Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

jueves, febrero 21, 2008

Página en blanco

La página en blanco ya no es un papel que puedas arrugar en un arrebato. La página en blanco es, desde hace mucho tiempo, una pantalla que emite brillos y destellos.

Lo bueno de la página en blanco es que puedes poner absolutamente todo en ella.
Lo malo de la página en blanco es que puedes poner absolutamente todo en ella.

Ando rellenando páginas para crear las tramas de un nuevo capítulo. En un estado semi-febril por una gripe que no se decide a manifestarse del todo, estoy en ese punto en que podía haber arrugado varias páginas y arrojarlas a la papelera. Pero lo único que puedo hacer es seleccionar y eliminar. No tiene la misma fuerza.

Al menos, ya no tengo páginas en blanco. Las páginas escritas, aunque no terminen de gustarte, al menos son un punto de partida.

Lo bueno de las páginas escritas es que ya no puedes poner absolutamente todo en ellas. Los límites son una bendición. Los límites ayudan a crear.

4 comentarios:

4M dijo...

¡Qué razón tienes Antonio! Sentarse delante de la pantalla del ordenador, es muchas veces para mí marear la perdiz hasta que arrancas a algo, y para entonces ya se ha perdido mucho tiempo, escribiendo y escribiendo de todo para nada. Sin embargo qué difícil es ya pensar en la época de la hoja en blanco. Y hay un elemento tecnologico en medio, que para mi fue odioso siempre : la máquina de escribir, el mayor corsé que existe para mí porque siempre lleva aparejada la idea de pasar a limpio, y mira que es dificil pasar a limpio. Era el sitio donde nunca se perdonaban los errores. El papel permtite el tachón, el ordenador el eliminado, pero la máquina ¿qué permite? el tipex o la cinta esa transparente de borrado. Ufff.

Carmen dijo...

Cuídate Antonio y que esa no-gripe no vaya a más...menuda deliberación has hecho de la página en blanco, jeje..pero es verdad.

Lee dijo...

Maybe you could get autobiographical then. An ordinary cold can be very disturbing. Take care. :)

Miss Julie dijo...

Por Dios, mi querido Zerito-Antonio..., no me gusta nada verle así. Cuidese y haga caso a las recomendaciones de su amigo LEE. Take care.