Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

viernes, septiembre 29, 2006

Hacemos las maletas

Los seguidores de Hospital Central ya saben que esta temporada habrá un capítulo grabado en India. El año pasado viajé a Guatemala y ya conté algunas cosas, pero este año no me toca a mí ir como "guionista de guardia". Sin embargo, puedo adelantar, a modo de noticia breve, que mañana mismo sale para allá el equipo. Mucha suerte.

Las seis de la mañana

El otro día Miss Julie hacía una definición del guionista (masculino) tipo como alguien soltero, que no conduce, con poco éxito con las mujeres, que vive con su familia, al que no le gusta el deporte pero sí ir de copas con sus amigos guionistas. Yo disentía de esta tipología, pero ahora voy a hablar de algo que sí creo que es común a todos los guionistas (masculinos y femeninos). A día de hoy, aún no conozco a ni uno/a solo/a a quien no le guste Atrapado en el tiempo.

Ayer la encontré en oferta, la compré, volví a verla y volví a disfrutar. Tal vez nos guste tanto porque es una historia perfectamente engranada, con una maravillosa progresión del personaje principal, llena de detalles que permiten su visionado una y otra vez, con numerosos momentos divertidísimos, con una Andie Macdowell guapísima... En fin, una delicia.

Después vi un poco del típico documental que acompaña a la película en la "Edición del coleccionista". Resulta curioso enterarse de que el guión iba dando tumbos por las productoras sin que ninguna se atreviera a producirlo, parecía demasiado arriesgado. Al parecer lo que ahora los americanos llaman "cine independiente" en aquel momento era llamado "cine europeo", simpática anécdota. Y el guión no era así desde el principio. La primera versión comenzaba por la mitad de la película, el primer acto no existía. Iba directamente a un hombre del tiempo que lo sabía todo sobre toda la gente de un pueblo que no era el suyo, y el espectador no sabía por qué. Así iban a hacerla, y creo que también podía haber quedado muy bien, pero al final echaron en falta ver el sufrimiento de este hombre que no podía escapar del mismo día y optaron por comenzar por el principio. El guionista de la primera versión sale hablando en el documental muy contento con el resultado de la segunda (en la que creo que ya no participó), y es que ese es el espíritu de un guionista: mi obra es un instrumento de trabajo, respetadla, pero trabajad con ella. Toda mejora es bien recibida.

miércoles, septiembre 27, 2006

Superhombre


Cuando te crees que has realizado una gran proeza, siempre hay alguien que intenta desmerecerte. Ayer mismo alguien me comentaba "¿cuatro horas y media para acabar un maratón? Bah, eso está chupado". Y no lo está, os lo aseguro.

Pero hay gente que, sin quererlo, sin conocerte siquiera, te hace sentir como si lo que has hecho no fuera absolutamente nada. Me refiero a Dean Karnazes, el "ultramarathonman". Este hombre, por llamarlo de alguna forma, anunció que iba a hacer cincuenta maratones en cincuenta días consecutivos. Empezó el primero el 18 de septiembre y hoy va por la décima carrera. 42,195 Kms. cada día, ahí es nada. Ayer, en su noveno día consecutivo, hizo 03:53:12, un auténtico monstruo de la naturaleza. (Podemos seguir su hazaña en esta página).

Y yo pensando si mis piernas estarán listas para correr la maratón de Londres el 23 de Abril. No somos nadie...

martes, septiembre 26, 2006

La soledad del corredor de fondo

Salir a correr un maratón al extranjero es como comerse un Kit-kat. Haces un paréntesis en tu ajetreo diario con algo totalmente diferente. Pero hoy toca volver a la realidad. Lo primero con lo que me encuentro es ese 11,5% de Ana Obregón. Y no, como dijo Miss Julie en unos comentarios de este mismo blog, no me alegro en absoluto de ese dato.

Ana Obregón nos puede caer mejor o peor, pero lo cierto es que no es nada gratificante ver que un producto de ficción nuevo fracase. Como ya he comentado alguna vez, me gustaría que todo lo que se hace aquí tuviera éxito, no por un motivo patrio, sino por puro pragmatismo. Ya que uno trabaja en este mercado, es mejor que las cadenas confíen en encargar nuevas series, en seguir apostando por la ficción. Y si los nuevos productos no consiguen encontrar el éxito, las cadenas, que nunca se han caracterizado por su amor al riesgo, se lo irán pensando cada vez más antes de encargar y programar ficción nacional.


