Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

miércoles, enero 24, 2007

Complejos eclesiásticos

¿Por qué a la Iglesia Católica le preocupa tanto el sexo? ¿Por qué temen tanto a los homosexuales? ¿Qué complejos se ocultan en esa obsesión? Estos días los obispos del sur de España van y se reúnen en Córdoba para afirmar que el nuevo Estatuto de Autonomía de Andalucía, que será sometido a referendo el 18 de febrero, equipara los efectos jurídicos del matrimonio y de la familia fundada en el matrimonio, a otro tipo de uniones, lo que inevitablemente acaba por debilitar y desestabilizar el matrimonio y la familia.

Ahora resulta que dar derechos a unos desastibiliza los de los demás. Cuando las mujeres empezaron a conseguir que se reconocieran sus derechos, ¿pensó lo mismo la Iglesia? En ese caso tuvo que sacar un comunicado en el que mostrara su preocupación porque se debilitaba y desestabilizaba la figura del hombre. No sé si lo hizo, pero no me extrañaría, la verdad.

Dicho tal y como lo han dicho, parece que tienen miedo de que ahora que los derechos entre matrimonios tradicionales y matrimonios del mismo sexo se equiparan, todo el mundo va a empezar a salir del armario y dentro de poco no va a quedar una pareja hetero sobre la faz de la tierra. Eso mismo los define.

A ver si f****n un poco más y se dejan de decir a los demás lo que tienen que hacer.

7 comentarios:

Mallinali dijo...

solo quiero citar lo que sabiamente transmitió Alicia Borrachero en su papel de Cruz, obvio escrito por alguien de vosotros (guionistas): SOLO ESPERO QUE UN DIA DEJEN DE DECIR ESTAS MEMECES QUE DICE Y HACE....ESTA GENTE!!!!

Vero dijo...

Mmmmmmm...a mí me da que ya tienen los mismos efectos jurídicos...vamos, la reforma del Código Civil de 2005 (una de ellas, la otra fue para modificar la regulación del divorcio) fue pa eso...

Anónimo dijo...

efectivamente, vero, si lees el artículo, dice eso. Estos derechos ya están regulados por la Constitución, lo único que han hecho es añadirlos al Estatuto de Autonomía andaluz.

Lee dijo...

The Church has announced the death of "the family" or what they call "family values" for so long that it missed the boat on the rising of the family that matters, a strong circle of individuals that may be or not bonded by blood but stick together through thick and thin, which is eventually what family should be about.
As for the homosexual "threat", the hardest thing for them to accept is that gay people can reproduce ,though not with each other (yet) and parent.When we try to adopt,they fear for the children, when the worst thing about these children isn't not having both a mother and a father but being treated like an anomaly by all those who defend they'd be better off with both. Maybe they would be better off with both.And maybe all the children in the world would be better off if they were all born in Switzerland but they aren't.All families have their shortcomings and they learn to live with them and move on.They also fear artificial insemination because it's not a natural way to conceive. Flying isn't natural either and we don't ignore its many benefits.
Religious institutions should speak to and on behalf of those flock around them but have no right to try to interfere with the lives of those who don't choose to abide by their codes.That's the beauty of secular states and may they strongly live on.

Zero Neuronas dijo...

Ese es uno de los problemas de la Iglesia, que no se limita a decirles a sus feligreses lo que deben hacer, cosa que podría llegar a ser entendible, sino que critica al gobierno por lo que legisla, y ahí ya se está saliendo bastante de sus competencias.

leticia dijo...

Bueno, yo lo que no entiendo es a estas alturas porque hay que hacer tantos miramientos a la Iglesia, si se supone que estamos en un Estado aconfesional. Pero claro, como todo son apariencias en esta vida...
Pero qué manía tienen, que cada una haga lo que le de la p*** gana, y punto

Anónimo dijo...

Yo no soy muy creyente, pero tengo dos amigos muy integrados en la Iglesia católica. Son excelentes personas y los quiero mucho, pero siguen a pie juntillas la doctrina de la Iglesia. Me han ayudado mucho en mis malos momentos y estoy convencida de que si conocieran mi orientación sexual no me rechazarían, pero seguramente con su mejor intención intentarían hacerme ver mi error e intentarían hacerme cambiar (como si pudiera).Pensarían que tengo un problema psicológico o algo así, sin darse cuenta de que el problema lo tenía antes cuando no me aceptaba a mí misma. Parafraseando la Biblia, a ver cuando empieza la Iglesia a ver la viga en el ojo propio antes que la paja en el ajeno.

María