Apitiké

Apitiké
Nuevo servicio para escritores

miércoles, mayo 31, 2006

Fruta madura

Tras una ardua tarea de siembra, laborado, recolección, selección y empaquetado, el fruto de Guillermo y Ángel está listo para ser consumido esta noche.

Creo que va a ser un capítulo que dará que hablar (de hecho, ya lo hacen los que lo han visto por cable) y que promete. Confieso que no lo he visto y lo veré directamente en emisión. Mañana podremos opinar.

Primera escucha V: Smashing Pumpkins


No conocí a los Smashing Pumpkins hasta varios años después de su aparición. Sin apenas saber nada de ellos, en al año 95 oí su canción Tonight, tonight y me dije: "este grupo parece que está bien", así que me lancé a la compra del disco en el que aparecía la canción, el doble Mellon Collie and the Infinite Sadness. El disco me encantó. La dureza de muchas de sus canciones, la dulzura de otras, la voz inconfundible de Billie Corgan,... Por suerte, ese año venían al Festimad (cuando el Festimad era el Festimad, y no lo que empezó a ser el año pasado). Me entregué al concierto (yo era más joven, je je) y me lo pasé en grande.

Después compré el Siamese Dream, probablemente el mejor de sus discos. Y ya supe que tenía que seguir a ese grupo. Así cayó en mi poder el siguiente disco, el Ava Adore, que si bien daba un giro a su estilo, tenía algo que me gustaba. Volví atrás con el Gish y adelante con el Machina- the machines of god. Ahí dijeron que se separaban. Por suerte, volvieron a pasar por Madrid y disfruté del conciertazo de despedida en el antiguo Palacio de Deportes.

Zwam, lo siento, me gustó, pero ya no tanto. Billi Corgan en solitario, bueno, volvía un poco al Ava Adore y no me disgustó. Y ahora hay rumores de que la banda vuelve a unirse. A ver qué nos traen.

Para despedirme, la primera canción que oí de los Smashing, desde Youtube:


Otras primeras escuchas:

* David Bowie
*
Extremoduro
*
Los Enemigos
*
Pulp.

Próximamente, más.

martes, mayo 30, 2006

Coloquialidad

Hace poco, un visitante del blog me preguntaba en los comentarios sobre aspectos lingüísticos en la serie y yo le respondí brevemente en los mismos comentarios.

Sin embargo, creo que no respondí del todo a una de sus preguntas, así que me apetece responder ahora. Concretamente, escribía:
Y un error que se está extendiendo en todos los medios: confundir infinitivo con imperativo.¿Puede un guionista hacer algo al respecto?

Yo le decía que nosotros solemos escribir los imperativos en imperativo, que intentamos respetar las reglas del lenguaje. Pero eso no es del todo cierto. Sí es verdad que usamos el imperativo, pero cuando uno escribe un diálogo (y cuando el espectador lo oye) espera reproducir más o menos el lenguaje coloquial. Si se ha impuesto en la lengua oral el uso del infinitivo, quedaría muy raro que Javier, por ejemplo, le dijera a Luna y Edu: "Coged una vía". Eso sería lo correcto, sí, pero sonaría falso, pedante. Nadie, que no sea filólogo, habla así en su vida cotidiana.

Lo que vengo a decir, es que no podemos ser más papistas que el Papa. Los guionistas hemos de cuidar el lenguaje, pero teniendo en cuenta que la lengua no es un ser muerto, sino un elemento vivo que cambia, evoluciona y está plagada de "errores" que con el tiempo acaban convertidos en norma. Como reza el dicho: no podemos poner puertas al campo.

lunes, mayo 29, 2006

Cocinillas


La primera entrada de este blog mío y vuestro de cada día fue una receta de cocina. Durante mucho tiempo he ido metiendo una receta de vez en cuando, y es que me encanta cocinar. Meterme entre cacharros, preparar los ingredientes, mezclarlos, calentarlos, sofreírlos, cocerlos, me relaja, me da la sensación de que hago algo útil, algo tangible. Y me gusta mucho más si preparo el plato para alguien más.