Por eso me parece una tontería alegrarse por el 11,5% de Ellas y el sexo débil. Esa serie no es sólo Ana Obregón, es un montón de gente trabajando detrás.

En fin, que hoy ya tengo las piernas mucho mejor y el gusanillo de los maratones, dormido durante unos años, vuelve a mi sangre. No sé si me atreveré a una sexta, pero ya no lo niego con rotundidad. Os dejo otra fotito de la carrera.

lunes, septiembre 25, 2006

Atravesar el muro

Los corredores de maratón llaman "el muro" a una barrera más psicológica que física que, se supone, se encuentra sobre el kilómetro 32 de la carrera. Llegados a este punto, las piernas te flaquean y crees que no vas a poder acabar. Si chocas con ese muro, adiós a pasar bajo la meta con los brazos en alto, si sigues, el éxito está casi asegurado.

Pues este fin de semana me he ido a romper ese muro al sitio más ad hoc para ello: Berlín. Llevaba ya cuatro maratones en mis piernas, todos ellos en Madrid, pero el último fue en el año 2001. Cinco años, litros de cerveza y kilos de carnaca después, me decidí a redondear el número con un quinto maratón, ¿y qué mejor despedida que ir al más rápido de todos? Meses de preparación y ayer, la proeza.

No voy a aburrir contando los detalles, pero la carrera ha sido muy dura. El perfil es llano, pero el sol pegaba de lo lindo, y a pesar de que todo estaba perfectamente organizado, han tenido (no sólo a mi entender por lo que he hablado después con otros corredores) un gran fallo en los avituallamientos. Sólo daban el agua en el lateral derecho, sólo en vasos, y durante no muchos metros. Con eso, cada vez que llegabas a uno se formaba un pitote que te obligaba a pararte si querías beber. Y eso es un rompepiernas que pasa factura.

Pero bueno, no pongo excusas, el caso es que llegué, atravesé el muro en Berlín, (que en este maratón a mí se me adelantó mucho, como en el kilómetro 24) y llegué a la meta con un tiempo de 04:27:35.

Estoy cansado, pero contento.

viernes, septiembre 22, 2006

El chicle de oro


Hace unos días comenté que había visto los cuatro primeros capítulos de Prison Break. Pues bien, ya voy por el doce y ya me he formado una opinión con más criterio de esta serie.

Sé que es un producto casi unanímamente alabado, y yo no le voy a negar su eficacia televisiva. Como producto de entretenimiento, es perfecto, con ritmo, con emoción, con intriga, con un obstáculo tras otro. Eso no lo niego.

Pero a mí empieza a cansarme. Me parece que es una serie alargada. Un producto que podía haber sido perfecto como caramelo, pero que han convertido en un chicle que se sigue mascando aún perdido el sabor. Al protagonista le van surgiendo numerosos obstáculos en el plan de fuga. Unos los resuelve con su ingenio, pero lo peor es que muchos de los obstáculos se resueven porque "milagrosamente" algo externo sucede que lo arregla todo (el alcaide cambia de opinión por un problema de su pasado, un personaje que no se decide a entrar en el grupo entra porque algo ocurre en su familia, etc., etc.). Cuando ya has visto tres o cuatro veces este recurso, empiezas a cansarte. Ya no te preocupa ningún obstáculo porque sabes con total seguridad que algo ocurrirá.

Y de los malos que hay fuera de la cárcel, mejor no hablar. Parecen malos sacados de un tebeo de Mortadelo y Filemón. ¿Se puede ser más inútiles que ellos? Vamos, que tienen que enviar a otro que se supone que es más malo que ellos y resulta aún más estúpido. Si tiene la oportunidad de cargarse a quien está buscando, no lo hará en el momento, se inventará algún plan absurdo que hará que todo se retrase y dé oportunidad a los nuestros de salir ilesos.

Tras lo que he escrito, parece que la serie no me gusta. Es cierto que se me está desinflando un poco, pero está tan bien realizada, tan bien interpretada, y tiene tantos trucos de guión, que la verdad es que me trago cada capítulo con bastante comodidad y me divierto intentando adivinar cuál va a ser la próxima rueda de molino con la que querrán que comulguemos los espectadores.

jueves, septiembre 21, 2006

Chupada de p***


Hoy sí, hoy vuelvo a permitirme una chupada de polla (con perdón). Tras el cambio de día, la verdad es que pensábamos que algo de pupa sí que nos podía hacer Anita Obregón, pero casi le hemos sacado el doble. Nuestro 30,5% frente a su 16,1%.

