Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

lunes, octubre 02, 2006

United 93


Anoche empecé a ver en casa United 93. A la hora y cuarto la quité, pero no porque no me gustara, sino porque era muy tarde y el catarro y el sueño me impedían seguir delante de la pantalla. Así que voy a hacer una reflexión sobre esta película a falta de ver la última media hora, que parece ser la más impactante.

Empezaré diciendo que me ha gustado. Había leído tanto a gente que le había encantado, como a gente que le parecía una auténtica basura. A mí, a pesar del sueño, me tenía bastante atrapado y esta noche pienso terminarla.

Siempre me ha gustado pensar en las películas como entes independientes, por eso me parece una tontería el comentario ese de "me gustó más el libro". Por norma general, cuando lees un libro, te montas la historia en imágenes en tu cabeza y ningún guionista ni director va a poder ofrecerte esa misma película. Por eso siempre he creído que hay que ver las películas como productos en sí mismos. Sin embargo, con United 93 eso no puede hacerse. Si la viéramos sólo como película de ficción, sin ningún conocimiento de que aquello ocurrió en realidad, o incluso sabiendo que son hechos reales pero sin conocerlos, sería una película lenta, alargada, aburrida, carente de giros en los momentos en que debería tenerlos...

Tampoco es un documental, porque un documental intenta contarnos una visión de la realidad, ofrecernos claves, y aquí se dan por conocidos muchos hechos (lo que un documental generalmente no haría) y se cuenta con ello para construir la historia.

Pero es que, ¿hay alguien que no sepa qué ocurrió el 11S? Por eso mismo, a mí me atrapó la película. Ves cómo va aconteciendo todo, cómo poco a poco se pasa de una alegre mañana soleada a una mañana llena de dudas (¿qué pasa con tantos aviones secuestrados? ¿a dónde los llevan?), y después a una mañana oscurecida por el humo. La historia es tan trágica, el final es tan conocido, que te entran ganas (como un niño ante un muñeco de guiñol) de gritarles lo que ocurre a ver si pueden hacer algo para evitarlo.

Esta noche seguiré, pero creo que no voy a poder hacer nada para salvar al avión.

3 comentarios:

ninfomana dijo...

A mi me pareció, y discúlpenme el símil, que la película cae en barrena desde el primer minuto. ¿Un ejemplo? Las interminables, rancias y estereotipadas escenas de "tensión" en las salas de "des-control" de los aeropuertos. Sus personajes y diálogos están más vistos que Jesús Vázquez en Tele5. Lo mejor, su final: aporta algo de realismo, dignidad y credibilidad a la historia. Pero 15 minutos no justifican para nada el resto del metraje… una bazofia de altos vuelos.

Zero Neuronas dijo...

Imagino que se pueda pensar así, ya digo que como película, de por sí, sin el referente, es bastante mala, pero en este caso el referente es muy importante. Supongo que o entras desde el principio y te gusta o no entras y te parece una bazofia de altos vuelos. Algo así ocurrió con la película (salvando las distancias) Lost in traslation; la gente que entraba en la historia quedaba maravillada y salía encantada del cine, la gente que, como yo, no entramos, bostezábamos una y otra vez en espera de que aquel suplicio acabara ya. Es lo bueno del cine.

Ana dijo...

Hola, yo soy de la opinion del owner de este blog. De hecho alquile lost in translation y lo pase mal, no entendia donde estaba la gracia de la "trama" si habia alguna. A mi que no me digan, que la gente somos como borreguillos que seguimos las modas por darnoslas de...
Dicho esto aprovecho para añadir que United 93 mas que una pelicula, ni un documental, es una recreacion a post de un momento real. No hubiera tenido sentido que inventaran dialogos, ¿para que? a mi eso me da igual, simplemente me encanto porque al saber que fue un suceso real, me veia a mi misma en ese avion, y queria identificarme con ellos. Para mi recrea muy bien la impotencia, que es el sentimiento que me dejó.
Un saludo