Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

viernes, noviembre 10, 2006

Estadísticas y ambigüedad lingüística

De vez en cuando, la DGT saca su estadísticas sobre muertos en las carreteras españolas. Tras ellas, siempre se añaden valoraciones diversas. El titular destacado tras el último recuento, reincidía en una frase que a mí siempre me ha llamado la atención: Uno de cada tres muertos en accidente de coche desde enero no llevaba cinturón de seguridad.

A menudo me ha dado por plantearme lo mismo tras leer esta frase: si uno de cada tres no llevaba, se podía decir que "Dos de cada tres muertos llevaban cinturon de seguirdad". Todos estaréis de acuerdo en que esta frase se deduce también de las mismas estadísticas. Entonces, ¿qué ocurre? ¿Muere más gente con cinturón que sin él? ¿Es más inseguro llevar cinturón que no llevarlo?

Obviamente, sé a qué se refiere la DGT. Ese 30% de muertes podía evitarse si las víctimas hubieran usado el cinturón. Pero me resulta chocante la redacción ambigua que deja lugar a interpretaciones. Tal vez fuera mejor que dijeran precisamente eso: "Una de cada tres muerte podría evitarse simplemente usando el cinturón de seguridad". O "Una de cada tres muertes en accidente de coche se debió a no usar el cinturón de seguridad". Algo por el estilo.

Pero bueno, gracias a la pragmática del lenguaje todo el mundo entiende el mensaje y esto sólo es una paranoia mía de viernes por la mañana.

4 comentarios:

Lee dijo...

Language is truly fascinating in this respect. Sometimes, we can simply choose another possible reading, regardless of the writer’s original intentions. Another day I read on a billboard:” if you buy three XXX, you get a fourth at YYY.” We don’t necessarily have to buy the XXXs at store YYY, do we? ;)

Zero Neuronas dijo...

Curioso que el primer comentario en una entrada sobre el lenguaje esté en inglés, Lee. Je, je.
Y es cierto, el lenguaje tiene esas cosas porque el emisor, el escritor original, da por supuestas ciertas premisas que el receptor debe entender, rellenar. En verdad, eso es lo que hace al lenguaje dinámico y fluido, pero lleva también a posibilitar interpretaciones erróneas o, cuanto menos, ambiguas.

leticia dijo...

Es cierto que el lenguaje a veces es muy ambigüo, y a los periodistas se nos acusa mucas veces de ello. Yo también creo que deberíamos cuidar más la redacción, y no dar por supuesto que el lector lo va a entender perfectamente. A mi esto me pasa muchísimo cunado escribo noticias, omito cosas pensando que el lector las va a deducir y no es así. Lo mismo pasa con muchos textos publicitarios, aunque creo que esos realmente no más intencionados

Carlos dijo...

Hola soy un estudiante de comunicacion audiovisual y estoy relizando un trabajo sobre Hospital Central por lo que he podido averiguar, eres guionista de la serie. Me gustaría saber donde puedo encontrar o quien me puede facilitar datos sobre las audiencias de las primeras temporadas, beneficio neto de la serie o algun otro tipo de benficio, le estaría muy agredecido, muchas gracias.

Un saludo, Carlos Velarde, mi correo es:

karlosveco@hotmail.com