La duda es qué hará ahora Antena 3, ¿enviará la serie a los martes para volver a competir contra el hielo? ¿La dejará como está esperando recuperar? No tengo ni idea, pero espero que esto no se convierta en un baile de días de emisión que acabe cansando a la gente.

Yo sólo vi un poco de la serie, durante los intermedios de Hospital Central, y la verdad es que me daba un poco de grima. ¿Qué hace esa mujer de casi sesenta años intentando seguir haciendo de sex-simbol? Anoche vi también el anuncio de Jane Fonda, ese en que dice: "tengo sesenta y ocho años, estoy bien, ¿verdad?" Eso sí es envejecer con clase.

Pero, en fin, que no quería escribir esto para criticar a nadie, sino para felicitarnos a nosotros mismos, que, como ya he dicho otras veces, estos éxitos son muy perecederos y hay que disfrutarlos al momento, porque los fracasos duran mucho, pero los éxitos se olvidan tan pronto como se producen.

miércoles, septiembre 20, 2006

Noche de zapping

Esta noche la cosa no va de un combate de boxeo entre dos rivales, esta noche asistiremos a un completo espectáculo de lucha libre de esos en los que pueden saltar varios forzudos al cuadrilátero. No es sólo que Hospital Central tenga que competir con el estreno de Ana Obregón, es que también está la isla con el avión estrellado de La Primera, la buena película de La 2, e incluso las llorosas jovenzuelas aspirantes a pasear modelitos de Cuatro.

Que se preparen los mandos a distancia, porque esta noche van a tener trabajo.

martes, septiembre 19, 2006

Ni te cases ni te embarques

Nos cambian de día. Tras dos semanas embarcados en el martes, a partir de ésta nos mudamos a los miércoles. No os creáis que nosotros lo sabemos con más antelación que el público en general, de hecho, yo me he enterado esta mañana cuando he llegado a la oficina. Y ya había quedado para ver el capítulo de esta noche (que se emitirá mañana).

Telecinco no ha querido dejar el camino trillado para Ana Obregón y su nueva serie (lo del hielo parece que no va demasiado bien) y ha enviado a Hospital Central al ring. No sé cómo será la lucha, pero seguro que recibiremos algún que otro golpe. Ver a Ana Obregón haciendo de marquesa que llega a presidenta del gobierno es algo tan surrealista que... quién sabe. Puede llegar a oler a serie de culto.

Por lo menos, muchos de vosotros ya no tendréis que elegir entre Hospital Central y Anatomía de Grey.

Los Simpsons en carne y hueso

Supongo que es sólo un entretenimiento de alguien o de algún programa de televisión, pero aquí está, la cabecera de los Simpson tomando cuerpo en actores reales:

lunes, septiembre 18, 2006

El tonto secreto de Anthony Zimmer


Ayer vi El secreto de Anthony Zimmer. Se supone que es un thriller, que uno se va a encontrar intriga, acción, suspense, sorpresas... Pero lo que uno se encuentra es un globo muy vistoso que se desinfla enseguida.

A ver, ya cité una vez a Chersterton para hablar de Chinatown. En aquella ocasión recordé su principio de que el alma de los cuentos de detectives no es la complejidad, sino la sencillez. Muy acorde con esta idea, está esta otra extraída del mismo texto:

Los escritores tienen la extraña idea de que su trabajo consiste en confundir a sus lectores y que, mientras los mantengan confusos, no importa si les decepcionan. Pero no hace falta sólo esconder un secreto, también hace falta un secreto digno de ocultar. El clímax no debe ser anticlimático.
Me parece que el director y guionista de esta película debería haber leído el breve texto de Chersterton. Para no destripar la película sólo diré que empieza bien, utilizando la estructura tan de Hitchcock de meter a una persona normal en un complot en el que se siente como pez fuera del agua, pero del que tiene que salir por sus propios medios.

