Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

lunes, octubre 20, 2008

A siete días del séptimo

No queda nada. Dentro de seis días y pico, Dios mediante, que se dice, estaré corriendo en Ciudad Real. Mi tiempo en la prueba de maratón suele rondar las cuatro horas, pero visto el perfil de esta carrera, no creo que pueda bajar el tiempo. De momento, me conformo con no hacer más de cuatro horas quince minutos. En fin, ya veremos, porque todo depende de muchas cosas: estado físico de ese día, clima, ninguna lesión... Sea como sea, espero terminarla, porque uno nunca puede estar seguro de hacerlo.

A lo tonto, a lo tonto, llego a mi séptima maratón. Os dejo con el recorrido y el perfil, para quien pueda interesar.

Y ahora, el perfil. Lo que peor llevo son esos quince kilómetros en subida, desde el 25 hasta el 40, justo en la peor parte de la carrera. Miedo me da.

9 comentarios:

ghforo dijo...

Mucha suerte en la carrera.

leticia dijo...

Suerte Antonio!

Carmen dijo...

Que vaya muy bien Antonio. Y como tu dices, del km 25 al 40 tiene tela...pero los 5 primeros tampoco parecen que vayan a estar nada mal...

4M dijo...

¿y hará frío además de la subida?
Que tengas un muy buen tiempo, Antonio, metereológico y cronológico.

Zero Neuronas dijo...

Los cinco kilómetros primeros parecen durillos, pero al menos uno está fresco y son sólo cinco kilómetros.
Y en cuanto al tiempo atmosférico, por ahora anuncian un buen día para correr, entre 11 y 19 grados y sin lluvia. Veremos si aciertan, que todavía queda mucho para un pronóstico tan ajustado.

Anónimo dijo...

Suerte campeón, que estes a tope física y mentalmente.
María

Miss Lunatic dijo...

Suerte!

Anónimo dijo...

Bueno, pues que haya suerte! 7 maratones ni más ni menos. Todo un logro. Sí señor.
Yo todavía estoy intentando prepararme para correr mi primera maratón. La de Berlín no puedo ser ; )
Entrenar para una maratón requiere una constancia que no todo el mundo conoce.

Marvel Girl dijo...

Dios... La única y última vez que participé en una maratón, acabé con una pájara (un patrás, aclaro para las mentes siniestras) y llevada a hombros por los enfermeros del 061 en Plena Plaza de San Francisco, Sevilla. Qué gran año el 95...

Ánimo y al toro.