Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

viernes, marzo 23, 2007

Un cadáver descojonante (con perdón)

Una serie de amigos y colegas guionísticos inauguramos un intento de tradición que consiste en quedar cada mes o mes y pico en casa de alguno de nosotros para tomar unas cervezas, charlar sobre nuestras vidas y avatares profesionales y ver una película que elige el dueño-inquilino de la casa en la que nos reunamos. Falté a la primera cita, pero ayer tuvo lugar el segundo encuentro con una maravillosa elección: Un cadáver a los postres.

Da gusto ver una película que no se toma en serio a sí misma, que está plagada de chistes y situaciones divertidas, que juega a la parodia sin ningún tipo de pudor y que rebosa de eso que el Guionista hastiado se preguntaba una vez qué era: humor inteligente.

No busquéis lógica en su argumento, no busquéis lógica en sus puntos de giro, de hecho, no busquéis lógica, sólo dejaos seducir por una serie de gags verbales, de vueltas de tuerca a las convenciones del género y gozad. Bien es cierto que tras varias cervezas uno está más listo para reír, pero yo la había visto hacía bien poco y también me lo pasé en grande tras una simple coca-cola.

Es mucho mejor disfrutarla en versión original, porque los actores están geniales, pero os dejo con la versión doblada de uno de los memorables diálogos de la película, el de Bensonseñora (en inglés: Bensonmum).

3 comentarios:

Galahan dijo...

Juaaaaa!
Qué gran película precursora de "La Liga de los Hombres Extraordinarios" de Alan Moore, pero en cachondo :P

Miss Julie dijo...

¡Acoj...te! Me encanta este tipo de humor en el que son capaces de hacer verosímiles y divertidas cosas tan absurdas como la de esta escena, por ejemplo, me parece genial. Si es cierto que hay un humor inteligente, éste no anda lejos, al menos para mí. ¡Y qué reparto! Con Truman Capote como actor. ¡Genial!

guionista hastiado dijo...

Magnífica película! Un clásico de la comedia, sí señor, buena recomendación.

Y gracias por sus reiterados linkeos, estimado amigo, no los merezco.

Abrazos!