Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

jueves, julio 05, 2007

De despedidas y contratos relámpago

Ya no queda nada. Se acaba A tu lado. Para los espectadores es sólo el fin de un programa, pero es algo más, mañana varios amigos míos se unen a las listas de INEM. Así es la tele. Sabes que estás en un entorno laboral bastante inseguro, en la que es raro que tengas un contrato que dure más de tres meses, pero de pronto encuentras algo a lo que te agarras durante años y comienzas a comprender un poco qué es eso de la estabilidad laboral. Pero no hay que fiarse, es televisión y todo (salvo Informe Semanal o Saber y Ganar) tiene un final.

Yo también trabajé como guionista de A tu lado. Fue hace tres años y pico, casi cuatro ya. Y ahora que se acaba puedo contar una anécdota sobre cómo fue mi contratación para que quien no trabaje en la tele entienda un poco en qué terreno nos movemos los trabajadores del medio. Puede quedarme un poco largo, no lo sé, pero me lanzo.

Yo me quedé sin trabajo un mes de junio más o menos. Después me surgió alguna posibilidad de trabajar en un programa del corazón, pero había tenido mis primeros escarceos con la ficción y preferí seguir intentándolo por esa vía. Nada. Alguna llamada para alguna prueba (como una para una futura serie que por aquel entonces se llamaba "Aquí no hay quien duerma"), alguna esperanza frustrada, pero nada. Así que cuando tras más de tres meses parado me llamaron de A tu lado para ofrecerme trabajar como guionista, acepté. Hablé con la coordinadora de guión (a la que ya conocía), e inmediatamente pasé a una entrevista con Ramstad que son los que contratan al personal en Tele5. Tuve que rellenar fichas con mi curriculum, responder a preguntas, aceptar las condiciones del contrato (sin firmarlo aún, que no estaba redactado), etc., etc. Todo listo. Empezaba a trabajar tres días después. Pero en la tele (no sé si en otros sectores ocurre lo mismo) nunca empiezas a trabajar con el contrato firmado. Normalmente te lo pasan cuando ya llevas alguna semana metido en faena.

Así que allí me presento yo en mi primer día de trabajo. Me presentan a otros miembros del equipo, al director, a las redactoras, y me explican un poco el sistema de trabajo. Al principio de la mañana se tiene una reunión en la que están los guionistas, las jefas de redacción, el director y subdirectora, producción y realización. Se habla de contenidos y se plantea una especie de escaleta previa con la que todos nos ponemos a trabajar. Ya enterado, veo que todos empiezan a entrar en la reunión, pero que a mí se me acerca la Productora del programa. Me quiere decir algo. Me cuenta que todo es un lamentable error, pero que no van a contratarme. Yo, obviamente, creo que se trata de una novatada y bromeo: "¿Dónde están las cámaras?". Pero ella, muy seria, me dice que no es broma, se me ha contratado estando ella de vacaciones y no ha dado permiso. No van a contratar a nadie. Me quedo de una pieza y le pido explicaciones. Me dice que tiene una reunión, que me espere. Se meten en la reunión de contenidos y me dejan ahí plantado, completamente perdido. Algunas redactoras se acercan a presentarse y yo les digo: "Bueno, encantado, pero acaban de despedirme". También creen que es broma, "qué tipo tan cachondo". "No, no - les digo-os hablo en serio. Acaban de decirme que no me contratan, con lo tranquilito que estaría yo ahora en la cama".

Salen de la reunión y la coordinadora de guión (amiga mía) tiene que sufrir el terrible trago de explicarme que la productora se niega a contratar a nadie, pero que parece que La Quinta Esfera (un concurso que en aquel entonces iba después en parrilla) se iba a caer. Si eso sucedía, A tu lado pasaría a durar una hora más, con lo que necesitarían otro guionista, entonces me llamarían.

Así que me fui a visitar a mis compañeros de Freemantle (donde yo había trabajado antes) que tienen las oficinas cerca de Tele 5, a contar la situación tan surrealista por la que acababa de pasar. Contratado y despedido el mismo día, y ni siquiera me pagaron el autobús...

(Bueno, La Quinta Esfera cayó efectivamente mes y pico después y volvieron a llamarme, pero esa es otra historia que quizá cuente en otro momento).

12 comentarios:

Pope dijo...

Surrealista de verdad. Luego se quejan de la tele, demasiado bién sale.

mallinali dijo...

jajaja perdona que ria Antonio, pero rio por no llorar!!! es que de verdad!!!!como dicen por ahí,la realidad supera la ficción...
Todo pasa por algo y ahora supongo que estarás mas estable... ;P

4M dijo...

Dios, ¡qué azarosa la vida del guionista! y os entrevistaba Ramstad, que son los de trabajo temporal Ufff.