Sin embargo, muy pronto la cosa empieza a no tener sentido. Ocurren cosas que no te explicas, no entiendes la motivación de los personajes, todo se hace complicado cuando podría ser muy simple. Y encima, cuando sucede ese supuesto giro genial, la explicación a todo, te das cuenta de que todo lo que te han contado no tiene ningún sentido. Si alguna película no aguanta una segunda visión, ésa, desde luego, lleva el nombre de Anthony Zimmer.

viernes, septiembre 15, 2006

¿Alatriste a los Oscars?

La Academia de Cine de España ha elegido las tres candidatas por España para presentarlas al Oscar a la mejor película en lengua no inglesa. Las tres son: Alatriste, Salvador y Volver.

Pues bien, me voy a contradecir a mí mismo (aunque veréis que en el fondo no es así). Creo que la elección de Alatriste no estaría mal. La película no me gusto nada, me aburrió soberanamente y me pareció una tomadura de pelo, pero eso mismo es lo que puede hacer que tenga posibilidades en el camino a los Oscars.

Presentar en la meca del cine una película como las que ellos hacen a veces, entretenida, con ritmo, con acción, con una historia que evoluciona..., sería competir con sus mismas armas. Ellos eso ya lo tienen visto. Pero Alatriste es una película de la que los propios españoles no nos enteramos de nada, y se supone que algo de nuestra historia sabemos. La historia está tan mal contada que uno piensa "tal vez yo soy un zopenco, mejor me callo y digo que qué bien", el ritmo a veces decae tanto que uno intenta disimular el bostezo con la última palomita del paquete. En fin, que los americanos verán aquello y dirán: esto debe ser muy profundo, porque no entiendo ni papa, y es muy europeo, porque hay una secuencia de un teatro que dura media hora y en la que no pasa nada, además, sale gente con trajes de época... Mmmm, esto debe ser para intelectuales, la voy a votar.

Así que quién sabe, puede que sus defectos sean sus virtudes.

jueves, septiembre 14, 2006

La realidad es demasiado real para parecer real

Pues sí, el título de este post me vino cuando ayer terminé de escribir sobre Marchando. Había leído en una reseña que la película cuenta anécdotas reales que le pasaron a varios camareros. Y eso es lo que falla.

Hace años hice un curso de guión con Javier Palmero, y cuando llegamos al tema "diálogos" nos contó una anécdota muy ilustrativa y que viene bien con el tema del que quiero hablar. Al parecer, para el guión de una película (creo recordar que El puente) querían dar mucho realismo a los diálogos. Tanto fue así que se dedicaron a grabar conversaciones en una corrala de vecinos para transcribirlas luego tal cual al guión. Así lo hicieron, pero cuando aquello se rodó, no había quien se creyera los diálogos, eran tan reales que parecían falsos.

Pues sí, la ficción hay que vestirla, un guión tiene que ser "verosímil", no "real" (a no ser que hagamos un documental).

Yo mismo trabajé más de dos años en una hamburguesería de una importante cadena americana, y viendo Marchando puede que reconociera un par de situaciones, pero plantar ante la cámara algo que se supone real no es lo suficientemente fuerte como para atrapar. El espectador no tiene por qué creer lo que le dices a priori, así que tienes que sorprenderle, hacérselo creer. Si algo te hizo gracia cuando ocurrió, plantéate si funciona como un gag para quien no sabe que aquello ocurrió de verdad. Si no funciona, no vale.

Al respecto de este tema, un compañero me comenta que eso ocurrió en el glorioso mundial de baloncesto de este año. Si pones en una película que un equipo llega por primera vez a la final, pero la estrella se lesiona justo en la semifinal y al entrenador se le muere el padre horas antes del último partido, el público movería el culo en sus sillones diciendo: "¡Anda ya! Y querrán que yo me trague esto".

miércoles, septiembre 13, 2006

Imitando a Clerks

Justo ahora que se acaba de estrenar Clerks II, me he puesto a ver una película que algunos han calificado como "inspirada en Clerks": Marchando.

Sólo puedo decir una cosa, he visto cincuenta minutos de la dichosa peliculita y no me he reído ni una sola vez, es que ni me he sonreído. ¿Por qué he aguantado tanto? Porque las situaciones que plantea, una a una, pueden prometer algo, pero sus desarrollos se quedan en tontos chistes, escatológicos a veces, burdos otras, evidentes la mayoría. Donde en Clerks había ingenio, aquí hay sal gorda, donde en Clerks había un retrato (puede que de perdedores, puede que de desencantados), aquí hay tópicos y lugares comunes.

