Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

viernes, octubre 07, 2011

Hígado de ternera encebollado

Tras la crisis de las vacas locas, el hígado de ternera parecía bastante prohíbido. Pero hace poco estaba en el mercado haciendo la compra y al pasar por la casquería y ver allí la pieza de hígado recordé los filetes que tantas veces me ponía mi madre cuando era niño y me entraron ganas de volver a comer hígado. Dicho y hecho, compramos un kilito y preparé el sencillo hígado encebollado del que voy a hablar ahora.

En primer lugar, se limpian los filetes y se le quitan las venillas. Después se cortan en trozos pequeños, para que quepan en la boca sin tener que usar cuchillo.

En una sartén ponemos bastante cebolla (yo puse dos gordas), un diente de ajo fileteado y se deja pochar todo bien. Cuando la cebolla está transparente, añadimos un poquito de harina y la freímos también durante unos segundos. Después añadimos los trozos de hígado, sal y pimienta.
Ahora lo dejamos hacer moviendolo todo de vez en cuando. Una vez que el hígado está cocinado, añadimos un buen vaso de vino blanco y lo dejamos reducir moviendo también de vez en cuando.
Y ya está. Para servirlo, le viene muy bien unas patatas cortadas en daditos y fritas. Delicioso y parece ser que una buena fuente de hierro.