Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

viernes, febrero 29, 2008

A peseta el tebeo

Cuando era un niño, me encantaba leer tebeos. Devoraba los de Mortadelo y Filemón, de Rompetechos, Zipi y Zape, Anacleto agente secreto, ejemplares del ya antiguo entonces TBO que caían en mis manos, la Familia Trapisonda..., pero también Asterix y Tintín
o, algo que me encantaba, los superhéroes. De todos los que por entonces caían en mis manos, creo que Spiderman era el que más me gustaba, porque tenía problemas con sus compañeros de clase, con sus tíos... Recuerdo que cuando conseguía hacerme con un ejemplar, después leía más acudiendo a un quiosco y cambiando el leído por otro de segunda mano al precio de una peseta. Peseta a peseta (además de los que conseguía prestado) leí bastante de aquellos tebeos.

El año pasado, Panini sacó una edición recopilatoria de aquellas primeras historias. Hace muy poco me hice con el primer volumen. Me ha sorprendido la ingenuidad de las historias (e incluso del dibujo), lo antiguo que ha quedado narrativamente, con esos bocadillos explicando lo que ya estamos viendo en el dibujo, los chistes tan traídos a contrapelo... pero me encanta. Leer estos tebeos está suponiendo un viaje al pasado como no sospechaba. Cada página leída vuelvo a finales de los setenta, cuando unas páginas más manoseadas pasaban frente a mi vista y se clavaban en mi subconsciente para siempre. Parafraseando la película "Cuenta conmigo", no hay lecturas como las de la infancia.

3 comentarios:

Carmen dijo...

Yo,la verdad, creo que no era una gran deboradora de tebeos, pero si que coleccionaba las historias de Asteris y Obelix, y también leía a Mortadelo y Filemón.
Pero a mi en vez de darme por coleccionar tebeos de la infancia me ha dado por colecionarme las series de los 80-90: V, Remington Steel, Melrose Place...

Ya no se queda esto sin comentarios ;-P Me voy a la mascletá!

sacardiu dijo...

Yo leía todos esos y más. Estoy ahora con recopilatorios del TBO y siento tambien añoranza, pero cuando releo algunas historietas de Mortadelo y Filemón como "Chapeau el esmirriau" aún me río. Y, sobretodo, vuelvo a tener aquella ilusión de ir con mis pesetas(pocas, que ya soy muy mayor) a comprar el DDT, el TioVivo, Lily (soy chica)...lo que pudiera esa semana. Luego, a cambiarlos.¡Qué buenos recuerdos! ¡Qué bueno querer recordar!

Galahan dijo...

Buah.
Yo SIGO devorando tebeos.
Eso sí, los de Ditko que te molan a mi me quedaban un poco "atrás" y soy más de las etapas de Romita. Jeje.

Saludos!
Nuff Said!