Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

lunes, febrero 15, 2010

Impresiones goyescas

Probablemente a nadie le interese un comino lo que yo opine sobre la gala de anoche, pero nadie tampoco va a impedir que ponga aquí tres o cuatro cosillas. Al fin y al cabo, así doy pie para quien quiera hablar sobre ella en los comentarios.

En principio, el tan cacareado Buenafuente me pareció un poco desaparecido. Salió poco y no estuvo mal pero tampoco excesivamente gracioso. Fue mucho mejor la breve intervención de la Sardá.

No fue una gala aburrida, pero sigue siendo largúisima incluso sin publicidad.

De los premios, casi nada que decir, ellos se lo guisan y ellos se lo votan. Eso sí, no me gustó que Ágora ganara el premio al mejor guión original. Creo que esa película que está bien dirigida, producida, interpretada y todo eso, falla precisamente en el guión. Yo, cuando la vi, no llegué a enterarme de qué iba: ¿de Hipatia?, ¿de la tolerancia?, ¿de la perseverancia?, ¿de amor?... No sé, yo no llegué a implicarme con ningún personaje ni a interesarme en el "quévaapasarahora".

TERAPIA no ganó el Goya al mejor corto de ficción porque se lo dieron al amigo de Amenábar. Pero, ¿qué cojones?, estuvo ahí, en la final. Y Nuria chupó plano al menos un par de veces. Enhorabuena.


Era curiosa ver la cara de preocupación que tenía en todo momento Álex de la Iglesia, se veía que lleva la responsabilidad con idem.

El apoyo de los comentarios de Tony Garrido, acertado. Y no sé si fue irónico intencionadamente, pero estuvo bien cuando apuntilló, sobre el premio a la mejor actriz revelación, que se lo llevaba Soledad Villamil, una actriz que llevaba veinte años trabajando. Esa categoría es un poco extraña. Cualquier día Robert de Niro hace una película española y se lo dan a él.

Moló esa sorpresa final de la aparición de Pedro Almodóvar.

Por cierto, ¿lo que contó Almodóvar fue verdad? ¿Ya sabía Álex de la Iglesia que el Goya para mejor guión iba para Ágora? ¿O fue una forma sutil de darle una puñalada a la Academia para empañar su credibilidad?

2 comentarios:

4M dijo...

A mí fue la gala que más me gustó en años, y yo encuentro un acierto lo que decías de que Buenafuente estuviera como desaparecido precisamente,jeje...Me parece que estuvo donde tenía que estar con el video al principio y esas cosas. Temía que se me fuera a hacer cargante y no se me hizo, por lo que dices.
Ah y me encantó el video de presentación al Goya de mejor montaje con "Movida en la 211".
El absurdo de lo de Soledad Villamaamil no tiene palabras, no por el Goya merecidísimo sino por la categoría que quedó ironizada en efecto por el comentario.
Me gustó mucho la gala, ya digo.

nuria dijo...

Gracias Antonio por el post. Me quedó con el trayecto en coche a la gala cuando junto con Gonzalo y Jaime recogimos a Nathalie, toda fashion, en la plaza Canalejas, con las ilusiones intactas.
No me quedo con la parte del photocall con los programas del corazón que fue todo un cuadro, Torito and company.

Sí, me quedo con el reencuentro de mis compañeros de TVE dentro de la sala, y su cariño.
No me quedo con las enormes colas del baño de mujeres antes de la gala y el fumadero en el que se convirtió.

Lo de Mateo era previsible y ganarle era muy complicado. Aún así a los tres (Martin, Esteban y yo) se nos quedó cara de tontos cuando leyeron su victoria.
Me quedo con las risas con Nathalie, y la ironía con mis compañeros de cortos. Ese clan especial que ama el cine, se ríe de algunos académicos, y se lo curra con los cortos, que son como los hijos aunque salgan feúchos los quieres, y los defiendes a muerte.
Me quedo con todos los sms de cariño que recibí, que parecía que me iba a casar y con mi chico Gonzalo Toledano, al que quiero mucho.
Y la crónica de los Goya continúa.