Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

viernes, septiembre 11, 2009

Demasiado real para ser mentira

Estoy terminando la quinta temporada de The Wire, una serie genial. En verdad, sí tengo una pega que ponerle, y es que poco a poco va tirando de tantas líneas argumentales a la vez, que puede que dibuje un fresco de cierto aspecto de Baltimore, el poder, la corrupción, la educación, la amistad, etc., etc., pero no es menos cierto que entre tantas tramas, es más fácil que haya algunas que no te interesen. A mí me ocurre con la trama política. Cada vez que aparece, estoy deseando que acabe la secuencia para pasar a cualquiera de las otras. Pero reconozco que eso es algo muy personal.

Sin embargo, voy a hablar sobre uno de los aspectos de la trama política de la quinta temporada, sobre todo por su semejanza con nuestra propia politica. Y ojo, porque esto sí que es un TREMENDO SPOILER. Quien no quiera saber nada, que se salte lo escrito en azul.

En esta temporada hay un político que ha obtenido beneficios económicos de una forma bastante dudosa, y siempre a cambio de favores políticos. Entre la policía y el fiscal, consiguen encontrar pruebas para inculparlo. En cuanto la noticia aparece en los medios de comunicación, él defiende su inocencia. Después, va a declarar, y aunque nosotros vemos que le han pillado y que hay bastantes pruebas, él sale a la calle y en la puerta de los juzgados sus declaraciones a la prensa son que "está muy contento porque por fin ha podido contar la verdad". Después, este senador va a una emisora de radio y se hace la víctima para todo aquel que le quiera oír. Antes del juicio, el jefe de su grupo político (que en este caso no arrastra las eses) dice que él apoya incondicionalmente a este senador supuestamente corrupto, que no hay pruebas. Después se celebra el juicio con un jurado popular. Con su labia y una demagogia muy estudiada, consigue ser declarado inocente. La fiscal proclama al fiscal jefe: ahí dentro hemos visto cosas que no se aprenden en una facultad de derecho.

¿No os recuerda a algo esta historia? ¿Puede la SGAE denunciar a nuestros políticos por copiar a The Wire este verano? No sé, habría que estudiarlo y tal vez se sacaran buenos cuartos.

2 comentarios:

kaejane dijo...

Huelga decir que a mi la trama en cuestión me fascina, por el contrario (ALERTA SPOILER) La trama de la clase especial para niños especiales de la cuarta temporada me pareció de un simplismo preocupante para lo que suele ser la serie, que me sigue pareciendo una obra maestra (SPOILERS) Creo que hoy mismo empiezo a ver la quinta que, por lo que he visto, tiene solo diez capítulos. Ya queda poco para el final.

Zero Neuronas dijo...

Yo la terminé ayer, y ya te dije que a ti la trama política te iba a gustar. En el fondo es lo bueno de la serie, que tiene un poco para todo el mundo.
A mí la quinta (quitando casi todo lo de los políticos) me ha encantado, pero no te cuento nada de nada. Ya hablaremos.