Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

miércoles, abril 11, 2012

Precios olímpicos

Faemino y Cansado tenían un sketch en el que decían que en una lucha entre un charcutero y un neurocirujano, el neurocirujano tenía las de ganar, porque te daba un golpe de tal forma que no notabas el efecto hasta pasados varios años.

Esperanza Aguirre es una neurocirujana. Cuando fue Ministra de Cultura se hizo la tonta, pero era un golpe para caer bien, para hacerse entrañable... para llegar a la presidencia de España. Como llegó un candidato con más pinta de pardillo que ella, no le salió del todo bien y se ha quedado en Madrid, por suerte para las demás autonomías.

En Agosto de 2011 subió el transporte. Yo vaticiné que volvería a hacerlo en Enero de 2012. Me equivoqué, pero por poco. Lo vuelve a subir en Mayo, que es el mes de las fiestas de Madrid.

Pero como Esperancita es una neurocirujana, yo me he dado cuenta de que no lo sube por fastidiar a los madrileños, ni para potenciar la crisis (ahora los suyos están en el poder, o eso parece), ni para hacer caja. Lo hace para preparar Madrid de cara a los Juegos Olímpicos de 2020.

Esperanza quiere que para esa fecha todos los madrileños estemos en forma, así que sube el transporte público para que vayamos caminando, o incluso para que compremos una bicicleta, que en sólo un par de meses tendremos más que amortizada viendo el precio del abono mensual.

Pero no acaba ahí su intención, que los neurocirujanos tienen muchos estudios. Esperanza quiere potenciar nuevos deportes que serán olímpicos para la fecha y así garantizará que nos llevemos todas las medallas. Se creará el salto de torno de metro, la carrera desesperada ante policía uniformada y el deporte estrella, el apedreamiento y quema de organismos públicos. Sólo los creadores de las Olimpiadas, los griegos, nos pueden arrebatar algunas de estas medallas.

Pero llegaremos entrenados.

(Al hilo de todo esto, resulta curioso volver a leer esta entrada que escribí hace seis años).