Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

jueves, febrero 01, 2007

¡Qué mala suerte!


Como decía aquel personaje de Alfonso Arús: ¡Qué mala sueeeerte!, aunque la que es mala para unos, es buena para otros. Y me explico.

Ayer oí la noticia en la radio y hoy la he visto por la red. Resulta que en una barriada de San Miguel de Tucumán, Argentina, un joven robó una moto. Cuando fue a salir, se despistó un poco, no sabía por dónde salir y se acercó a preguntarle a un transeúnte. Cuando le preguntó: "¿Por dónde salgo?", recibió como respuesta un puñetazo. Y no sólo uno, al momento una turba se acercó a darle una paliza. Y es que había tenido la mala fortuna de ir a preguntarle al dueño de la moto robada. También es puntería.

Vamos, estas cosas la metes en un guión y no hay ni dios que se las crea.

3 comentarios:

leticia dijo...

Ya te digo, pues ya es casualidad...

Carmen dijo...

Pues si...qué coincidencia! jajaja.

Pero Bueno Antonio...pocas cosas son increíbles hoy en dia...ya no nos deberíamos sorprender por nada...

Lee dijo...

Last year, here in Rio, a woman had her car hijacked by a a couple of thieves. After riding for 5 minutes, she and the unlucky baddies were approached by a bigger party of thieves, who in turn, hijacked the car off its original hijackers. Both primary victim (car owner) and secondary victims (original hijackers) were left on the streets outraged by such infamy: "what has this city come to?!" they all said with indignation. :p In a less funny but happier note, the car owner should feel lucky for the second gang not taking her along this time.