Hoy, un compañero me ha regalado (ayer fue mi cumpleaños) El perfeccionista en la cocina, de Julian Barnes. A simple vista, resulta un libro curioso, sin mucha más pretenciones que divertir. El autor cuenta sus devaneos con los fogones al parecer de una manera muy amena. Me he leído el primer capítulo y ya me he sentido bastante identificado con él, sobre todo cuando dice que se enfada si alguien aparece en la cocina, mete el dedo en lo que está preparando y lo prueba antes de que lo sirva. Precisamente ésa es una de las cosas que me sientan mal. Seguiré leyendo, pero me da a mí que voy a encontrar mucho de espejo en este libro.

Salida del Bosque Mitago

Cuando empecé a leer Bosque Mitago, dije que ya comentaría. La verdad es que lo acabé hace algún tiempo y no cumplí mi promesa.

En fin, puede ser porque no me ha gustado demasiado. La historia que cuenta tiene ingredientes para atrapar, pero (según mi parecer) el autor se entretiene demasiado en detalles, descripciones, acciones que tampoco van a ningún lado... Aparecen muchos personajes como de pasada. El caso es que no llegó a atraparme nunca, no ha sido uno de esos libros que te llaman para que sigas leyendo.

Pero para gustos, colores, y sé que hay muchísima gente a la que le ha encantado.

viernes, mayo 26, 2006

La kermés (heroica)


Esta semana está siendo muy agitadita, tanto que me casi me olvido de la "promesa" que lancé en el post del lunes. Allí dije que iba a hablar de un nuevo grupo que promete mucho. Hoy lo hago.

El próximo ocho de junio sale a la venta el primer disco de La Kermés, un grupo liderado por Ruso, ex de Hechos contra el decoro. Si aquel grupo ya era ecléctico, éste tal vez lo sea aún más. Eso que lo juzgue cada uno, pero merece que los escuchéis. Por lo pronto han colgado dos canciones en su página. Que ustedes las oigan bien.

jueves, mayo 25, 2006

Bocazas

Tú y tu familia vivís practicamente en la pobreza. No tienes ni para medicamentos para tus hijos. En tu país no hay muchas posibilidades de encontrar nada. Decides dejar atrás todo lo que conoces, tus raíces, tus amigos, incluso tu familia, y salir a buscarte la vida al extranjero. Sueñas con enviarles lo suficiente como para que puedan vivir dignamente. En la tele has visto un país que parece próspero. Te buscas la vida, te gastas todo lo que tienes en conseguir llegar a él.

Entras en España con la mejor de las intenciones, pero entonces, un político muy influyente va y dice que eres un delincuente, que ser inmigrante es una causa más que probable de que también seas un malhechor. Lo que no dice ese señor es que en Marbella, unos políticos también han delinquido llenándose los bolsillos a manos llenas, que en sociedades prestigiosas como Afinsa y Forum Filatélico también hay malhechores que han robado a más de trescientas mil familias. ¿Es que tampoco debería dejarse entrar al país a políticos y empresarios?

Y que este hombre siga en activo...

Tocar madera


Virgencita, virgencita, que me quede como estoy.

Vaya semanita. El capítulo de HC de ayer, escrito a cuatro manos por mi compañera Carmen Pombero y por un servidor, tuvo un 30'5% de audiencia, con cinco millones doscientos y pico mil espectadores. Encima, quedé entre los siete finalistas en los Premios Pilar Miró, y encima el domingo es mi cumpleaños. Joder, toco madera porque uno es andaluz y hay algo atávico en nosotros que nos hace tener miedo cuando las cosas van demasiado bien. Tal vez no haber ganado el premio sea la compensación.

