Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

domingo, mayo 08, 2011

Presentando hadas ahogadas en Lora del Río

Antes incluso de presentar El caso del hada falsamente ahogada en Madrid, ya tenía la idea y la ilusión de presentarla en mi pueblo. En Lora empecé a vivir, empecé a aprender, empecé a imaginar historias, empecé a escribir. Y quería compartir con mis paisanos la alegría de tener publicada mi primera novela.

Este fin de semana lo he hecho. El día tal vez no era muy propicio, un viernes con Feria de Sevilla y actos de presentación de partidos para las próximas elecciones que coincidían en horario con mi presentación. Pero no me puedo quejar, muy al contrario, estoy muy satisfecho.

El salón de actos de la Biblioteca Pública me provoca bastantes recuerdos. He pasado allí muchas horas, sobre todo cuando se proyectaban películas en vídeo, películas que nos encargábamos de elegir y programar un grupo de gente entre quienes me encontraba, aún a una edad muy joven. Allí también recibí mi primer curso sobre cine y descubrí por primera vez que tras cada película había un guión minuciosamente detallado.


Ahora, un nuevo recuerdo se unirá a los demás. El día 6 de Mayo de 2011 presenté mi novela ante un grupo de amigos y paisanos.
Como apreciáis en las fotos, el salón no estaba lleno, pero tampoco vacío. Había la cantidad exacta de personas para calificar el acto de “éxito”. Teresa Castellano me presentó con naturalidad y cercanía, y así quise yo conducir la breve charla, con mucha cercanía. Primero recordé un poco mi trayectoria tras abandonar el pueblo y después conté por qué quise escribir esta novela y elegí precisamente esta mezcla de géneros.
Añadí algunas anécdotas sobre el proceso de escritura, elección de los nombres de los personajes, búsqueda de editorial, etc.

No dimos paso a las típicas preguntas, sino que pasamos directamente a la firma de ejemplares. Y ahí es donde pude disfrutar más del acto. No sólo se acercaban amigos, sino personas a las que no conocía. Con todos me entretuve un rato, sinceramente agradecido de que quisieran leer lo que yo había escrito.

Se vendieron prácticamente todos los ejemplares que tenía la Librería Azahar, que me ha apoyado en este acto, lo que también se puede calificar de “éxito de ventas”. Ahora, como dije en un momento de la presentación recurriendo al tópico, el libro ya no es mío. Ahora está en las casas de cada uno de quienes se lo llevaron. Sólo les pedí que lo cuidaran, que lo alimentaran con sus lecturas y lo pusieran en un lugar fresquito de la casa en estos momentos en que se acerca el verano (por mucho que en Juego de Tronos nos digan lo contrario).

Después pude tomar unas cervezas con los más cercanos, en algún caso amistades íntimas con las que por un motivo u otro no coincides en años. Sólo por eso, ya merece la pena haber publicado esta novela.

3 comentarios:

al dijo...

¡Enhorabuena!

Por cierto, por el título del post podría parecer que Lora del Río es el lugar donde se han ahogado las hadas. ;-)

Zero Neuronas dijo...

Puede que así sea...
Je, je. No, en serio, no había caído en la ambigüedad del título, pero ahora que lo dices, me gusta más así.

F. Lotas dijo...

y yo me lo perdí ;(