Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

miércoles, noviembre 06, 2013

Gobierno S.A.

¿Todavía piensas que quienes nos gobiernan son unos políticos a los que votamos cada cuatro años? No. Esos son solo la parte visible de los que de verdad mandan, las marionetas que se nos ofrecen a los mortales para que nos entretengamos, los cabezas de turco a los que queremos linchar mientras los verdaderos mandamases fuman sus puros tranquilamente. Porque quienes de verdad gobiernan, quienes de verdad deciden sobre todas las políticas son las grandes compañías.

Y si no me crees, hay una reciente ley que lo demuestra casi sin lugar a dudas. Voy a poner un caso y después te hago una o dos preguntas.

Supongamos que te construyes una casita en el campo con todos los requisitos legales habidos y por haber. Como está en una zona despejada y luminosa, te instalas unas placas solares que te permiten generar la suficiente energía eléctrica para autoabastecerte, incluso te sobra una poquita que puedes dar a la red general. Estás feliz como una perdiz con tu decisión y tu autoconsumo. Se acabaron las enormes facturas de la luz.

Ahora la pregunta: ¿qué haría un gobierno que gobierna para la gente? Probablemente te daría una palmadita en la espalda y te diría: genial, eres un ahorrador, lo que hace falta en estos momentos. Y encima no contaminas. Y encima das energía a la red general. Como lo haces tan bien, te vamos a pagar esa energía que te sobra. Te pagaremos poco, que somos gobierno y tampoco vamos a ir ahora de santos, pero algo te daremos, ¿vale?

Es algo que parece lógico. Ahora otra pregunta: ¿qué haría un gobierno que gobierna para las grandes compañías? Te diría: eh, ¿qué haces, insensato? Vas a dejar de pagar dinero a las compañías eléctricas, como haya mucha gente más como tú, van a dejar de ingresar millonadas de euros cada segundo. ¿Qué eres, un puto revolucionario? Y encima tienes la desfachatez de enviar energía a la red, ¿para qué? ¿Para abaratar la factura a otros usuarios? Nada, nada. Esto no se puede permitir. Te lo prohibo terminantemente.

Pero entonces las grandes compañías llaman al gobierno: "A ver, chavalito, no andes prohibiendo, que se nos va a ver demasiado el plumero. Ponles un impuesto que te cagas a esos listillos, y ya está. Verás cómo se les quitan las ganas de andar autoconsumiendo y siguen pagándonos a nosotros, que es lo que hay que hacer, hombre".

Así que el gobierno que gobierna para las grandes compañías, pasa de sus ciudadanos y planta un impuesto al sol y al viento.

Es algo que viene sólo de este verano, pero así seguimos.

Hasta que reventemos.