Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

sábado, octubre 06, 2007

59:28

Unas cuantas miles de personas nos reunimos anoche en Sevilla para salir corriendo. La policía no iba detrás, ni delante, sino que se mantenía diligentemente a los lados, cuidando que no nos pasara nada.

Anoche corrí la decimonovena Carrena Nocturna del Guadalquivir, y fue una experiencia muy positiva. Había participado en esta misma carrera hace unos años y me quejé porque el recorrido era horrible. Para evitar el furor de los conductores sevillanos ante los necesarios cortes de tráfico, la habían desviado por una especie de polígonos abandonados. Pero parece que la cordura volvió después al Ayuntamiento (debido ahora a las quejas de los corredores) y anoche pude correr por la calle Torneo, por delante de la Maestranza y la Torre del Oro, junto al Puente de Triana, y acabar como un campeón en el estadio olímpico. 12 kilómetros de recorrido en 59 minutos y 28 segundos. Para mis marcas está muy bien y me sirvió de test para el próximo maratón.

Tengo que seguir la misma estrategia, que en esta carrera me ha ido muy bien. Comencé suave, sin tirar demasiado, y fui subiendo la intensidad poquito a poco, sin sufrir. De hecho, es una carrera en la que no he sufrido apenas. Eso sí, cuando pasé el kilómetro nueve y me vi en buenas condiciones aceleré el ritmo bastante. Tanto, que el kilómetro del diez al once lo hice en sólo cuatro minutos y diez segundos, que es bastante poco para mi ritmo habitual de carrera.

Ahora, a descansar un poco las piernas y a seguir entrenando hasta el día 21 de este mes.

6 comentarios:

4M dijo...

Menos mal que esta vez el recorrido fue bonito y no por poligonos industriales. Me alegro de que estés contento con tus marcas.
Oye una cosita ¿es de coña que en la postal ponga mvilches? ¿o qué?

El miércoles, te asaetearemos con nuestras preguntas sobre "Azúcar y canela", mira tú que caribeño y sensualón porque el capítulo parece que trae cola.
Que todo te sea leve y propicio hasta el día 21 incluido ,y por supuesto después.
Hasta lueguito.

Pope dijo...

Bueno, sufrir un poco es parte de la gracia del tema este..

4M dijo...

Acabo de ver que es la web de un fotógrafo llamado Manuel Vilches.
Me resulta muy curioso todo lo que describes para una profana sedentaria, ese irte dando cuenta de tu velocidad, de tu ritmo, de como es el terreno, sentirse cómodo o no, y al final incluso acelerar.
El maraton es como la vida misma.

Zero Neuronas dijo...

Me alegro que te hayas dado cuenta, 4M. Cuando puse la frase "tengo que seguir la misma estrategia" me referían un poco a la vida. Hay que ir tranquilo cuando no se está bien y acelerar cuando el cuerpo te lo permite.

Y sí, Pope, sufrir es parte de la gracia, pero si vas sufriendo desde el principio de la carrera, deja de tener tanta.

4M dijo...

Por eso te posteaba hace algún tiempo sobre lo metafórico del asunto diciéndote que para ser guionista estaba bien ser corredor de fondo. Pero ahora me corrijo, para ser atleta hace falta ser un poco filósofo y un poco poeta.
(Jesus, que complicada me ha salido la verificación de la palabra)

al dijo...

Aquí hay uno que no debió de sufrir mucho (ahora enlazo yo, con tu permiso).

Me ha recordado una escena de El príncipe de Bel Air, por cierto.