En fin, que toco madera y disfruto del momento, que al final es lo que nos queda.

miércoles, mayo 24, 2006

x + y = z (Se despejó la incógnita)

En diciembre del año pasado os contaba que me iba a presentar al Premio Pilar Miró de guión, y ayer os decía que estaba muy nervioso. Como uno y uno son la mayoría de las veces dos, la incógnita era fácil de despejar.

Efectivamente, yo era uno de los siete finalistas que optaban al premio. No había entrado en la página de la la Academia y no me enteré hasta antes de ayer. Así que ayer fui todo un manojo de nervios esperando una llamada que no llegaba. No soltaba el móvil ni para ir a esos sitios a los que uno no va acompañado. Las horas iban pasando e iba perdiendo poco a poco las esperanzas de haber sido el ganador (o el primer finalista). Pero no ha sido hasta esta mañana, cuando he visto publicada la noticia con el nombre de los ganadores, cuando me he dado por vencido. Enhorabuena a los que han ganado (esto dicho con cierta envidia, je je).

Sin embargo, estar entre los siete finalistas no deja de ser un orgullo. El guión que presenté vuelve a estar libre para moverlo por productoras, para presentarlo a otros concursos, para hacer lo que quiera con él. Y ahora sé que a un jurado de personalidades del cine le gustó tanto como para elegirlo entre ciento treinta y seis propuestas.

Quién sabe, tal vez volváis a tener noticias sobre esa historia.

lunes, mayo 22, 2006

Respuestas

Según voy escribiendo en este blog nuestro de todos los días, me doy cuenta de que lo que más suele interesar son las pequeñas historias de cómo hacemos los guiones de Hospital Central (sobre el resto de los trabajos no tengo tantos datos). En un post de hace tres días me hacían varias preguntas en la parte de comentarios. Quería responder en los mismos comentarios, pero por si le interesa a alguien más, he pensado que sería mejor hacer un post nuevo con las respuestas. Eso sí, no voy a adelantar nada sobre tramas (más que nada porque me juego un despido, je je).

Ainhoa escribía: "Los guionistas, vais a los rodajes¿¿?? Quien corrige o "ayuda" a los actores a la hora de interpretar el guión??"

Tengo que entonar el mea culpa. Los guionistas vamos muy poco al plató. Solemos ir al principio de temporada, para reencontrarnos con el decorado y ver dónde transcurren o pueden transcurrir las secuencias, recordar que hay sitios del plató que nunca ponemos en los guiones y que podemos aprovechar, volver a oír que es imposible que en el espacio que hay entre la entrada del muelle y la recepción se puedan decir todos los diálogos que metemos en boca de los personajes. Suelen ser visitas bastante provechosas en ese sentido. No estaría mal que hiciéramos más a lo largo de las grabaciones, pero la verdad es que entre el ritmo de trabajo y que en el plató no tenemos mucho que hacer más que estorbar, pues es raro que vayamos.
Y la labor de ayudar a los actores a interpretar el guión es del director, igual que en el cine.

En otro comentario, Ali escribía: "La definición física que dáis en la ficha del personaje condiciona la selección en los cástings o es algo que podéis llegar a amoldar en función de la persona que seleccione el equipo de cástings?"

Nosotros damos una definición física de cómo nos imaginamos al personaje, en casting intentan amoldarse a esa definición, pero es un proceso abierto y cooperativo. Si ellos tienen un actor en mente que no es exactamente ese perfil, nos lo cuentan, y nosotros siempre podemos amoldar lo que hemos pensado para ese actor. El departamento de casting está a escaso diez metros de donde nos reunimos los guionistas (y por ahora nos llevamos bien), así que este proceso es siempre posible.

Espero haber respondido y no aburrir hablando tanto de Hospital Central. Próximamente, hablaremos de música y un nuevo grupo que promete mucho.

sábado, mayo 20, 2006

Diseño y funcionalidad


Una queja tal vez estúpida y sin demasiado sentido, sobre todo porque nadie va a hacerme caso. Pero como los blogs son páginas personales, a veces también sirven para eso.

