Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

viernes, septiembre 22, 2006

El chicle de oro


Hace unos días comenté que había visto los cuatro primeros capítulos de Prison Break. Pues bien, ya voy por el doce y ya me he formado una opinión con más criterio de esta serie.

Sé que es un producto casi unanímamente alabado, y yo no le voy a negar su eficacia televisiva. Como producto de entretenimiento, es perfecto, con ritmo, con emoción, con intriga, con un obstáculo tras otro. Eso no lo niego.

Pero a mí empieza a cansarme. Me parece que es una serie alargada. Un producto que podía haber sido perfecto como caramelo, pero que han convertido en un chicle que se sigue mascando aún perdido el sabor. Al protagonista le van surgiendo numerosos obstáculos en el plan de fuga. Unos los resuelve con su ingenio, pero lo peor es que muchos de los obstáculos se resueven porque "milagrosamente" algo externo sucede que lo arregla todo (el alcaide cambia de opinión por un problema de su pasado, un personaje que no se decide a entrar en el grupo entra porque algo ocurre en su familia, etc., etc.). Cuando ya has visto tres o cuatro veces este recurso, empiezas a cansarte. Ya no te preocupa ningún obstáculo porque sabes con total seguridad que algo ocurrirá.

Y de los malos que hay fuera de la cárcel, mejor no hablar. Parecen malos sacados de un tebeo de Mortadelo y Filemón. ¿Se puede ser más inútiles que ellos? Vamos, que tienen que enviar a otro que se supone que es más malo que ellos y resulta aún más estúpido. Si tiene la oportunidad de cargarse a quien está buscando, no lo hará en el momento, se inventará algún plan absurdo que hará que todo se retrase y dé oportunidad a los nuestros de salir ilesos.

Tras lo que he escrito, parece que la serie no me gusta. Es cierto que se me está desinflando un poco, pero está tan bien realizada, tan bien interpretada, y tiene tantos trucos de guión, que la verdad es que me trago cada capítulo con bastante comodidad y me divierto intentando adivinar cuál va a ser la próxima rueda de molino con la que querrán que comulguemos los espectadores.

2 comentarios:

GraceNoPerdona dijo...

Pues una pena que recurran a las casulidades, aunque claro, si todo lo resolviera el protagonista sería como el macgiver del tryllo y eso a lo mejor serái menso creíble. A mí aún ni fu ni fa, eso sí, el protagonista está para mi gusto muy muy muy muy bueno. Y eso, lamentablemente, es un aliciente.

yonmacklein dijo...

buf pues creo que si la primera temporada no te mola, ahorrate la segunda que es claramente inferior... por lo menos por ahora (van por el 5º episodio).