Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

martes, julio 17, 2007

Chuletas de cerdo al limón

Antes de ir con la cuarta y última parte de la crónica del Summercase, y para no aburrir tanto con el mismo tema, vamos a tomar fuerzas con un plato consistente: las chuletas de cerdo al limón.

Para empezar, aclarar que la guarnición puede ser casi cualquier cosa. Aunque es verdad que lo que quizá más le pegue sean las patatas fritas caseras, como las chuletas ya llenan bastante de por sí, yo he optado por hervir y sofreír unas judías verdes.

Y ahora, pasemos al plato principal. Necesitamos una buena chuleta por persona (yo he hecho cuatro aunque comíamos dos, pero eso no cuenta), sal, pimienta, un limón y un tetrabrick pequeño de nata líquida. Fácil de encontrar todo, ¿no?

Primero, salpimentamos al gusto cada una de las chuletas. Echamos unas cuatro cucharadas de aceite en una sartén y freímos bien las cuatro chuletas, una a una, dos a dos,... según el tamaño de la sartén.

Apartamos las chuletas en un plato tapado para que conserven el calor. Ahora retiramos la sartén para que no salpique y añadimos sobre el mismo aceite de haber frito las chuletas el zumo de un limón entero.

Volvemos a poner la sartén sobre el fuego, añadimos la nata y lo mezclamos todo bien (el que salga lo de Carrefour no es publicidad encubierta, es que la foto salió así).

Ahora damos vueltas y dejamos reducir hasta que no sea tan líquido y presente ya el aspecto de salsa. No es necesario añadir sal, porque ya la llevan las chuletas. Tras un ratito, queda una salsa color carne.

Casi está. Se pueden servir las chuletas y la salsa aparte en una salsera o hacer lo que he hecho yo: mezclarlo todo.

Se acompaña con las judías, y a comer. Plato único pero nutritivo.

Eso sí, yo para beber no lo he acompañado ni con vino, ni con cerveza ni con agua, sino con tres tazas de gazpacho casero. Así que ahora mismo tengo la barriga que parece un balón de baloncesto.

Ya bajará.

6 comentarios:

Carmen dijo...

Qué ganas tenía de que pusieses otra receta Antonio! Esta me la apunto para hacerla algún dia. A mi no me gusta la nata,pero si el zumo de limón tapa el sabor de la nata, entonces seguro que me gusta.
Yo las chuletas como más me gustan es al estilo tradicional: en la sarten, bien crujientes, con unos ajitos y listas(hoy he comido eso).

A ver que nos traes la próxima vez! ;-)

aritza dijo...

mmmm que ricas!!!

Tomo nota para el proximo finde que tengo gente a casa...
Como me gustan tus cocinillas!!!!

Un besazo desde Barcelona !!!

Zero Neuronas dijo...

Muchas gracias a las dos. Veo que mis platos tienen aceptación. Si no pongo más a menudo es porque tengo que acordarme de coger la cámara para cocinar y no siempre uno está dispuesto a andar entre fogones y con el objetivo en la otra mano.

Pero seguiré poniendo, seguiré.

Jolie902 dijo...

Madre mía, qué buena pinta!!! Me encanta que tus recetas sean tan sencillas... hasta yo, que soy muuuuu torpe, podría hacerlas. Espero!!! Ya te lo diré ;P

Pope dijo...

Me gustan los artículos de la tele, la música y todo eso..

Pero donde te sales es en estos.

Carmen dijo...

Como esto eran chuletas al limón...te voy a dejar yo otra receta al limón, por si no la conoces:

Pechugas de pollo al limón.

-Cogemos las pechugas fileteadas y las rebozamos sólo con pan empanado. Las ponemos a freir en una sartén. Vuelta y vuelta y las sacamos.

-En ese mismo aceite y sartén(si es un poco honda mejor) echamos una pastilla de avecrem y la sofreímos juntos a dos cucharadas de harina....lo movemos como si fuesemos a hacer una bechamel.

-Una vez conseguida esa salsita, echamos el zumo de dos limones exprimidos y agua(a ojo, más o menos 2 vasos) y llevar a ebullición.

-Cuando hierva, ponemos las pechugas, y las dejamos que cuezan con la salsita unos 10 min...15 máx.

Y ya están hechas!