Por Dios, si hasta intentan hacer una especie de homenaje a Jay y Bob el silencioso con dos raterillos de tres al cuarto que maldita la gracia...

En fin, que no sé si en los cuarenta minutos que le quedan mejorará, pero ni ganas de enterarme, porque yo me voy "marchando" a hacer otras cosas.

martes, septiembre 12, 2006

Cine en la calle

Hace años, en un trayecto en AVE, vi una película que no terminó de gustarme, pero que tenía una premisa que sí me gustó mucho: Bowfinger. Según recuerdo, y a riesgo de meter algún spoiler, creo que contaba cómo un director de cine venido a menos decide rodar una película con la gran estrella del momento sin que esa gran estrella (Eddie Murphy) se entere. Para ello aprovechan los momentos en que sale a pasear o va de un sitio a otro para que los actores reales de la película interactúen con él, y lo graban todo con cámaras ocultas.


Pues hoy he leído una entrevista a Julio Rojas en Abcguionistas en la que este cineasta chileno habla de un proyecto que tiene muchas similitudes con esa película: el Film&Run o Filma y corre.

Se trata de hacer películas en espacios abiertos o reales, nunca en sets, con un guión, actores y todo eso, pero sin que nadie más que los actores principales sepa que se está grabando. Todos los demás personajes interactúan con ellos de manera natural.

Es una propuesta interesante que, como toda propuesta, puede dar bodrios infumables o películas de una frescura imposible de conseguir de otra forma. Eso dependerá ya del talento de los creadores y de la suerte que tengan a la hora de grabar-rodar. Aún no hay ningún largo realizado siguiendo los preceptos de este nuevo "Dogma", pero imagino que no tardaremos mucho en poder ver alguno.

Aquí el decálogo del Film&run.

lunes, septiembre 11, 2006

Fucking Lebowski

No hay nada como atascarse en una secuencia para ponerse a tontear un rato por internet y encontrar cosas como ésta. Una edición de El Gran Lebowski en la que sólo se han dejado los fuck's y fucking's. Dos minutos y pico de puro taco. ¿Quién lo dice mejor?

Justificar las acciones

Como estoy ya dialogando el capítulo aquel en que cambiamos el orden de la escaleta, me tomo un respiro para contar algo sobre el proceso creativo en general.

Ya conté que en Marzo comencé a escribir una novela ambientada en un mundo fantástico. Este fin de semana me ha ocurrido una anéctoda que me ha hecho reflexionar (un poquito, tampoco os vayáis a creer) sobre la diferencia de mentalidad entre el escritor de novela y el escritor de guiones. En un pasaje de lo que llamaré "mi novela", un personaje se encuentra en una situación en la que lo lógico sería mentir, sin embargo, para la evolución de la trama me convenía que dijera la verdad, así que me busqué una justificación bastante creíble para ello, la pensé, la repensé, tuve que plantar antececentes, y al final, el personaje dice la verdad por algo bastante justificado.

Por pura casualiad, después me puse a leer una novela en la que me hallo ahora y uno de los personajes se ve en el mismo dilema. Por lógica, tendría que mentir, pero al novelista le interesa que diga la verdad. En la que llamaré "la otra novela", el autor lo soluciona diciendo simplemente algo así como "el instinto le decía que tenía que decir la verdad", y ya está, no hace falta justificar nada.

¿Por qué hablo de diferencias entre guionista y novelista en este sentido? Porque un guionista necesita justificar las acciones de sus personajes por acciones externas, sin recurrir a una voz en off a un deus ex machina. Un guión no tiene el recurso de la voz interior (al menos, no en la mayoría de los guiones). Un novelista, por el contrario, puede justificar algo con una simple frase de ese tipo: "le dió el pálpito", "creyó conveniente", etc. etc.

Y ya está, vuelvo a mi guión, que la fecha de entrega se acerca.

Lanzamiento mundial


Hoy, 11 de Septiembre de 2006 es un día para recordar. No porque se cumplan cinco años de nada, sino porque sale a la venta el segundo disco de Josele Santiago en solitario. Si es tan bueno como el anterior, habrá que volver a quitarse el sombrero.

Cuando escuche los Garabatos sonoros, ya podré contar algo.

viernes, septiembre 08, 2006

Pepe Rubianes y Lorca

Vamos a ponernos serios, pero sin pasarnos.