Anoche fui a recoger a una persona a la estación de Atocha. Llegué algo más de media hora antes que el tren, así que decidí sentarme a esperar leyendo. ¿Sentarme? ¿Dónde? Los cuatro banquitos que han dejado en toda la estación estaban obviamente llenos, y no había más. Eran poco más de las diez y media y no se podía acceder al jardin tropical (al menos ahí te puedes sentar en los poyetes). ¿Qué pensaban los que diseñaron aquello, que la gente no se sienta en las estaciones? Creo que si hay un lugar en el que uno piensa que tiene que poner "salas de espera" es precisamente ahí. En fin, ya está mi queja. Tal vez el asunto tenga un motivo de seguridad, tal vez estético, pero, desde luego, no funcional.

viernes, mayo 19, 2006

Perfiles

Hace un par de días, Guillermo hablaba sobre cómo creamos una miniserie en Hospital Central. Ahora mismo yo me encuentro dialogando una secuencia escrita especialmente para un casting (sí, la próxima temporada habrá algún personaje nuevo- y hasta ahí puedo leer), y me apetece hablar sobre ello (a ver si así me desatasco un poco).

Cuando pensamos en un personaje nuevo, normalmente no lo hacemos de la nada. Pensamos qué falta en la serie, qué le vendría bien, qué podría espolearla, a qué personajes de los que ya están pueden venirles bien dramáticamente la entrada de alguno nuevo... Y nos ponemos manos a la obra. Normalmente iniciamos la creación sabiendo qué papel va a desempeñar: nuevo médico, nuevo director del hospital, nuevo administrativo, nuevo enfermero, nuevo jefe de urgencias... Y pensamos un nombre. A veces seguimos una ficha que nos ayuda a una primera aproximación al personaje: edad, color de pelo, forma física, aficiones, fobias, relaciones familiares, trabajos previos, ambiciones, defectos, virtudes... Ese tipo de cosas.

Y después comenzamos a debatir sobre él en un galimatías del que tiene que salir algo. Que si yo creo que alguien así nunca querría ser médico, que si a mí me parece que a este tipo tal y como nos está quedando le gustaría Cruz, que si a mí no, que si creo que es distante con la gente porque una vez perdió a un amigo, sufrió y ya no quiere vincularse a nadie... (Son ejemplos inventados sobre la marcha, no esperéis ver pistas sobre nada).

Y en el caso concreto de la secuencia que tengo que escribir para que busquen al actor/actriz, nos basamos para parte de su manera de ser en personas reales que conocemos. Es otro recurso que facilita la tarea a la hora de escribir. Cuando te atascas, piensas "¿Qué diría fulanito en una situación así?", y eso puede sacarte del atasco.

Así que nada, el personaje (o los personajes) de la dichosa secuencia aún no tiene/n cara, pero ya van teniendo vida en nuestras cabecitas.

jueves, mayo 18, 2006

Otro de El Roto

Para que no todo sea hoy fútbol, gran chiste-reflexión el que hoy publica El Roto en El País.


No hace falta comentar más.

No nos golearon

Anoche mismo me lamentaba de la pupita que nos iba a hacer el partido del Barça, y es que hasta yo (que no soy muy futbolero) estuve pegado a él hasta el final. Cambié rápidamente a Hospital Central, pero me daba pena que mucha gente se perdiera el capítulo. Sin embargo, esta mañana, al mirar las audiencias, he quedado, como suele decirse, gratamente sorprendido. 25,5% para Hospital Central con casi cuatro millones y medio de espectadores es un dato estupendo, teniendo en cuenta que el fútbol hizo un 60,8% (con más de diez millones de espectadores) y el posterior al fútbol un 38'9% (con más de siete millones y medio).

