela de piratas, pero era un título que ya existía. Creo que ya os queda claro de qué va la novela, efectivamente: de una escuela en que se enseña a los chavales a ser piratas. Lo curioso es que el barco escuela no está en alta mar, sino en medio de un bosque. La novela está llena de aventuras, de misterio, de aprendizaje, de acción... Al leerla, sentí que recuperaba el espíritu de aquellas novelas y películas juveniles de los ochenta.

Y encima, tiene sorpresa final.

Pero para hablar de la novela, nadie mejor que el autor. Os dejo con una breve entrevista.

1.- Para empezar conociéndote un poco a ti antes que a tu novela, quería resolver una duda. Eres dibujante o ilustrador y escritor. ¿Qué fue antes, el huevo de los dibujos o la gallina de la escritura?

Lo primero fue el huevo de los dibujos. Me quedaba con la boca abierta admirando las portadas de las revistas de cómic que después dibujaba. De esa manera empecé a aprender. En 1980 me presenté a un concurso nacional de cómic, convocado por la revista de ciencia ficción 1984 y gané el primer premio. Eso hizo que decidiera buscarme la vida con el dibujo y que la CF se convirtiera en mi género favorito. Cinco años después nació Alba, mi sobrina, y al siguiente Elia, mi hija. Ellas fueron las que provocaron a la gallina de la escritura, porque empecé a escribir literatura infantil para aprovechar esas historias que les contaba para entretenerlas.

2.- Y entre estas dos disciplinas, ¿te sientes más un dibujante que escribe, un escritor que dibuja o simplemente un creador que se expresa en dos medios?

Estoy dividido en dos, como el Dr. Jekill, pero no me quejo, porque cuando me canso de una cosa me voy a la otra. No suelo dibujar y escribir al mismo tiempo. No son compatibles. Cuando dibujo busco formas y colores, en los que me sumerjo y me pierdo buscando una armonía, es una mezcla entre jugar y estar con la cabeza en las nubes; cuando escribo estoy más consciente de mi mismo, de las emociones que afloran por lo que cuento, que me obligan a reaccionar, a tomar partido, a decidir qué es lo mejor y lo peor. Dibujando me pierdo y escribiendo me encuentro.

3.- Ahora vamos con tu novela Los Piratas Circulares. En su presentación comentaste que querías hacer un homenaje a La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson. En este blog suelo hablar sobre el proceso creativo. ¿Puedes contar cómo es este proceso desde que decides hacer un homenaje hasta que comienzas a hacer este homenaje en concreto? ¿Se quedaron otras ideas por el camino?

Después de leer La isla del tesoro, se me metió en la cabeza que tenía que escribir algo de piratas, por la aventura misma y por la forma de escribir de Stevenson, que te lleva de un capítulo a otro sin que te des cuenta. Como no sabía nada sobre barcos, empecé a leer las novelas que tenía a mano en casa y en la biblioteca del barrio: El tesoro de Morgan, La taza de oro, Long John Silver, Robinson Crusoe, etcétera, para ir apuntando en una libreta los términos marineros y buscar en Internet su significado. Al mismo tiempo veía películas de piratas, con lápiz y papel siempre a mano, leía libros sobre historia de la piratería, apuntaba los nombres de los piratas más famosos y buscaba en la Red sus biografías. Tardé en documentarme aproximadamente dos años, mientras ordenaba las notas e iba dando forma a la historia que quería contar. Cuando tuve la documentación ordenada en formato de diccionario, para facilitarme el trabajo, empecé a escribir la novela y a los seis meses ya estaba terminada. Siempre se quedan fuera buenas ideas, pero si entorpecen el ritmo narrativo o distraen de lo esencial hay que eliminarlas aunque sea doloroso. Mis novelas tienen un número de páginas cuando las termino y unas cuantas menos cuando las corrijo.

4.- A mí me ha parecido una novela que se puede leer a cualquier edad. Cuando escribías, ¿pensabas que te dirigías a un público fundamentalmente juvenil?

