Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

lunes, noviembre 12, 2012

Caso 315

Hace poco os hablé de que había participado en un taller de teatro con Sanchís Sinisterra. Entre otras cosas dije que había conocido a gente muy implicada con el teatro. Eduardo Fuentes se encontraba entre ellos.

La semana pasada me avisó de que estrenaba una obra dirigida por él, un monólogo interpretado por Juan Díaz: Caso 315.

Allí que fui a ver qué me encontraba. Y vaya lo que me encontré. La obra cuenta en primera persona una experiencia real. Su origen lo narra mejor que yo Eduardo Haro Tecglen, que escribió una reseña cuando Eduardo Fuentes lo estrenó como actor. Podéis leerla aquí.

Resumiré diciendo que Caso 315 es en verdad un artículo aparecido en el dominical de El País en el año 87. En este artículo, Juan Egea, un cooperante español en Nicaragua, ponía sobre papel lo que le había contado un soldado sandinista, un soldado que había enloquecido por todo lo que había sufrido.

En los primeros cuatro o cinco minutos me chocó que Juan Díaz (tan español él y tan conocido por la tele) hablara con el ideolecto sudamericano, usando las palabras que se supone dijo aquel soldado, tal cual. Pero según avanzó el monólogo comprendí que no había otra forma de hacerlo, que si el texto se "españolizara" (con perdón), perdería todo su poder.

Es una obra sin apenas apoyo escénico, dura, que a ratos me hizo sentir incluso un poco de náuseas por la crudeza del relato. Lo que sufrió aquel pobre hombre con su mochila al hombro me ha hecho que ahora ver Dora la Exploradora me dé un poco de temor cada vez que va a hacer uso de su milagrosa mochila.

No es una obra de esas que terminan y te olvidas, debe ser durísima también para el actor. Pero está bien acudir a algo que te hagar remover de esa forma. Como dijo el propio Juan Díaz en los aplausos, estos monólogos también tienen que tener cabida en la escena. 

Ahora se van de gira, y empiezan por Galicia. Si veis anunciada la obra por vuestra localidad, no dudéis en acudir, es una experiencia única. Y si sois de Madrid, espero que vuelvan. Avisados quedáis.