Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

lunes, septiembre 05, 2011

Risas en serie

Cuando miro para descubrir desde qué sitios visita la gente este blog, veo que hay muchísimas búsquedas de recetas en Google y mucha gente que quiere ver a Marta Torné desnuda. Pero hay otro enlace que se repite mucho, y es el de gente que entra a través de un comentario que dejé en una Blog de cine hace más de cinco años. Esta gente visita mi contribución a la lista de películas que me hicieron reír. Se trataba de un meme en que había que citar diez.

Como ya no voy apenas al cine, he decidido retomar hoy aquella idea con diez series que me han hecho reír. Hay muchas más, pero éstas son las diez que se me vienen a la cabeza en primer lugar, con lo que algo deben tener para mí:

Los Roper. La vi en mi tele en blanco y negro, siendo un renacuajo, y sí, me hacía reír. Puede que no comprendiera alguno de sus chistes, no lo niego, pero sí recuerdo que me encantaba verla e intentaba no perderme ni uno de sus capítulos (y creo que también vi Un hombre en casa, pero de eso tengo los recuerdos más difusos).

Enredo. Creo que la emitían rozando la madrugada. Y allí estaba yo, aguantando como un jabato y deseando que comenzara la cabecera con esa música inolvidable. Y cada vez que terminaba y cebaban el siguiente capítulo, me quedaba con ganas de más, siempre con ganas de más. Creo que con esta serie comencé a amar la televisión (pobre de mí).

Benny Hill. No se puede decir que fuera una serie, y creo que si la pusieran ahora, no me haría ninguna gracia. Pero en su día, ver correr a Benny Hill tras aquellas hermosas señoritas, o ver cómo daba collejas al viejo bajito era toda una gozada. En aquella época, ver el logo de la Thames Television me disparaba las endorfinas.

Cheers. ¿Qué decir de Cheers? De pronto aparece en televisión una serie con unos diálogos chispeantes, unos personajes que calan, unos latigillos (Noooorm) que se pegan, unos guiones muy trabajados. Y uno espera cada capítulo con ansia, se ríe y piensa que le gustaría ser capaz de escribir algo así. Mucho después también disfrute con su spin-off, Frasier. Otra tanda de risas aseguradas y de personajes para enmarcar.

Las cuatro anteriores fueron series de mi infancia y primera adolescencia, de los setenta o principio de los ochenta. Después vinieron otras que también me hicieron reír.

Deja la sangre correr. Esta serie australiana se emitió (creo recordar y así me lo confirma el Imdb) a principio de los 90, porque yo ya estaba en Madrid. Su estética naif, su humor grueso y su tono excesivamente paródico me cautivaron y me provocaron muchas carcajadas.

Mr. Bean. Otra que tampoco puede considerarse una serie propiamente dicha. Recuerdo que vi el primer capítulo (ese en que da un cabezazo a la Reina de Inglaterra) en clase, en la facultad (y si mi memoria no me falla fue Contreras el que nos lo puso, pero de eso no estoy seguro). Ese personaje solitario, egoísta, rastrero y entrañable me ha hecho reír muchas veces.

Seinfeld. Cuando los monólogos aún no se habían convertido en una horrible invasión, Seinfeld llegó con una manera un tanto diferente de hacer humor. Un personaje que parece interpretarse a sí mismo, que se rodea de sus supuestos amigos (inolvidable el genial Costanza) y que reflexiona en su espectáculo sobre cosas que hemos visto que le han ocurrido en su vida. Esta serie fue tema de conversación recurrente con algún amigo.

Malcolm. La descubrí de casualidad en Antena 3 un sábado por la mañana. Ponían aquella serie casi como relleno en un contenedor infantil-juvenil. Desde entonces, los sábados y domingos ponía Antena 3 esperando encontrarme de nuevo con esa familia peculiar. Aún sigo riéndome con su reposición en Boing. No entiendo por qué nunca pusieron esta serie de estreno en prime-time.

Makinavaja. Era fan declarado de los comics de Ivá. Tanto, que cuando quise hacer la tesis doctoral (que no hice nunca), el tema escogido fue su Makinavaja y cómo se había adaptado a todos los medios audiovisuales, del cómic al teatro, cine y televisión (y creo que también al videojuego). Pepe Rubianes le dio el punto justo a su Maki, y salían Mario Pardo, y Pedro Reyes, y Florinda Chico... Una gozada.

The Office. De las series recientes, me quedo sin duda con ésta, en su versión americana. Las carcajadas más sonoras de los últimos años me las han sacado Michael, Dwight y compañía.

Os preguntaréis por qué no cito Friends. También me hizo gracia, pero he de admitir que no he sido seguidor de esta serie. Vi capítulos sueltos, uno de aquí y otro de allá, y aunque me reía, no terminaba de creerme a esos casi treintañeros que se comportaban como quinceañeros. Raro que es uno.



4 comentarios:

Luisito dijo...

Father Ted, buenas e irlandesas risas aseguradas

Marvel Girl dijo...

¿Has visto "Ab Fab" (Absolutamente Fabulosas)? Es de la BBC. Es como un buen vino, cuanto más avanza la serie, más te gusta. Te la recomiendo. De mayor, quiero ser como Patsy.

Zero Neuronas dijo...

Father Ted sí la ví hace tiempo, y me gustó.
Y Ab Fab, ni siquiera sabía que existiera. Me la apunto para buscarla, Marvel Girl. Muchas gracias.

Monica dijo...

Hi

Just to let you know that the London Screenwriters' Festival 2011 kicks off on October 28th for a three day festival like no other - http://www.londonscreenwritersfestival.com. Television screenwriters, producers and commissioners are amongst top speakers.

Best wishes,
Monica