Sabía que me dirigía a un público juvenil porque trabajo con editoriales de literatura infantil, pero la novela la escribí teniendo en cuenta únicamente que el lenguaje debía de ser claro y accesible para cualquier lector, ya que tenía que impresionar a mi hija, que por aquel entonces debía tener once años. Sin embargo, tengo que reconocer que Los piratas circulares la escribí para recrearme y jugar con los tópicos del género, para divertirme, o sea, para mí mismo.

5.- ¿Te has inspirado en alguna ciudad real para crear Portobel o sus referencias son más literarias que reales?

Son literarias y están más en la mente del lector que en la novela, ya que apenas describo el pueblo: un poco de bruma, unos perros ladrando al anochecer y un camino de grava, le añadimos el eco de unos pasos, alguien llamando a una puerta y ya tenemos un pueblo. Esa es la magia de la literatura, que activa la biblioteca de la imaginación.

6.- No voy a desvelar nada sobre la novela, pero cuando acabé de leerla, me quedé con ganas de seguir con sus personajes, de vivir un poco más con ellos. ¿Hay una segunda parte en perspectiva?

Cuando terminé de escribirla estaba hasta las narices de piratas y barcos. Tengo material para una segunda parte, porque cuando te documentas durante tanto tiempo surgen ideas a barullo, escoges las que crees que son mejores, pero quedan otras, por si algún día necesitas recurrir a ellas para otro libro, o por si te da la vena y decides continuarla. Me he preguntado alguna vez sobre si me apetece una posible continuación o una versión extendida, pero todavía no me he contestado.

7.- En este blog también se habla mucho (o debería hacerlo) sobre guión. Creo que de Los Piratas Circulares saldría una estupenda película juvenil de aventuras. ¿Te has planteado adaptarla?

Sería un sueño verla en una pantalla de cine, pero no me he planteado adaptarla, entre otras cosas, porque me parece muy complicado. ¿Cómo se pasa una novela a formato guión sin desvirtuarla? No tengo ni idea. Por cierto, tú eres guionista, ¿no? Hazlo tú. Podrías presentarle la idea a Spielberg y, si sale, nos repartimos el botín.

8.- Bueno, si Spielberg lee este blog, que nos lo haga saber y pague un adelanto, je je. Bueno, ahora, te dejo espacio para que recomiendes la lectura de Los Piratas Circulares diciendo lo que te venga en gana.

¿Qué puedo decir yo que no suene a spam? Si te vale, amigo lector, puedo contarte que la escribí con pasión, que algunos de los personajes existen en la realidad, que mi hija no quería que se la leyera, pero cuando le terminé el primer capítulo no dejó que me fuera y tuve que terminarla de un tirón, que mis amigos dicen que engancha, cosa que intenté que así fuera, que la última vez que la leí me siguió gustando. Esas son mis razones, pero hay una más: la excelente portada del ilustrador valenciano Carlos NCT, que ha sabido captar a la perfección el ambiente y el tono de la novela.
El narrador es un muchacho de 13 años, que cuenta su propia historia desde el momento en que fue señalado por un pirata. Comienza en Portobel, la noche que fue secuestrado a la edad de 7 años, ante la impotencia de sus padres, que no se atrevieron a hacer nada para protegerle. Desde ese momento pasa a formar parte de Galeón, una peculiar escuela de piratas. Allí conoce a otros que, como él, sufren el mismo destino… Hay un montón de aventuras. Viajarás en un galeón, te empaparán las tormentas, te perderás en la jungla e irás descubriendo numerosos secretos que forman parte de la trama, entre ellos la motivación del capitán Gársen para fundar esa escuela.
Si eso no es suficiente para que te interese leerla, hombrecillo de tierra, más vale que te pongas en franquía y navegues todo lo rápido que sepas, patán, porque te buscaré por todos los océanos y no pararé hasta encontrarte, beberme tu sangre y pasarte por la quilla. ¿Te has enterado, rata?

Pues avisados quedáis. Y si queréis saber mucho más sobre terminología marítima y pirata, podéis echar un vistazo al Diccionario pirata que preparó Rafael Estrada.

Y leer su novela, claro.