Vamos, que así la victoria del Barcelona sabe incluso mejor.

miércoles, mayo 17, 2006

Qué noche la de aquel día

Vaya noche. El Barça gana por 2-1 en los últimos minutos, millones de personas lo celebran, la Primera sigue con el evento, y nosotros intentamos que alguien vea el capítulo que ahora mismo (según escribo esto) se está emitiendo. Pero somos realistas, sabemos que los cubanos de Hospital Central no tienen nada que hacer contra los brasileños del Barcelona.

En fin, enhorabuena a los ganadores y mañana veremos cómo ha quedado esto.

Minutos musicales

Quedan 15 días.


Por cierto, ¿no hay cierto parecido entre el cantante de Red hot chili peppers y Achero Mañas?

Noche de (buen) teatro

.

Un compañero de trabajo, del departamento de casting, es actor. Ayer fuimos a verlo a la obra que está representando (era la última función por el momento): Larra, las máscaras y las palabras. El espectáculo está basado por entero en textos de Larra (creo que con un par de excepciones: un texto de un nieto suyo y otro de Espronceda), y lo que puede parecer a priori una obra aburrida, literaria en su mal sentido, pedante, es todo lo contrario, un espectáculo ágil, muy divertido, muy entretenido y encima, didáctico. Los textos tienen ya casi dos siglos, y uno se da cuenta de que España apenas ha cambiado en todo ese tiempo, seguimos teniendo los mismos vicios, los mismos defectos, el mismo provincianismo... Si en dos siglos, con todo lo que ha llovido, no hemos cambiado, no creo que haya motivo para pensar que la España de ahora se "esté rompiendo". En fin, también en su época había políticos catastrofistas.

Como muy bien dijo una compañera mía sentada a mi lado: "Larra era el Buenafuente de su época". Si la obra vuelve a la cartelera o visita un teatro cerca de donde andéis, id a verla, merece la pena.

martes, mayo 16, 2006

Breve encuentro en París


No me tengo por mitómano. Si me encuentro por un famoso por la calle, lo miro, me parece curioso, comparo la imagen real con su imagen proyectada (lo típico: pues es más gorda, o gordo, pues está mucho mejor al natural, qué serio va, etc.) y sigo mi camino sin acordarme más.
Sin embargo, este fin de semana he ido a París. Paciencia, que sí, que una cosa tiene que ver con la otra. Yo no conocía esta ciudad y me ha encantado. Cada edificio de aquella ciudad hace por una manzana entera de Madrid. La defeniría como una ciudad apabullante. Sólo estuve tres días, así que creo que tendré que volver para seguir conociéndola con más calma.
Y ahora sí, el breve encuentro. El lunes (ayer) estaba tan cansado de patear todo para ver cosas, que decidí irme al aeropuerto un poco antes, sentarme en la puerta de embarque y relajarme leyendo. Me senté junto a la entrada de primera clase para un vuelo a Tokio. Había una larga cola que entraba por otra puerta para la clase turista del mismo vuelo, todo nipones. De pronto tuve que levantar la cabeza de mi lectura porque los japoneses armaron un revuelo. Levanto la vista, y allí está muy cerquita: Takeshi Kitano. Los japoneses se iban acercando uno a uno y respetuosamente le estrechaban la mano y le hacían la típica flexión con la cabeza. Él respondía con la misma ceremoniocidad y respeto. El director siguió su camino y pasó a escaso metro o metro y medio de donde yo estaba sentado. Y me puse nervioso, lo prometo. No sé por qué, pero me gustó la sensación. Ahí estaba yo, sentado leyendo la biografía de Hitchcock, y ante mí pasa uno de los grandes directores de estos días. Después me arrepentí de no haber reaccionado a tiempo y pedir que me firmara el libro, pero bueno, ya lo dije antes: no soy mitómano. ¿O sí?