Tengo unos amigos que a veces polemizan entre sí por correo electrónico. Yo normalmente no entro en esas polémicas porque la política me interesa lo justo. Pero la polémica de hoy va sobre el espectáculo de Pepe Rubianes suspendido en Madrid. Al parecer, tras las polémicas por sus declaraciones hace ya un tiempo, el actor-autor-director se ha visto obligado a retirar la obra antes de su estreno en el Teatro Español de Madrid.

Como esta vez sí he entrado en la polémica, me voy a limitar a copiar aquí el correo que les he escrito a mis amigos (quitando referencias concretas a sus nombres, claro). Es éste:
"para opinar me he ido al youtube y he visto el momento en que Pepe Rubianes dijo lo que dijo. Es éste:



Ahora, después de visto, creo que sí, que el tipo hizo un poco el gilipollas al decir eso en un medio de comunicación. Pero, primero, los del PP y compañia estaban (y están) con una campaña erre que te erre con la unidad de España, la desintegración, el fantasma de la guerra Civil, etc, etc. Si encima uno es catalán (o vasco, o incluso simplemente federalista), pues tiene que tener ya los huevos hinchados de tanta desintegración y tanta "España". Por eso mismo, no hay que ser catalán para poder opinar "estoy ya del discursito de la unidad de España hasta los cojones".

Segundo, el tono de la entrevista es ése, de cansancio de "anda, te respondo con una bordería y pasamos a otra cosa que este tema me aburre", y el tipo se crece por los aplausos del público (es actor, el aplauso es su pan, je je).

Dicho esto, está claro que tenía que haberse dado cuenta de que sus palabras, en un momento como el que se vivía y en un medio público, iban a tener sus consecuencias. En su momento hubo su polémica, la gente lo atacó, el pidió perdón, etc., etc.

Pero el tercer punto es el que veo peor. Que un cargo político (por mucho que el Teatro Español sea del ayuntamiento, es Mario Gas quien está al frente, no Gallardón) se pronuncie sobre el veto a un artista, es algo que sí recuerda a otros tiempos. Que Rubianes no dijo "habría que matar a los negros", ni "todos al paredón", sólo dijo que estaba de España hasta los cojones, que se la metan por el culo. Sí, está feo decir eso, pero hay tantas cosas que se dicen...

Está claro que si la obra se hubiera estrenado como se estrenan tantas otras en el Español, ni dios se hubiera enterado (¿alguien sabe la programación del Teatro Español del mes pasado?), pero claro, para eso estuvo ahí la COPE y El Mundo, para seguir erre que erre con el tema. Y eso que la obra sólo se iba a representar un día.

Lo cierto es que ya es demasiado tarde, con esta polémica por medio, lo mejor es no estrenar porque podría liarse un poco la cosa, pero me da un poco de pena, porque yo vi a Pepe Rubianes una vez y me encantó.

En fin, a ver si la próxima vez se piensa antes lo que va a decir y, sobre todo, a ver si la política deja de influir en la cultura.

He dicho".

Pues eso, he dicho.

La garganta


Ya está. Ya pasó. Dos horas y pico de concierto en un Palacio de Deportes abarrotado y con unos sudores hasta los pies. Ya comenté alguna vez que no suelo ser muy objetivo cuando se trata de hablar de conciertos. El de ayer también me gustó mucho. Pearl Jam comenzaron con Better Man y fueron tocando temas antiguos. El primero del último disco fue Big Wave. La verdad es que tocaron pocas canciones del último disco, cosa que la mayoría de la gente agradecía. Yo no soy un fanático de este grupo, tengo apenas cinco discos de ellos, por lo que había alguna que otra canción que no conocía.

Alguna que otra vez el sonido de la música estaba un poco alto e impedía escuchar correctamente la voz de Eddy Vedder, o al menos eso me parecía a mí. Pero sólo ocurrió en momentos puntuales.

En fin, no soy crítico musical y tampoco voy a entrar en más detalles. En general disfruté bastante con las canciones de este grupo, y disfruté con esa garganta privilegiada del cantante. Pocas voces se pueden comparar a la suya en el pop-rock actual. Para no quitarle a Sinatra su apodo de "la voz", habría que darle a Eddie Vedder el de "la garganta".

