Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

lunes, diciembre 18, 2006

De la medicina a la magia

En los comentarios al post anterior, Danak me pide que explique el proceso creativo que lleva a meter los cuentos en el último capítulo de la temporada. Pues bien, vamos a ello.

Al saber que teníamos que escribir un episodio cercano a Navidad, queríamos meter de alguna manera ese referente, ya fuera de manera clara o más tangencial. Como también teníamos marcado desde la pizarra el derrumbe del techo con el accidente que afecta a Maca y Ester, teníamos que buscar una excusa para ese derrumbe. Así que decidimos que si los técnicos estaban arreglando la calefacción, ese mismo detalle nos serviría para que los médicos y pacientes fueran abrigados durante todo el capítulo, lo que ya da cierto toque diferente.

Aparte de eso, fue otra compañera, Adela Gutiérrez, la que me propuso meter un cuento. A mí la idea me gustó y empecé, como díría aquel, a trabajar en ello. Al principio comencé a construir una trama con El cascanueces, pero el resultado no me convencía, así que decidí tirarlo todo y empezar de nuevo. Un cuento que me gustaba mucho de pequeño era el de El soldadito de plomo, así que empecé a montar la historia con él, y surgió la trama del lotero y la bailarina.

Lo de Bisbal fue un ofrecimiento externo, y al colaborar con la campaña 12 meses, 12 causas, introdujimos al niño soldado.

Cuando Juan y yo estábamos trabajando sobre las tramas, fue el coordinador, Alberto Grondona, quien nos dijo: "¿y si no hay sólo un cuento, sino que llenáis el capítulo de referencias a cuentos?". La idea nos gustó, y nos pusimos a ello.

Tener cuentos en mente nos ayudó a crear los pasos de algunas tramas, porque el propio cuento te iba guiando, como en el caso de la trama de Ágata y sus "tres visitas", o el secuestrador como lobo feroz.

Aparte de eso, fuimos escribiendo el capítulo como un capítulo normal, pero con la referencia a los cuentos en la cabeza para meter detalles donde viéramos que encajaban. Unos se le ocurrían a Juan, otros a mí y otros al coordinador. Y así fuimos poniendo lo del traje del emperador, la manzana de blancanieves, el zapato de cenicienta, el beso de la bella durmiente, etc. etc.

Como la narración es un fenómeno casi tan mágico como los cuentos, muchos de vosotros habéis visto cuentos en los que no habíamos pensado, pero estoy seguro de que esos cuentos estaban ahí, queriendo mostrarse por sí mismos. Probablemente, muchos aún esperan ser descubiertos.

6 comentarios:

Lee dijo...

The tales fit nicely into the plot and of the finale, and that's praiseworthy, but "seasonal" eps must add an extra complication, especially in the finale.Since not all stories ended up with them going home for the holidays, there are some cliifhangerinsh explaining we won't be able to see, in part, because when the next season begins, Christmastime will have been long gone.It's a little like watching a main character getting home and know there is a killer waiting for him in his living room before the credits roll.Season ends and all of a sudden, when it's resumed we learn the killer slipped on a banana peel (the character accidently dropping earlier in the ep), banged his head and died before his supposed victim got to open the door.Trouble is you don't get to see any of it, which is sort of frustrating in the least.I don't think the 13th season will be able to start where 12th left,regardless of the banana peels you may have dropped on the finale, mostly because the whole spirit in which the finale was written on will have been long gone.I'm curious to see how you'll pull that one out. ;)

leticia dijo...

Muchas gracias por explicar el proceso creativo, me sigue pareciendo muy interesante y original. Aunque lo cuentas de manera tan sencilla y natural, se nota que hay mucho trabajo detrás. Enhorabuena.

danak dijo...

Muchas gracias, Zero, has saciado parte de mi curiosidad.

Me parece muy interesante el proceso creativo. Algunas cuestiones más (mi curiosidad es insaciable ;-).

El proceso de elegir los cuentos ¿se hace con una tormenta de ideas y luego véis cuál de ellos se ajusta mejor a cada trama?.

Finalmente, e intentando hacer un pequeño resumen de la técnica (dime si estoy en lo cierto o no) podríamos clasificar esta mezcla de "realidad" y "ficción", según la forma de acercarse a ellas de dos formas:

En primer lugar, tramas en las que teníais comienzo y desenlace, y el nudo viene determinado por el cuento concreto. (Como la trama de Ágata)

En segundo lugar, tramas en las el tema de la "ficción" son solamente pequeños detalles, como la trama de Esther y la manzana.

Aunque, pensándolo bien, la trama de Ágata también tenía pequeños detalles como lo del traje del emperador.

charo dijo...

A mí la idea de los cuentos me pareció muy buena, sí señor. Reconozco que el cuento de la lechera se me pasó desapercibido. Pero lo que más me gustó del capítulo es la habilidad que tenéis para dejar un montón de tramas abiertas para la próxima temporada.

Zero Neuronas dijo...

Reconozco que lo del cuento de la Lechera viene un poco pillado por los pelos. Por otra parte, aunque es verdad que dejamos muchas cosas abiertas, también intentamos tener un final de temporada más feliz de lo habitual, que por algo es navidad.

Y Danak, yo no distinguiría entre "realidad" y "ficción" en cuanto a las tramas. Todas son ficción con visos de realidad, lo único diferente en este caso es o bien que la estructura se basaba en la misma que un cuento, o que metíamos detalles de cuentos, nada más.
Y Lee, tienes razón en cuanto a lo del inicio de temporada (si te he entendido bien). Muchas veces dejamos algo tan en alto, que al volver, la solución que damos decepciona. Creo que eso ocurrió, por ejemplo, con el apuñalamiento de Rusti. Al volver habían pasado varios meses y tuvimos que verlo ya recuperado. Pero esta vez creo que el inicio de temporada no te va a decepcionar.
Saludos y gracias a Leticia ya todos (nuevamente).

leticia dijo...

Hola Antonio!!! Por fin hemos terminado el plan de rodaje de la película!! No sé cómo al final hemos hecho cuadrar todo en 4 semanas, pero nos las hemos apañado y llegamos a tiempo para la entrega. Pero maaadre mía, que mal lo hemos pasao! Ya te cotaré a ver qué nos dicen, porque lo mismo al final es una chapuza