viernes, mayo 12, 2006

Cine y artesanía

¿El cine es negocio, espectáculo, artesanía, arte...? A vueltas con esta eterna pregunta, Victor Erice dice que lamenta que en el guión se haya perdido la artesanía y sabiduría con las que se realizaban hace años. No voy yo a contradecir a este maestro del séptimo arte españó, pero hombre... hace años también había pestiños infumables, que sí, que en su época tenían su sentido, que si una nueva vía, que si el cine no es sólo Landa, pero se salvan unas cuantas de aquel cine "sabio". Es que no sé por qué, pero hay gente a la que todo lo pasado le sigue sabiendo mejor. Supongo que dentro de veinte años, yo añoraré el inicio del siglo XXI diciendo que ya no hay ni música ni cine como aquel.

Claro, que después Erice dice que sus nuevas películas se exhiben en centros culturales y museos. Debe ser que habla de otro cine.

jueves, mayo 11, 2006

Lo mejor que le puede pasar a un cruasán

Ayer mismo un "usuario anónimo" pronosticaba un 26 ó 27 para el capítulo de Hospital Central. Yo no quise comentar nada, pero teniendo en cuenta que había una final de fútbol con un equipo español, a mí hasta me parecía optimista este pronóstico.

Pero hoy estamos muy contentos. Hospital Central hizo un 28,9%, y eso que el post del fútbol tuvo un 23%. Como en este mundo se vive día a día, hoy toca doble ración de cruasanes, que mañana Dios dirá.

Por lo pronto, tengo que dar las gracias desde aquí a todos los que seguís la serie.

miércoles, mayo 10, 2006

Hasta que suene la campana

Un miércoles más, vuelve la lucha por la supervivencia. El ring está limpio y preparado para que los boxeadores salgan a luchar. Es noche de fútbol y series y cada uno de nosotros mirará ansioso el reloj cuando el partido vaya llegando a su final, esperando que no haya prórroga, espiando qué hacen las demás cadenas con sus productos, comprobando qué hace la nuestra... Como si tuviéramos algo que decir al respecto...

En fin, tampoco llegará la sangre al río, al fin y al cabo, y parafraseando a Federic... perdón, a Hitchcock... sólo es televisión.

Hagan sus apuestas.

martes, mayo 09, 2006

Primera escucha IV: Pulp


Había escuchado en la radio un par de canciones de Pulp y me gustaban. Puede que porque me recordaban mucho, muchísimo, a David Bowie. El disco en el que venían las susodichas canciones era This is hardcore. Como la cosa prometía, me acerqué a comprarlo. Mi gozo en un pozo. Lo vendían por más de dos mil pesetas, me parecía mucho (aunque, cómo son las cosas, hoy un disco de 12€ es barato). Como en aquellos tiempo mi situación económica no era precisamente boyante, me dije, bueno, voy a comprar uno antiguo. Nada de eso. Los antiguos estaban incluso más caros que el último.
Volví un tiempo después a por el disco, por si había bajado de precio. Ni mucho menos, lo habían subido un poco. De manera que cuando mi hermano mayor me dijo que un amigo suyo vendía copias en CD de muchos discos por muy poco precio (no recuerdo, pero creo que quinientas pesetas), no lo dudé y le encargué el This is hardcore. En aquellos tiempo aún no había top manta ni descargas de internet, pero ya había mucha gente que copiaba discos, hacía una lista con su catálogo y los pasaba por ahí. (Hablo sólo del año 98, puede que sí hubiera todo eso, pero no estaba generalizado). Así me hice con un ejemplar del primer disco que tuve de Pulp.

Y me gustaron. Tanto, que seguí volviendo a la Fnac hasta que pusieron los demás discos a un precio más o menos asequible, y así compré el Different Class (para mi gusto el mejor), el His 'n' hers, los recopilarorios The gift recordings, The best of the fire years, y Pulp goes to disco.

Con este bagaje, fui a verlos al FIB y disfruté como un enano con su concierto, tras el que también me compré el que creo que es su último disco de estudio: We love life.