Y nada más, dejo aquí un trocito que grabé con una camara de fotos casi al final del concierto. Un tema de Neil Young: KEEP ON ROCKIN´IN THE FREE WORLD.

jueves, septiembre 07, 2006

Pearl Jam

.


Quedan unas tres horas para que me rompan esta entrada, poco más de cuatro para que empiece el concierto de Pearl Jam. Mañana cuento algo.

El bautismo de Maca


Debido a la avalancha de visitas que estoy recibiendo tras ser citado en el foro de Maca y Ester, he creído oportuno contar una pequeña anéctoda que puede resultar curiosa para quienes siguen a estos personajes.

Una vez hablé poco (muy poco, pero algo) sobre cómo creamos los perfiles de los personajes nuevos. Maca, hace no tanto, también fue un personaje nuevo. De hecho, ella y yo llegamos a Hospital Central en la misma temporada.

También lo dije una vez, Maca nació gracias a que existía Ester. Había que abrirle nuevos horizontes al personaje y esos horizontes llegaron en forma de pediatra lesbiana.

Pero Maca no siempre fue Maca. El primer nombre que tuvo y con el que llegamos a escribir varios documentos, fue el de Merche (Mercedes). Durante bastante tiempo el perfil llevaba arriba escrito: "Merche Fernández Wilson". Nadie se ha preguntado por qué Wilson es el segundo apellido, cuando es el de su padre, de las bodegas Wilson de Jerez. Pues sencillamente porque ella, tras ser casi repudiada al reconocer abiertamente su sexualidad, decidió cambiar el orden de sus apellidos y dejar el nombre paterno en segundo lugar.

¿Por qué después pasó a llamarse Maca? Pues porque al escribir cómo iba a interactuar con otros personajes, nos dimos cuenta de repente de que Merche-Vilches sonaba bastante cacofónido. No nos gustaba. Así que buscamos otro nombre. Macarena es un bonito nombre, y por otro lado, muy andaluz. Y así quedó bautizada.

Así que si no llega a ser por un problema de cacofonía, el foro tendría que llamarse Merche-Ester. ;-)

miércoles, septiembre 06, 2006

Pura comedia


Hay una película que he buscado en DVD mucho tiempo y no había manera de encontrar. Después comencé a buscarla en internet y tampoco me resultaba fácil, hasta que tras muchos días del ordenador funcionando a toda mecha y pocas fuentes, lo conseguí. El lunes por fín volví a verla. Hablo de Rufufú.

En esta comedia se da una mezcla de inocencia, buenos actores, buena dirección, buen guión y... algo más. Ese algo más que hace que una película sea grande y que no puedes definir. Es cierto que hoy en día no podría hacerse una película igual porque el público ha cambiado y los mismos personajes situados en la época actual resultarían un poco tontos. Pero estamos en la Italia del año 58, la economía no va muy bien, y esta panda de raterillos nos ofrecen momentos realmente hilarantes.

No voy a contar nada de la trama para no estropearla a quien no la haya visto, pero los gags están preparados a la perfección. Cuando la ves por segunda vez vas observando cómo te meten el antecedente, casi sin que le des importancia, para soltarte después el consecuente que provoca la carcajada, con gran maestría. De hecho, el gag final (sí puedo decir que es simplemente un titular de periódico) se ha ido preparando desde el inicio.

I soliti ignoti, como se llama en italiano, es un ligero retrato social de una época, pero sobre todo es un manual de buena comedia, de cómo hacer humor con los elementos justos, de cómo construir gags y personajes entrañables (para quien la haya visto, lo de los tres paraguas y los tres delantales es un detalle que me encanta y humaniza tanto al personaje de Mario...).

No sabía que habían hecho secuelas tras el éxito, pero ya me he bajado la segunda: Rufufú da el golpe. Imagino que no será tan buena como la primera, pero cuando la vea os lo comento.

martes, septiembre 05, 2006

¿Está tan lejos Japón?


Viendo la final del mundial de baloncesto con unos amigos, nos preguntábamos, ¿y el Rey? ¿No ha ido? ¿Os imagináis que la Selección Española de Fútbol llegara a la final de un mundial, ya sea en Alemania, Corea o la Cochinchina? ¿Os imagináis que no va el Rey o alguien de la Casa Real? ¿A que no?