Por cierto ,ayer vi la noticia ,aunque no tiene que ver ¿Qué te parece la campaña de promoción de euroimages del cine europeo? Esa que ha levantado tantas ampollas entre los pacatos. Me parece brillantísima.
Saludos, ánimo con la vida del guionista que es dura.

Anónimo dijo...

Hola Antonio, la verdad es que me gustaria saber como funciona ser guionista de un magazine como A tu lado, espero que por favor cuentes en otro post como fue trabajar alli, que tenias que hacer, si escribiais lo q dirian luego los invitados, preguntas del corazon, etc...

Gracias por adelantado.

Galahan dijo...

Ah, Tele5, que mítica para estas cosas...

Yo también pasé por una entrevista Ramstad (curran todos los contratos con esta y con ManPower, los cabroncetes) surrealista.

Y también pasé por una aventura similar a la tuya que, bueno... la contaría aquí. Venga, la cuento.

Por una parte me llamaron una vez para currar en TNT. Me hicieron una entrevista, me dijeron que me llamarían esa semana y tardaron casi un mes más porque Tele 5 no acababa de darles la aprobación de presupuesto. ¡Ole! Menos mal que tenía una coleguilla dentro que me iba diciendo que contaban conmigo pero que aún no se podía y tal... ¡un mes esperando!

Pero lo mejor fue otra vez. Esta, para "El Buscador de Historias". Valga como excusa que iba a comenzar y no tenía ni idea de que iba el tema del programa. Pero bueno, me llamaron cuando trabajaba en Valencia en otro programa y me pidieron una prueba. La hice. Les gustó mucho y me querían allí. Ok. Les dije que para cuando y me dieron un plazo de 15 días para no joder a los del curro en el que estaba.
Les avisé, me felicitaron y el jueves antes de incorporarme (lo haría el lunes), con sustituto (un colega) preparado y despedida hecha (papeles, etc..) va y me llaman: "Que lo siento, pero que Tele5 recorta presupuesto y nos quedamos los cuatro que ya estábamos aquí". Ole. Yo le explico lo hijoputas que son y me explican que sí. Pero que Tele 5 es la culpable y tal (eran los de Atlas).

¿A que mola? Pues no acaba. En el tiempo de espera a incorporarme había dicho que no a otra oferta por mi compromiso con los de Tele 5 y rápido, les llamé. Eran los del Club de Flo. Yo ni había preguntado el programa por no calentarme la cabeza y mira, me apetecía un montón. Hice la prueba, me llamaron para una entrevista y... ¿a que no sabéis quien llamó justo antes de la entrevista? Exacto. Los de "El Buscador". Que ahora... sí.

Evidentemente, les mandé a la mierda.

Que vida, señor.
Lo tuyo de "A Tu Lado" es acojonantemente habitual en Tele 5, me temo. Y por extensión en toda la comunidad televisiva. Es vergonzoso. Y lo peor es que parece normal.

Saludos y perdona el tocho!

al dijo...

Lo de empezar a trabajar sin contrato también es normal en publicidad. Y lo de hacer prácticas sin contrato de prácticas es el pan suyo de cada día.

Zero Neuronas dijo...

Pues sí, Galahan, parece que la cosa es bastante habitual. De hecho, cuando me llamaron de nuevo para contratarme (ya digo que estuve trabajando en el programa) volvió a ocurrir algo surrealista, pero es demasiado largo de explicar.
En fin, que nos manejan a su antojo.

Carmen dijo...

Vaya...cómo se las gastan los de Telecinco.Aqui parece que nunca hay dinero para nada, excepto para pagar millonadas a personajes del corazón o a colaboradores de los programas o para blindajes de presentadores estrella, etc.

sobreunanube dijo...

Joer, y yo postulando para guionista...

Me sumo a la petición de anónimo.

Un saludo.

Angela dijo...

Pues a pesar de haber contado con tus servicios me alegro enormemente de que se acabe este programa tan deprimente. Seguro que el reemplazo es más de lo mismo, pero bueno. La historia es buenísima, oye. Lo único bueno de estas cosas es que luego puedes contarlas...

Anónimo dijo...

Bueno, yo soy profesora y ahora tengo estabilidad (aprobé las oposiciones de una puñetera vez, que diría mi madre), pero a mi me pasó algo parecido cuando era susituta. Me llamaron para una baja por depresión, era mi primera sustitución y yo estaba tan feliz porque después de un montón de tiempo en la bolsa, parada, me habían llamado. Cuando llego al instituto me dicen que el profesor al que iba a sustituir se incorporaba con el alta ese mismo día. Me puse histérica, me vuelvo a la delegación y me dicen que es lo que hay (¡qué bien funciona todo en este país!). Era el mes de mayo y ya ese curso no me llamaron más. No comencé a trabajar hasta octubre del curso siguiente. Casi me cuesta una depresión. No sólo la tele es surrealista.

María G.

Zero Neuronas dijo...

Pues sí, María G., supongo que las de perder siempre las tenemos los mismos sea en el sector que sea.
Saludos.