Así que ahí está la cosa, me pirateé el primero, sí, pero gracias a eso me compré muchos más y me dejé una pasta en un concierto. Y para quien no los conozca o sí y quiera escucharlos, dejo una canción (desde el bendito Youtube) del Diferrent Class, concretamente, Something Changed. A disfrutar.

lunes, mayo 08, 2006

Deporte e inspiración

Dijo Edison (aunque otros lo atribuyen a Picasso, vaya usted a saber si no lo dijo un señor de Albacete) que para crear algo él usaba un 99% de transpiración y un 1% de inspiración. También se aconseja que cuando lleguen las musas te pillen trabajando. Realmente es siempre así, no hay inspiración sin mucho trabajo previo. Pero no es exactamente de eso de lo que quiero hablar ahora.

Lo que quiero comentar es la curiosa manera que tiene la mente de trabajar, y cómo el deporte puede ayudar al proceso de inspiración, y no me refiero al binomio inspirar-expirar, sino a salir de un atasco creativo.

A veces llegas a un punto en un guión (o en esa novela que te quita el sueño) en que no encuentras la salida. Realmente piensas que no vas a ser capaz de solucionar el problema al que te enfrentas. Vas por la calle y vas pensando en ello, te acuestas y sigues dándole vueltas. A veces sueñas con ello y te despiertas con una alternativa que suele ser bastante válida. Así que dormir es una manera muy válida de tener ideas, pero no puedes controlarlo, puede que sueñes o puede que no. Sin embargo, en mi caso (y me consta que no soy el único), hay una forma bastante efectiva de salir del atolladero: ir a correr.

Puede que por la famosa soledad del corredor de fondo, una carrerita por el parque es una buena manera de aislarse del mundo e ir pensando en tus cosas, tal vez para no pensar en el esfuerzo que estás haciendo. El caso es que más de una vez, cuando he ido a correr en un momento de atasco creativo, he vuelto de la carrera con una solución, si no brillante, al menos sí válida.

Y es que los caminos de la mente son inexcrutables.

viernes, mayo 05, 2006

Buen rollito

Es curioso. A raíz de un comentario casi de pasada sobre Génesis que hice ayer, me veo enlazado en un post del blog de uno de los guionistas de esa serie.

Y es curioso porque tras ese post hacemos comentarios Guillermo, Mariano (guionista de Los hombres de Paco), y yo mismo. Y lo hacemos todo de buen rollo, como si realmente estuviéramos tomándonos unas cañas. Da gusto toparse con gente así.

Realmente la dura competencia entre series es algo más de las cadenas que nuestro. Como me comentaba otro compañero, nosotros somos como futbolistas, que luchamos a muerte contra nuestro adversario en el campo, pero que una vez que el árbitro pita el final, podemos ir a tomarnos unas copas con los jugadores del equipo contrario y a echar unas risas juntos. Porque ya se sabe cómo es esto: hoy te levantas tú con un 30 y el otro con un 15, pero mañana puede ocurrir justo lo contrario. Siguiendo el símil futbolístico: "la tele es así".

Y no sólo eso, hoy trabajas en tal serie, pero quién sabe en cuál trabajarás mañana (si es que sigues trabajando, claro). Y los que hoy son competencia, mañana pueden ser compañeros. Por cierto, yo a mi madre no le he dicho que trabajo como pianista en un burdel, pero creo que hice mal.

Para otra ocasión habrá que comentar, como apunta el tal Mariano, la incipiente proliferación de blogs de guionistas. ¿Qué nos pasa? ¿Queremos sacar a relucir nuestros egos? ¿O es que somos incapaces de dejar de escribir ni debajo del agua? Tal vez sea un poco de cada cosa.

jueves, mayo 04, 2006

Sesión nostalgia

Durante la comida de hoy hemos tenido la clásica sesión nostalgia de todo treintañero que se precie: que si Marco, que si Heidi, que si Mazinger Z, que si Ulises 31, que si Secret Valley (con su inconfundible musiquilla), que si Orzowei (corre muchacho ya, no te detengas más...)...