Ahora no recuerdo si alguien de la Casa Real asistió a la final (¿o finales?) que España ha jugado en Balomnano (supongo que sí, por lo del Urdangarín), Hockey, Waterpolo y otros deportes "menores", pero cuando se trata de fútbol, van hasta a la fase previa.

Aunque mira, ya que los billetes de avión los pagamos nosotros, pues eso que nos ahorramos.

Para gustos... Colores

Como ya dijo ayer mi compañero Guillermo, esta noche vamos de estreno.

A las diez de la noche (supongo que "más o menos"), Telecino emitirá el capítulo "Colores", el primero de la decimosegunda temporada de Hospital Central. ¿Puedo adelantar algo? Ya sabéis que no, pero sí puedo hacer algún comentario sin hablar en absoluto de tramas.

Cuando comenzamos a preparar la pizarra con todo lo que va a ocurrir en la temporada (allá por Abril) nos sentamos frente a un casillero en blanco y nos dijimos, "¿seremos capaces de rellenarlo esta vez?". Tras ciento sesenta capítulos, el primer día de plantear una nueva temporada parece que todo se ha contado ya, que todo le ha sucedido a todos los personajes... Pero no. Nos ponemos manos a la obra, decimos muchas tonterías, y entre las tonterías...¡iluminación!
El resultado de aquellas reuniones que comenzaron en abril y del trabajo individual, por parejas y en equipo posterior comienza a verse hoy, cuando a nosotros nos falta poco (si nos dan luz verde) para volver a sentarnos frente a un casillero vacío que hay que volver a rellenar.
Y no os preocupéis, habrá tristeza, pero también habrá alegría, habrá inconvenientes, pero también habrá superación... Habrá cosas que gusten a unos, disgusten a otros, habrá personajes entrañables, personajes odiosos, habrá amor, habrá odio, habrá muerte, pero sobre todo habrá vida.

lunes, septiembre 04, 2006

Seattle en Madrid

El jueves voy a verlos en directo, y ya comentaré. Hoy por hoy, dejo aquí un vídeo-clip de una canción del último disco.

Y digo ¡salta!

Ayer no actualicé esto, pero nunca es tarde para saltar de alegría. ¡¡CAMPEONES DEL MUNDO!!

No digo más, que ya está todo dicho.

sábado, septiembre 02, 2006

Alatriste

Dicen que no basta que la mujer del César sea honesta, también tiene que parecerlo. Pues algo así me ocurrió viendo ayer Alatriste. No basta que sea una superproducción, también tiene que parecerlo.


Tal vez Patrimonio Nacional ha pedido una millonada por rodar en sus palacios y edificios, tal vez los actores han cobrado mucho, pero yo esos 10.000 extras no los vi, no vi ni un sólo plano general del supuesto antiguo madrid (y eso que desde que existe la infografía no hay necesidad de construir tanto), no vi grandes y épicas batallas...

Os lo prometo, fui con la intención de que me gustara. No soy de los que se alegran de que las películas españolas no salgan bien. Yo trabajo en España y me gusta imaginar que mientras mejores productos se hagan por aquí, más trabajo habrá para todos. Pero debo reconocerlo, me aburrí viendo esta película.

Sé que hay gente a la que le ha gustado, y tras escuchar sus motivos, puedo incluso llegar a entenderlo. Me explico, alguien me dijo que le había gustado porque era un buen retrato de la decadencia del Imperio español y que se atreve a decir barbaridades sobre la monarquía. Ya. Pero yo iba a ver una película de aventuras, no una de historia.

Y lo peor de todo es que tampoco puede decirse que sea la historia de Alatriste. Como nos quieren contar toda su vida (en verdad, sólo sus últimos años), no se centran en ninguna aventura en concreto y yo, la mayoría de las veces, me perdí en el relato. Que si te mato, pero mejor no, que si vas a la cárcel, pero bueno, no, que si siete años después... El héroe no evoluciona, le pasan cosas, sí, pero podían pasarle otras cualquieras y daría igual.

Y lo siento por Vigo Mortensen, pero hubiera estado mucho mejor si lo hubieran doblado. Tener que controlar todo el tiempo su acento argentino le impedía actuar como es debido. Se pasa toda la película sin hablar, quiero decir, que se pasa toda la película susurrando, con una vocecita que no le pega a un héroe y no te crees ni por asomo que sea español.

Pero,en fin, ya digo que hay gente a la que le gustó, así que lo mejor es juzgarla por uno mismo.