Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

jueves, septiembre 13, 2007

Correr con un ciclista en la cabeza

Hace tiempo hablé sobre cómo dar una carrerita por el parque te puede sacar de un atasco creativo. Después leí en alguna revista deportiva un artículo afirmando lo mismo.

Hoy quiero poner un ejemplo concreto que demuestra que esto ocurre realmente de vez en cuando. Esta semana teníamos que entregar la primera versión del capítulo 201 de Hospital Central. Yo escribí una trama en la que (puedo contarlo porque ocurre muy al principio del capítulo) entraba un ciclista que había tenido un accidente mientras iba con su mujer por el parque. Los pasos estaban escritos, contrastados con una asociación médica, aprobados por el coordinador, todo eso. Pero cuando escribí los diálogos, aquello no me gustaba. Algo fallaba. La historia estaba, pasaban cosas, pero no terminaba de convencerme, le faltaba chispa. Le dí varias vueltas, quise cambiar la manera de ser del ciclista, pero tampoco me llevaba a nada. Quería añadir algún elemento nuevo que diera un poco más de enjundia (¿y si la mujer estaba embarazada?, ese tipo de cosas), pero tampoco me llevaba a nada. Y me fui a correr.

Mientras corría, volvía a pensar en la trama. Y lo vi. El problema no era el ciclista, el herido, el problema era su mujer. Estaba ahí, pero lo mismo podía no estar. Nos importaba bien poco, apenas valía para dar alguna información que quedaba raro que diera el propio paciente. Y vi la solución: cargarme a la mujer. Como la trama gira un poco en torno al trabajo de este ciclista, ahí tenía la alternativa: le acompañaba un compañero de trabajo. Lo cambié y todo salió casi solo.

No es que ahora la trama sea una de esas historias maravillosas que nunca olvidaremos, pero os aseguro que ha quedado muchísimo mejor que la primera versión. Y todo por sudar unos kilómetros.

Por cierto, aprovecho que esto va de correr para plantar mi foto con la medalla del maratón de Berlín del año pasado. Este año me voy a Amsterdam. Espero conseguir otra. Ya os contaré.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

esta claro q ponerse en la piel del sufridor, ayuda a sentirlo mucho mas cerca! personalmente me gustan mas las tramas cuando el acompañante no es familia directa, porq no son tan sufridas y caoticas!

4M dijo...

No sabíamos que eras maratoniano, Antonio.

Zero Neuronas dijo...

Pues sí, 4m, de vez en cuando corro maratones y el año pasado corrí el de Berlín: aquí contaba algo, después puse un vídeo de mi llegada aquí, y también puse la foto con mi llegada a la meta en este post.

Es que ya que lo corrí, me gusta presumir.

Carmen dijo...

Uff Antonio...mira que me gusta el deporte pero eso de correr...es de cobardes ;-P Pero bueno, aunque no corra maratones, para mantenerse en forma no está mal.

¿Has corrido la de NY o ese es un reto futuro?

Zero Neuronas dijo...

Hoy mismo he hablado sobre esa típica frase "correr es de cobardes", y la conclusión es que depende de si corres delante o detrás de la policía. ;-P

Y no, el de NY supone un esfuerzo de tiempo (de ir allí, me refiero) y dinero considerables. Por lo pronto, me quedo por Europa.

Lee dijo...

Now I guess some actresses in Spain are very disappointed for not having the casting possibility. Unless you make this co-worker a woman. ;-)

4M dijo...

Pues ya he visto tus posts maratónicos, Antonio. Lo tuyo es de altura. Bueno la San Silvestre Vallecana estará chupada , ¿no?. Pues mira, lo de ser corredor de maraton y hasta de fondo tambíen, me parece un buen deporte para un guionista, que debe de estar curtido en la resistencia, y uno necesita estar en plena forma porque es un oficio que debe de dar muchos palos, y no hay más que ver cuando has contado tus castings de guionista. Pero curiosamente es algo que no nos imaginamos ,que siempre nos viene a la cabeza la idea de vida sedentaria, como confiesa Guillermo.
Bueno y ya sabemos que si no nos gusta lo que pasa en "Hospital Central" a tí no te vamos a poder pillar, así que juegas con ventaja.
A partir de ahora te imaginaré haciendo flexiones y calentamientos en vuesta sala de guionistas cuando maquinais maldades en frente de la pizarra.
Saludos , y que te vaya muy bien en el próximo maratón.

Ruth dijo...

Pues mil perdones pero al ver la foto en pequeño he pensado que habías metido una foto de Mariano Rajoy, pero al ampliarla ya he visto que no. Lo siento, ¿eh?

Respecto a la trama, una buena decisión eso de cargarse a la mujer. A veces lo sencillo no funciona. Pero que te voy a contar a ti que ya no sepas.

Galahan dijo...

Vaya! Yo creía que te habías "cargado" a su mujer, así, literal y ya pensaba: "qué tío, que mala leche le entra corriendo". Pero no, oye...

En fin, encima maratoninano, no deja usted de sorprenderme!

Yo siempre he sido un fondista patético. Pero patético, patético. Mi capacidad pulmonar da para correr 20 segundos y pare usted de contar. Eso sí, tengo buen muslamen y los 100 metros los corría decentillos. No soy Galahanasafa Powel (ni Gay, no hagan chistes) pero vaya, que los corría en tiempos mozos. Ahora, pos ya no.

Saludos y corra, corra...

Zero Neuronas dijo...

Bueno, Lee. Ninguna actriz va a saber que ese papel existió, pero si lo hubiesen leído, agradecerían no hacerlo, ;-)

Y Ruth, ¡compararme con Rajoy! Eso sí es mala leche.

Y Galahan, corro maratones, pero tampoco le hago ascos a unos buenos quesos gallegos, que seguro que alguno habrás traído de esos castings.

Reputada dijo...

Gensanta tu no sabes lo que admiro yo a la gente que corre, yo es que no puedo, no se, me falta la respiración y no es falta de forma física que hago muchísimo deporte, pero ando, ando cuesta arriba y a toda leche, pero sin correr que me ajogo.