Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

viernes, julio 22, 2011

Insignificantes y circunstanciales

Ni la grandiosidad del mar, ni lo extraordinario de la naturaleza salvaje, ni la inmensidad del universo, lo que ayer me hizo sentirme pequeño e insignificante fue la construcción.

Iba yo subiendo hacia el Paseo de Extremadura de Madrid por una de esas calle muy empinadas que se estilan por la zona cuando adelanté a un ancianito que, apoyado en su bastón y dando cortos pasos, iba hablando con una persona más joven.

- Todo esto era montaña-alcancé a oírle decir.

Miré a mi alrededor. Algún colegio, algún negocio, calles asfaltadas, y viviendas, algunas recientes, muchas antiguas. ¿Todo esto era montaña? ¿Y este hombre lo ha visto?

De repente me vino a la cabeza una idea: la inutilidad de todo lo que acometemos. Nos creemos que nuestros actos son importantes, pero mañana las montañas habrán dejado paso al asfalto. Nada permanece, sólo un anciano a punto de morir recuerda que el ladrillo antes era campo.

Después me olvidé de mi reflexión existencialista y fui hasta la oficina de Correos a reclamar una entrega perdida.