Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

lunes, julio 07, 2008

De repente... un negro

Hay acontecimientos que se quedan incrustados en la vida personal de cada individuo. Todo el mundo recuerda qué hacía el día que mataron a Kennedy (quien viviera por entonces), o el día que el hombre pisó la Luna, o el fatídico 11 de Septiembre o nuestro igualmente fatídico 11 de Marzo. De un modo menos dramático, un acontecimiento que también quedará marcado en las agendas vitales de muchas personas será el del día que vieron por primera vez el último capítulo de Los Soprano.

Para mí es fácil, porque lo disfruté el sábado posterior a la victoria de la selección española de fútbol en la Eurocopa y anterior a la primera victoria de Nadal en Wimbledon. Quien no lo haya visto y no quiera enterarse, que pare de leer ahora mismo, porque esto es una discusión abierta a quienes sí lo han hecho.

Había conseguido llegar virgen a este final, sin saber absolutamente nada sobre él. Mi primera reacción al verlo, fue de perplejidad. Como parece ser que ocurrió en muchos hogares de América, creí que mi DVD se había roto (ellos creyeron que lo roto era el cable). No sabía muy bien qué final era ese. Ni siquiera podía saber si me había gustado, de tan perplejo como me había quedado.

Sin embargo, tras charlas con compañeros de trabajo y volver a verlo, he elaborado una teoría que, como propia, creo la más correcta. A ver, aquí tenéis la secuencia final para verla antes de analizarla.

Bien. Tony ha quedado con su familia. Llega al restaurante. Plano de mirada. Contraplano: no hay nadie. Vuelta a plano de mirada. Contraplano: ¡¡está el mismo!! En el lenguaje audiovisual, un plano de alguien mirando lleva pegado el contraplano de lo que ve. Si quieren hacer una elipsis, ¿no es una elección demasiado extraña?

Como creo que David Chase y compañía no hacen nada al azar, mi teoría es que Tony mira la mesa y no hay nadie. En ese justo momento alguien le da un tiro. Tony muere, pero no muere inmediatamente. Ya antes hubo un capítulo completo con un sueño de Tony Soprano, y cuando su tío le dispara, asistimos durante varios capítulos a sus ensoñaciones durante el coma. Con estos antecedentes, creo que lo que vemos es el último sueño de Tony Soprano, la despedida de su familia. Antes de morir definitivamente, comulga con ellos como si estuviera en su propio funeral (eso sí, con aros de cebolla). Pero si es así, ¿por qué esa sensación de peligro? ¿Por qué no llega Meadow? Creo que se unen dos cosas: por un lado, ni en su subconsciente se libra de la idea de riesgo. Sabe que va a dejar a su familia sola y teme por lo que les pueda ocurrir. Y por otro, no nos engañemos, el guión juega a mantenernos en tensión.

Cuando Meadow entra al restaurante supuestamente sana y salva, Tony Soprano mira hacia la puerta, la ve y justo ahí puede morir tranquilo. Muere. Negro.

Sé que es una teoría como otra cualquiera, pero no me digáis que no tiene coherencia, ¿verdad?

(Lo de los títulos de las canciones, además, es otra pista: ¿Quién correrá hacia ti?, No dejes de creer, Como tú lo quieras, Tengo que ser yo, Un lugar solitario,...)

8 comentarios:

sobreunanube dijo...

Voy por el episodio 12 de la 3ª temporada... debería haber una ley que impidiera espoilear sin previo aviso :-(

Por lo demás, te doy la razón.

Zero Neuronas dijo...

Lo siento, pero estabas avisada. Segundo párrafo: "Quien no lo haya visto y no quiera enterarse, que pare de leer ahora mismo...".

Es que hay que leer despacito las cosas ;-)

sobreunanube dijo...

Buuuuuuuu...

Desiree O dijo...

Me han dicho que es una serie muy buena pero lo primero que he visto justamente ha sido su final jajaja no lo he entendido mucho pero supongo que habiendo visto todas las temporadas tendrá sentido para los fans.

Anónimo dijo...

Pues yo creo que ese final nos está diciendo: Tony, chaval, has hecho muchas cosas malas y donde las dan las toman. Será esta noche o será otra, pero te tocará, que no hay crimen sin castigo. Vas a tener que cuidarte las espaldas el resto de tu vida. A mi me dejó desconcertada pero me gustó una barbaridá.

Zero Neuronas dijo...

Anónima, esa interpretación es la más común y en la que está de acuerdo la mayoría de la gente con la que he hablado, pero yo insisto en la teoría del sueño sólo por dos elementos: el plano-contraplano subjetivo en que se ve a sí mismo, y ese negro repentino final. ¿Qué es más negro que la muerte?

al dijo...

Es cierto, todo es un sueño. Pero de Resines.

Andy dijo...

Yo he visto todos los capítulos de la serie. Me acuerdo perfectamente cuando su tío le disparó y todas las ensoñaciones que tuvo.Ahí el guionista dejó la puerta abierta para futuras ensoñaciones. Si es que no decidió que había muerto en ese instante y ahora está deambulando como alma en pena para encontrar la paz. En cualquier caso me parece coherente la interpretación que haces del plano y el contraplano. Es como si hubiese muerto y después pudiese verse a si mismo desde un plano neutral. Ve como está su familia cenando con él y cuando llega Meadow es el momento de abandonar este mundo. Antes ha visualiazo todo el restaurante, una metáfora del mundo, para ver si hay algún peligro latente. Luego se queda en negro como una nueva metáfora de la muerte. Las canciones que va leyendo no son en vano, por lo que habría que analizar el mensaje de la que escoge para escuchar. Antes de leer tu entrada, era más partidario del final sin explicaciones más alla. El que plantea como Tony acepta la realidad de su familia( acepta a Carmela, a Anthony y todos sus problemas y la independencia de Meadow), lo cual deja en el aíre esa tensión que se siente en la escena y la sensación de un peligro inminente. Quizás sean los propios miedos de Tony, siempre presentes a lo largo de toda la serie: su madre, la terapia, su tío, su hermana, la memoria de su padre, el remordimiento por la muerte de algunos de sus compañeros de banda. Una especie de rendición de Tony. Como sonrie a Carmela, como coge la mano de Anthony...GRAN SERIE LOS SOPRANO.Quizás la mejor que he visto en mi vida con Life on Mars.