Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

lunes, mayo 30, 2011

Estaba cantado

Hace cinco años, la Kermés sacó su primer y único disco, como ya dije en este blog hace tiempo. Con todo lo de la acampada en Sol, recordé las letras de Hechos contra el decoro y una cosa me llevó a la otra.
Os copio aquí íntegra la letra de la canción Tarde o temprano de La Kermés:

“Ellos tienen el poder nosotros la noche”
Las palabras rebotan en tu cabeza y le dan sentido
A la pieza que vomita el spray
Eres una sombra, actúas rápido como los dedos de un dj
Tu vinilo es la paradoja de una calma tensa
Y entendiste que en cada código de barras
Se esconden los barrotes de tu puta celda
Recuerdas la historia del secuestro de ese avión
Esos tíos llegando a la cabina a punta de pistola
Y encontrando el pastel en forma de sorpresa:
Volando en automático, nadie a los mandos.
Jodida metáfora, buena historia
A la altura del sistema.
Quien ríe el último ríe mejor
Pero olvidaste la risa entre tanta mueca,
Tanto si señor y tanto labio partido
Para hacerte un hueco y ganarle unos metros al destino.
Dejas tu firma en tu zona
Como el perro su meada en cada esquina
Mientras sientes cómo el gris del cielo se pega a la tierra
Y la tormenta está más cerca cada día.

Debajo de los adoquines hay un polvorín
Que tarde o temprano va a arder
Porque hace ya tiempo que encendieron la mecha.

Me río en la puta cara
Del que llama vida al atraco llave en mano
A sesenta metros de hipoteca durante treinta años
Con vistas a la periferia de los que más tienen
Y al centro del agobio cotidiano.
Reír por no llorar, respirar
Cansados de buscar la sombra en un descampado
Cuántas veces hemos contado hasta diez para no saltar.
Atados a una guerra que no tiene tiempo ni espacio
En todas partes, por todos lados.
Con el cuerpo sobre la lona
Siento que se acerca el penúltimo asalto
Mi flow vuela sin levantar los pies del suelo
Con el viento en la cara
Como cuando sacaba la cabeza por la ventanilla del carro
Cuando de cani iba de viaje con mis viejos.
Sé que no es fácil, yo mismo me digo
Que pesan las rutinas para seguir vivo
Pero hay que afilar la paciencia, desempolvar la puntería
Como un francotirador al que le cuesta ver el objetivo.

Debajo de los adoquines hay un polvorín
Que tarde o temprano va a arder
Porque hace ya tiempo que encendieron la mecha.

Podéis escucharla en esta página, pulsando en el enlace de la derecha.

Parece que el amigo Ruso tenía razón. El polvorín está empezando a arder.