Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

lunes, septiembre 15, 2008

La coliflor: trucos

El sábado, en el mercado de mi barrio, la chica de la frutería me dio un par de consejos sobre la coliflor que paso a compartir con todos vosotros.

En primer lugar, su conservación. A veces compramos una coliflor enorme y no sabemos qué hacer con tanta. Bien es cierto que aguanta bastante tiempo en la nevera, pero si no la queremos consumir en los próximos días (por hartazgo o por eso de no ir soltando gases a diestro y siniestro) la frutera nos contó uno de los secretos mejor guardados: la coliflor se puede congelar. Para ello sólo hay que seguir unos consejos: se congela en crudo, no cocida. Se despedaza en ramilletes, se envuelven en plástico los que queremos congelar y ya está, se congelan. Es MUY IMPORTANTE NO LAVARLA. Si la lavamos, el agua que queda estropeará la verdura al congelarse. Cuando la queramos consumir, la sacamos del congelador y es entonces cuando procedemos a lavarla. Después se echa a hervir antes de que se descongele.

En segundo lugar, su olor. Los que cocináis sabéis que la coliflor desprende un desagradable olor cuando se hierve. El truco es tan sencillo como echar el zumo de medio limón en el agua de cocción e incluso incluir en ese agua la cáscara sobrante. Nos aseguró, además, que la coliflor no coge sabor a limón.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

"ls frutera"

Te equivocaste en la vocal.

Juanma dijo...

Que digo yo que toda esta vena culinaria, tan frecuente en tus cosas, que digo yo que de dónde te viene...
Un abrazo.

Zero Neuronas dijo...

No lo sé, Juanma, pero empezó por necesidad. Cuando me vine a Madrid con dieciocho años recién cumplidos no sabía ni freír un huevo. Y si quería comer barato, tenía que cocinar. Así que tras mucho ensayo y error, empecé a cogerle gustito a estar entre pucheros.

Y anónimo, procedo a cambiar esa consonante por una vocal. Estáis a la que salta, ¿eh?

Mari-Vzla dijo...

Antonio estás tocando mi parte más débil con tus recetas, la pasta, los mariscos y el coliflor. A mi me han dicho que si le echas un poco de vinagre blanco al agua donde cocinas el coliflor, eliminas un poco el olor característico, sin embargo, a mi siempre me huele igual jaja. Y yo lo compro según la cantidad de comensales, y lo preparo gratinado así es como más me gusta y nunca queda nada. Ay! ya se me hizo agua la boca.