En fin, que nos hemos sumergido en una nube de tiempos pasados que nos ha seguido hasta la vuelta a los ordenadores. Y de pronto, escucho desde los altavoces de Raúl la voz de Germán Coppini cantando eso de Malos tiempos para la lírica. Vamos, que no lo he podido resistir, así que dejo aquí el vídeo de la canción, desde Youtube. Para nostálgicos como nosotros.

El día después

Hoy es jueves, día después de emisión de Hospital Central. ¿Cuál es la intrahistoria de la serie? ¿Qué ocurre en la productora cuando llegamos (hablo de la productora, en el plató la cosa es diferente)?

Pues muy sencillo, los guionistas del capítulo emitido traen el desayuno (normalmente cruasanes), y ahí, de pie, con un café en vaso de plástico y unos cruasanes, comentamos qué nos pareció el capítulo en emisión, qué nos gustó, qué no nos gustó, qué vimos de las otras cadenas, qué nos pareció eso que vimos de las otras cadenas (el tema de hoy es Génesis), qué influyó en que bajara o no la audicencia... Ese tipo de cosas.

Y ya está, rápidamente todo queda atrás y volvemos al ataque, a preparar nuevas tramas, nuevas continuidades, nuevos capítulos...

miércoles, mayo 03, 2006

Federico

Hace muchos años (yo estaba en bachillerato, así que hablo de mediados de los ochenta) mi madre me dijo un día: "Hoy ponen en la tele una película de Federico, ese que te gusta". Mi madre es una típica mujer de pueblo con escasa cultura cinematográfica, así que le pregunté quién era ese tal Federico. Fellini nunca me ha gustado en exceso como para que mi madre me hubiera oído hablar de él. Ella insistía y yo seguía sin saber a quién se refería. Por fin, me sacó de dudas con la última aclaración: "Niño, ese gordo que te gusta tanto. "Ah,-comprendí- Alfred Hitchchock".

Mi madre simplemente había hecho una derivación fonética Al-fred hitch-cock = Fe-deri-co. ¿A que viene esto? A aclarar que en aquella época me encantaban sus películas y que nunca han dejado de gustarme.

Pues bien, ayer mi chica me regaló la última biografía sobre el genio: Sólo es una película. Abrí la primera página para echar un vistazo y me he quedado inmediatemente enganchado a su lectura. No pude parar hasta que no acabé la entretenidísima introducción, allá por la página cuarenta.

Yo ya leí la biografía que hizo Donald Spoto, en la que Hitchcock aparecía como un ser manipulador, lleno de complejos, amante de las bromas de mal gusto... También leí, obviamente, el libro de Truffaut, en el que la cosa era mucho más técnica: trucos, por qué tal historia se cuenta de tal manera...

Por lo que llevo de éste, la autora trata bien al director y creo que se presenta a un Hitchcock más humano. En lo poco que llevo, Hitchcock reconoce su admiración (y casi envidia) por Billy Wilder, y pone en su boca frases como:

"Creo que si nunca recibí un Oscar fue porque nunca tuve imagen de artista. NO tengo aspecto de haber pasado hambre en una buhardilla".

"Se ha hablado mucho de la obsesión de Hitchcock por las rubias y sobre mis heroínas, usted la yo sabe. Pero hay un factor determinante a la hora de elegir a la actriz principal, algo que no se ha mencionado. La heroína debe ser del agrado de las mujeres. Las mujeres no sólo suponen la mitad del público de mis películas, sino que muy a menudo, cuando un hombre quiere complacer o impresionar a una mujer, le pregunta: ¿Qué película te gustaría ver?. De modo que es ella, en este caso Alma [su esposa], quien escoge a mis heroínas".

Podría seguir citando y citando, y sólo he leído la introducción. O sea, es un libro bastante recomendable.