Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

jueves, julio 24, 2008

Summercase 2008: segundo día

Al segundo día llegué algo más descansado. Tras el pertinente cafetito, de vuelta al recinto pedregoso. Empezamos la tarde viendo a Ian Brown. Yo apenas había escuchado a Stone Roses, pero el concierto me resultó muy clásico, muy agradable. Además, lo del "mochilaman" resultaba bastante útil. Lo que véis en la foto es uno de ellos. Se trataba de chicos y chicas que llevaban colgado a la espalda un bidón de cerveza fresquita y te la servían in situ. Si el calor apretaba, no tenías que ir hasta la barra, bastaba con silbar. Perfecto.

Os dejo con un trocito de Ian Brown.

El sábado era un día en que no tenía especial interés en ninguno de los nombres del cartel, por lo que nos tomamos la cosa con más calma. Tras Ian Brown, fuimos a ver a unos tal Whitey, percusión y electrónica, por definirlo de alguna forma. Me resultaron algo raros, pero divertidos. En este concierto, empecé a bailar.

Por cierto, pasó otro tipo de mochilaman, uno con un carrito, y cayó la segunda cerveza de la tarde casi sin haber acabado la anterior. El calor apretaba de lo lindo. Os dejo con un trozo que grabé del concierto, aunque creo que pillé una parte de transición.

Después nos acercamos a uno de los supuestos platos fuertes del festival: Grinderman.
Había mucha gente, y tras tres canciones, ni a mi primo ni a mí nos entusiasmó mucho, por lo que decidimos probar suerte con algún desconocido. Unos (o un) tal Cadence Weapon actuaban en el escenario Converse. Nos acercamos y nos encontramos con hip-hop. Comenté con mi primo que me acordaba de aquel Festimad en que hubo un escenario en exclusiva para el hip-hop y que (siendo un género que no controlo nada) me había sorprendido. Esta vez ocurrió lo mismo. Apenas había cincuenta personas presentes, pero Cadence Weapon intentó caldear aún más el ambiente haciéndonos saltar y mezclándose entre nosotros. La verdad es que me divertí muchísimo en este concierto.
Os dejo con dos vídeos, en uno se ve cómo nos hace saltar, aunque se oye como el culo (problema de mi cámara), y en otro se le ve en la arena entre nosotros. Salimos hasta mi primo y yo.


Sudamos de lo lindo, así que a por más cerveza. Y aún quedaba la noche.

2 comentarios:

David dijo...

Joder, no te debo una cena en Viridiana... Pero al menos sí unas cañas por Lavapiés... Antonio Castelo... Castella+Cotelo... victoria del de Lora por los puntos.

Zero Neuronas dijo...

Je, je, pues se aceptan esas cañas... Ya perdí una cena por apostar por España, de esto estaba bastante seguro.