Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

miércoles, noviembre 21, 2007

Un pelirrojo genial

Volviendo a casa venía escuchando la radio y han dado la noticia: ha muerto Fernando Fernán Gómez.

No por esperada deja de ser una noticia triste. Aparte de la anécdota sobre su mal humor (que no deja de ser eso, una anécdota), este hombre es uno de los grandes artistas del siglo pasado. Actor, director, escritor, dramaturgo, académico, hablador...

Recuerdo que cuando estaba en tercero de carrera, estudiando lo que entonces llamábamos Imagen y Sonido, la asignatura de Narrativa dedicaba aquel año un ciclo a su carrera como director. Yo ya había visto El viaje a ninguna parte o El mar y el tiempo, pero allí descubrí maravillas como El extraño viaje, La vida por delante, La vida alrededor o El mundo sigue. Cada miércoles veíamos una película suya, y un par de veces, Fernando Fernán Gómez vino a darnos una charla (también fue Pedro Beltrán, uno de sus asiduos guionistas). No podría ahora poner en pie sobre qué nos habló, pero sí sé que salía de aquellas charlas embelesado, hipnotizado por su oratoria, agradecido de haber conocido, aunque fuera de aquella forma, a alguien así. Por aquel entonces hacía poco que se había emitido la serie Juncal (o se estaba emitiendo), y Fernando Fernán Gómez hacía una secuencia en la estación de mi pueblo. Aquella tontería supuso una especie de orgullo para mí.

Es un tópico, pero es verdad. Nos quedará siempre su obra, llena a rebosar de vida.

3 comentarios:

Reputada dijo...

No se el título, pero tiene una peli con Lola Flores, en plan My fair lady en versión andaluza que te meas de la risa, qué tío.

De las últimas em quedo con el Abuelo, joder qué panza de llorar, qué buena peli y qué papelón.

leticia dijo...

Yo me quedo con El extraño viaje, la descubrí hace poco y me pareció una buena película

4M dijo...

Era mi ídolo. Era como Dios...Una de esas personas que solo despertaban admiración sin limites. Esta tarde tenía miedo de leer las noticias y mira , me encuentro con que tú me la das.
No puedo decir nada demasiado coherente.